A pesar de que es considerado un Ep, el último trabajo de los suecos “Cult of Luna”, titulado «The raging river» lo considerábamos como un Lp corto por su duración (de poco más de  treinta y ocho minutos). El disco debut de los finlandeses Stone Mamooth nos da la razón en esa aseveración, pues este sí es un “larga duración” durando prácticamente lo mismo. La diferencia estriba en que “The raging river” cuenta con sólo cinco temas, largos y desarrollados con calma, mientras que “Stone Mamooth” es una colección de nueve canciones,  de poco más de cuatro minutos que en algún momento pueden resultar algo cortas, como un preludio al desarrollo de las primeras estrofas.

Y explicamos esto, pues el sonido por el que han apostado los fineses es una irresistible mezcla entre el stoner metal, con toques de “doom”. Un grupo que, por méritos propios, puede militar dentro de las imprescindibles recomendaciones, dentro de las “oleadas stoner”, de mi admirado compañero Pupilo Dilatado. Cortes cortos, sencillos y directos, como un puñetazo a la mandíbula, con esas guitarras que suenan pesadas, transitando entre Black Sabbath y la onda setentera, con múltiples registros más que van desde el metal clásico y el “doom”, cubiertos bajo el paraguas del “stoner”. Además, bajo esa portada en blanco y negro, con el extinto paquidermo en negativo, se esconde un álbum bien producido, con un quinteto formado por dos poderosas y afiladas guitarras, una sección rítmica potente de bajo y batería y la tremenda voz de Jesse Etelämäki, convincente en su tono de barítono, como un imposible cruce entre cantante de “rockabilly” y el mismísimo Glenn Danzig, en sus mejores tiempos.

Fuerte empieza el disco con “Mamooth rising”, “stoner” de “vieja escuela” en menos de cuatro minutos, espectacular de ejecución y con un estribillo, precedido de sonido espacial y unos coros bien ejecutados que contrastan con los toques “rockeros” de “Lock n load”, donde, de nuevo, vuelven a una ejecución de menos de cuatro minutos, coros adecuados en el estribillo y punteo marcado.  “Greatest lover” comienza más oscuro en esos medios tiempos que van ascendiendo en potencia que con la cavernosa voz de Etelämäki, casi en modo gótico, con reminiscencias a Peter Steele de Type 0 Negative aunque sin dejar de pisar el terreno del “stoner rock”, siguiendo la estela setentera en el comienzo de “Planet mamooth”, en la onda de Jim Morrison y The Doors, hasta el cambio psicodélico desde la mitad hasta el final del breve corte, donde tras el punteo final nos quedamos con ganas de más.  El comienzo de “Runaway” nos presenta un tema de influencia de Black Sabbath, de cadencia más pesada e influencias del “doom”, que se nota en el desarrollo más tranquilo, múltiples cambios de ritmo que lo convierten en la canción más larga de “Stone mamooth”, con sus más de seis minutos que enlazan con “Blind eye looking”, medio tiempo “stoner doom” que parece la calma antes de la tempestad de “Paralyzed time”, donde el metal y el “stoner “ se funden de modo perfecto en menos de tres minutos para retomar el medio tiempo, con solo el acompañamiento de las notas de guitarra para la voz de Etelämäki, en el primer minuto de “Dying hope”, con una acertada entrada del resto de instrumentos en el resto de la canción que por su estructura parece el inicio de una composición más larga, por lo tanto esos tres minutos y medio pueden servir como anticipo de la despedida del álbum con “Black & green” que sirven de compendio de todo lo escuchado con anterioridad y que marca el colofón de un primer disco que sitúa a Stone Mamooth como una banda a seguir, dentro de un movimiento como es el “stoner” que tantas sorpresas depara, como ha sucedido con los madrileños Whitegorrino, con otro primer  trabajo  que no dejaremos de recomendar.

Stone Mammoth – Stone Mammoth

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest