’77 – Nothing’s gonna stop us now

Publicado el 06/12/2015 | por Carlos Tizón | Opinión, Reviews
Valoración
80

77¿De verdad pensáis que son estos malos tiempos para el rock and roll?, yo si. Posiblemente, como lo conocimos y amamos, puede ser. No tiene pinta, que más allá de los últimos gigantes, vuelva a surgir ese rock de arena.

Las discográficas son casi cosa del pasado, al menos las fuertes, que solo apuestan por  bandas que son beneficio seguro, rédito asegurado. La autogestión, ha facilitado la grabación de discos a muchas bandas, es posible, pero también hace que la vida sea más jodida para estas, ya no pueden dedicarse solo a tocar, grabar, girar, ahora hay mil asuntos que llevar.

Grupos que consiguen sacar su nuevo disco con un sello, que no les va a dar dinero, pero al menos, les va a permitir palmar menos pasta. Y los que intentan ponerse en manos expertas, entre los pocos discos que se venden, lo poco que se puede llegar a cobrar de una sala, lo que se lleva el manager, la agencia que los publicita… al final, mañana volvemos a levantarnos a las seis a currar, tronco. Qué si, que sacamos nuestro lado romántico, y nos escudamos en que ahora todo se ha tornado hacía las salas, donde el tu a tu es el rey,  pero eso cuéntaselo a el grupo que se pega un montón de kilómetros, para batirse el cobre ante 30 personas, por muy entusiastas que puedan ser estas, en fin.

De la prensa musical no hablemos, mejor.  Pero dejemos los rollos para las cenas familiares o las de trabajo, que lo importante, es que los grupos, los verdaderos protagonistas del rock and roll, junto a la gente que se deja las pelas en discos y entradas de conciertos, siguen tirando y componiendo canciones, para que tipejos como yo o quizás tú, sigamos disfrutando de esto. Las circunstancias marcan, los caminos divergen, se separan, y la verdad reside en el lado donde te pares, cerveza en mano, a escucharla. Los catalanes ’77 estaban en la cresta, signifique lo que signifique eso en rock and roll patrio.

 Pero los caminos de rosas, a veces se ven envueltos en espinas, y de pronto, el 50% de la formación, decide tomar su propio camino, llevar su rock and roll, por otros senderos, senderos de traición, dirán algunos, esencias de libertad, clamarán otros, vete tu a saber. Pero los hermanos Valeta, vuelven a la carga, esta vez respaldados por Guillem Martínez al bajo y Andy Cobo a la batera, con gira europea, apoyo discográfico y un mensaje claro en el título de su nuevo disco, nadie nos va a parar. Lo suyo es el rock and roll, con fecha grabada en el 77 y años alrededor, eso nadie lo duda ni hace falta descubrirlo ahora. Qué los hermanos Young como en “She makes me”, son muy importantes en sus canciones, es evidente, como lo es Chuck Berry y todos aquellos que electrificaron el rock and roll. Pero también en este nuevo disco, el espíritu de Phil Lynnot salta a la palestra, en canciones como “Still waiting”. Qué a muchos esto les parezca más de lo mismo, vale, a mi ese comentario, también me lo parece. Esto es rock and roll, y de eso, estos tíos saben un rato largo, además en directo son una bomba. Además, una canción como “No one like you”, me gana para siempre, como si no lo hubiesen hecho ya.

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *