En estos tiempos que corren, es arriesgadísimo emprender un proyecto sin vocalista, con temas largos, cadenciosos, uniendo la lisergia setentera, con el stoner, el metal o el doom. Ecos de Black Sabbath junto con un blues ácido pasean de la mano en este espectacular debut. Un viaje por territorios conocidos pero ofreciendo una visión particular, la de este joven trío canadiense formado por el soberbio guitarrista Cole Jandrisch, junto a la no menos espectacular base rítmica formada por el bajista Cole Vibert, toda una “bestia” a las cuatro cuerdas, y la soberbia pegada del batería Ben Fritch.

Los tres conforman una solvente formación que comienzan su andadura con este disco homónimo. Cuatro canciones instrumentales dan paso a una “opera prima” que en algunos momentos parece una “jam session”, con cortes largos de unos siete minutos para acabar con la explosión final y que dejan a los de Vancouver como una de las sorpresas de la temporada.

“Heavy trip” empieza con el largo preludio de “Hand of shroom”, mezclando el blues fronterizo con efectos psicodélicos en unos primeros dos minutos que parecen no terminar de arrancar para pasar a una parte más pesada donde destaca el doom y una lisérgica guitarra setentera, un largo solo que vuelve al arranque y a una aceleración “stoner” irresistible. Una constante de subidas y bajadas que aúna la clase y la capacidad de experimentación, en siete minutos y medio bien trabajados.

Algo más de siete minutos tiene el segundo corte “Lunar throne” que comienza a ritmo de blues con protagonismo del bajo, hasta casi llegado el primer minuto donde la melodía de las seis cuerdas hace su aparición, cambiando hacía pasajes “stoner-doom” antes de los dos minutos, sólo interrumpido por un par de solos bien ejecutados. Ritmo más lento que sube en intensidad en los dos minutos finales:  un desparrame psicodélico, con algún leve parón sin guitarra y predominio del bajo.

“Heavy trip” está dividido en cara A y B, como en todo vinilo, con la salvedad de que sólo tiene dos canciones cada una. La segunda parte se inicia con los suaves compases “blues” de “Mind leaf”, pronto superados por el primer solo, en una estructura de melodía y solo hasta llegar a la parte central de influencia “stoner- doom”, cortada por el psicodélico punteo central. La cadencia sigue siendo pesada, interrumpida por los solos cercanos a la “jam session” y a los largos desarrollos, más en “Mind leaf” que supera los ocho minutos, como podemos comprobar en su progresión final de más de dos minutos.

Aunque la “palma” en cadencias, desarrollos y progresiones es para “Treespiner”, Un “desparrame”, de casi doce minutos, de armonías, cambios de ritmos, “crescendos” y “diminuendos” que varía algo el inicio, si bien sigue la influencia “bluesera” pero con un acento Sabbath más marcado. Lo sorprendente es que, a pesar de su duración, la estructura es brillante, bien definida con un excelente parón “doom” a mitad de canción, ayudado por los efectos de la guitarra, con un uso del pedal sensacional, conduciéndonos hacia el “fin de fiesta” en un final rítmico de carácter “stoner”, más alegre, desenfadado y pegadizo. Sin duda una banda a tener en cuenta, brillante en muchos momentos aunque con el hándicap de no letras ni voces, lo que solventan con una encomiable entrega, talento a raudales y pasajes donde parece que sean los instrumentos los que cantan.

Heavy Trip – Heavy Trip

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest