Los suecos Therion es una las bandas más arriesgadas que existen en la actualidad. Desde hace más de veinticinco años, que evolucionaron desde el primigenio “death metal, son uno de los referentes del metal sinfónico, utilizando multitud de colaboradores en las voces, obras maestras del género como el lejano “Vovim” de 1998, como ejemplo y que en estas décadas de siglo XXI, han perpetrado obras inclasificables como “Les fleurs de mal”, inspirado en el poemario de Charles Baudelaire (libro que Ángel Ferrer lleva traduciendo en esta revista desde hace años) o el anterior “Beloved antichrist”, una ópera-rock-sinfónica de tres horas de duración que, eso sí, no se atrevieron a interpretar íntegra en su gira de presentación.

Con “Leviathan” no han tomado tantos riesgos, ya que es un Lp de poco más de cuarenta y cinco minutos, más accesible y con invitados de renombre. Bien producido y con unas composiciones de corte clásico, aseadas y “resultonas” desde su primera escucha, cosa que se evidencia con “The leaf of the oak of far”, con un comienzo casi “hard-rock” que pasa rápido al coro, al sentido hímnico y a esa fusión entre metal y clásica. Se nota que en esta ocasión, Christofer Johnsson ha sido más conservador. “Tuonela” es un medio tiempo, con tintes folk con Thomas Vikström y la voz femenina en perfecta armonía, unidas al final con el recientemente jubilado Marco Hietala. El tema homónimo, “Leviathan”, destaca por la unión entre el coro y la voz de soprano, con un buen “riff” entre medias aunque acaba sonando repetitivo. “Die Wellen  der Zeit” es una balada de corte romántico, poca orquestación y que si eliminásemos el inicio y el estribillo coral, mantendría la esencia del “lied” alemán. “Azi Dahaka” es un cambio de ritmo total, con una melodía más acelerada que suena a “power metal” para regresar con “Eye of Algol” a una estructura más reconocible y punteo central a doble guitarra de gran calidad, cosa que se ve refrendada por la explosión sinfónica inicial de “Nocturnal light”, uno de los mejores cortes del álbum, brillante tanto en voces, coro, instrumentación y, lo que es más importante, melodía. “Great marquis of hell” mantiene el tono, con un tema directo y corto, con un Thomas Vikström destacado en la voz aunque mucho más oscuro es “Psalm of retribution” en todos los aspectos, recordando en algunos aspectos al musical “El fantasma de la ópera” de Lloyd Webber. Con “El primer sol”, mantiene el tono “abaritonado” de la anterior letra Vikstrom pero bien acompañada por la solista femenina (en este caso Lori Lewis), volviendo al folk oriental con la final “Ten courts of diyu” que junto a los dos anteriores temas sigue esa línea de emular musicales.

Un disco agradable de escuchar, donde Christofer Jonsson ha decidido componer un disco no conceptual, basado en “sencillos”, orquestaciones menos aparatosas, un espectacular coro, un siempre acertado Thomas Vikström y dos mujeres de registros vocales diferentes pero compatibles como la nueva Thaida y Lori Lewis en la parte final. Resultado que recuerda a la brillantez pasada de “Theli”, “Vovim”, “Lemuria” o “Sirius B”, tal vez su mejor época.

Therion – Leviathan

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest