Revisando a BOB DYLAN – Capítulo 9: Nashville Skyline

Publicado el 12/12/2015 | por Laurent Berger | Especiales, Reviews

bdNashville Skyline, es su noveno álbum y de nuevo nos vuelve a sorprender, dando un giro a su estilo. Supone una zambullida completa en la música country, un estilo rústico que ya había experimentado con John Wesley Harding.  Aquí Bob nos sorprende hasta con un diferente tono vocal, adaptado a la temática del disco y según el por haber dejado de fumar! .

Respaldado por músicos de Nashville, Tennessee, como Kenny Buttrey, Charles McCoy, Pete Drake, Norman Blake, Charlie Daniels y Bob Wilson ,y característico por el uso de una voz más suave e inapropiada en Dylan, este álbum es uno de los precursores del country rocky, americana, y muchos olvidan citarlo junto al Sweetheart The Rodeo de los Byrds o Safe At Home de Gram Parsons . El disco incluye dos títulos que destacan entre los temas, no por ello desmereciendo el resto de temas. Un dúo junto a Johnny Cash en “Girl from the North Country” y el sencillo “Lay Lady Lay”, que ya había sido compuesto ulteriormente para la banda sonora de Midnight Cowboy, aunque no se grabó a tiempo para que se incluyese en ella.

En 1969 Dylan se sentía frustrado por su falta de privacidad y a partir de ese momento se volvió precavido y más distante con sus fans. Su carácter gruñón y siempre descontento empezó a forjarse en estos años venideros. Su paternidad también había cambiado su vida íntima. Casado y con tres hijos se mostró exclusivamente interesado en proveer a su familia de seguridad. Asimismo Dylan empezaba a estar harto de ser considerado como el profeta una generación. “Yo no era el niño bonito de ninguna generación”, escribiría Dylan.

El 12 de febrero se iniciaron las sesiones de grabación en el estudio A de Columbia que produciría “To Be Alone With You”, “I Threw It All Away” y “One More Night”, al día siguiente, Bob grabo los temas “Lay Lady Lay”, escrito, en 1968 y “Peggy Day”, “Tell Me That Isn’t True”, “Country Pie”, para a continuación tomarse unos días de descanso, retomándose la sesiones el  el 17 de febrero; “Tonight I’ll Be Staying Here With You”, era un nuevo tema que Bob había compuesto durante el pequeño descanso. Igualmente se grabaría, “Nashville Skyline Rag”, tema instrumental ulteriormente incluido en el disco. El clima relajado en el estudio y las modestas ambiciones de Dylan con este disco, contribuyeron a que suene fresco e inmediato. “Simplemente tocábamos una canción, la interpretaba y el resto de músicos la adornaban, al mismo tiempo que hacíamos eso, alguien en la sala de control le daba el sonido adecuado.” Dylan Dixit.

Johnny Cash, amigo y compañero del mismo sello discográfico, visitó los estudios; juntos grabarían varios temas juntos, incluyendo versiones de temas clásicos de Dylan, tales como: “One Too Many Mornings” y “Don’t Think Twice, It’s All Right”, además de “I Still Miss Someone”, esta última , composición de Cash, “Matchbox”, “That’s All Right Mama”, “Mystery Train”, “Big River”, “I Walk the Line”, “Blue Yodel #1”, “Ring of Fire”, “You Are My Sunshine”, “Mountain Dew”, “Careless Love”, “Just A Closer Walk With Three”, “How High The Water” y “Wanted Man” y “Guess Things Happen That Way”. Lamentablemente fueron todas descartadas;  Dylan y Cash desarrollaron suficiente trabajo durante las sesiones de Nashville Skyline como para la publicación de un álbum, a día de hoy sin editar. Pero dicho disco circula desde hace años en un buen número de bootlegs que muestran tanto las canciones descartadas como tomas alternativas de los temas incluidos en el álbum.

Nashville Skyline cosechó buenos resultados y en mayo de 1969, Dylan apareció en el primer episodio del programa de televisión de Johnny Cash, cantando a dúo “Girl from the North Country”, “It Ain’t Me, Babe” y “Living the Blues”. La siguiente aparición pública de Dylan tuvo lugar en el Festival de la Isla de Wight el 31 de agosto de 1969 junto a The Band , tras rechazar su participación en el festival de Woodstock. Dylan había movilizado a Elliot Mazer para grabar su concierto en el festival, con la idea de publicar un doble disco en directo. Sin embargo el material sería grabado y enviado a Nashville para que Bob Johnston el productor de Nashville Skyline trabajara en las mezclas. Sin embargo, Dylan se mostró insatisfecho con su prestación y el disco nunca vio la luz de forma oficial.

De “Lay Lady Lay” existen decenas de versiones, he aquí algunas interesantes: The Byrds, Cher, en el álbum de 1969 3614 Jackson Highway, Richie Havens, en su disco Sings Beatles and Dylan, Booker T. & the MG’s, en Time Is Tight, Ministry, en Filth Pig , Isaac Hayes, en un estupendo disco de versions de 1999 Tangled Up In Blues: Songs Of Bob Dylan, Cassandra Wilson, en Glamoured , Maria Muldaur, en su magnífico y esplendido álbum Heart of Mine: Love Songs of Bob Dylan

La única crítica que tengo de este gran álbum es que es demasiado corto, menos de 30 minutos. La portada de “Nashville Skyline” fue realizada por el fotógrafo Elliot Landy, que debutó fotografiando los horrores de la guerra de Vietnam y luego a los iconos del rock como Jimi Hendrix , Janis Joplin, Van y Jim Morrison, Joan Baez, Richie Havens y a Dylan junto a The Band.

En esta magnífica portada, Dylan está en su casa de Woodstock, feliz y sonriente sosteniendo una guitarra que en el documental No Direction Home cuenta que Cash le regaló en símbolo de admiración entre cantantes. Igualmente hay un encarte en el interior del vinilo con un bello poema sobre Dylan, obra de Johnny Cash. Se había preparado otra portada donde aparecía el verdadero “Skyline” de la ciudad de Nashville, pero era tan evidente que Dylan la rehusó. Propuso hacerse una foto frente a su panadería favorita de Woodstock con su hijo Jesse y dos personas anónimas del pueblo, un poco al estilo de la portada de John Wesley Harding. Tras la sesión fotográfica, Dylan y Landy dieron un paseo por el bosque, había llovido y estaba todo encharcado. Bob empezó hacer el tonto con un sombrero y de la serie de instantáneas que le tomo Elliot, Bob se quedó prendado de una de las tomas. Le dijo a la CBS que quería esa fotografía en la portada y nada más, sin título, ni logotipos, ni nada de nada, solo la foto.

En definitiva un maravilloso disco de canciones breves, directas y sencillas que se han convertido en clásicos atemporales.

 

Sobre el autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *