Trío madrileño, aunque con un vasco y un alicantino, que en este impactante debut han construido un homenaje al “stoner”, con tintes de garaje y “hard rock”. Una sabia combinación de poderosos “riffs”, melodías trabajadas, aptitud y actitud en nueve canciones que componen “The rise of The Whitegorrino”, parafraseando al divertido nombre que han decidido adoptar para emprender la singladura en los procelosos mares musicales. Una “opera prima” que les catapulta directamente a entrar entre los mejores discos del año para todos aquellos que degusten los pesados y contundentes ritmos del “stoner rock”.

Sus nueve composiciones comienzan con “The end of the rope”, más de un minuto de introducción instrumental “stoner” (lo que será una constante en el disco) con toques de unos primigenios Black Sabbath. Cinco minutos que sirven de perfecta carta de presentación, alternando una gran melodía y un espectacular punteo central. “Nothing at all” posee una estructura más agresiva en los primeros fraseos, con un pegadizo puente y estribillo, donde el ritmo pesado envuelve el buen contenido en otro brillante tema, camino de ser uno de sus “sencillos” más aclamados en directo, al que sigue “Red shame” que empieza más relajado, con el bajo sonando “sucio” para pasar al reconocible sonido del “fuzz”, con otra intro de más de un minuto y donde se demuestra la facilidad del trío para componer melodías de envergadura. “Falling star” nos presenta otro bestial pasaje instrumental que deja paso a un medio tiempo que llevan a su terreno. “Stoner” de “altos vuelos” que nos eleva a nuevos territorios y con otro soberbio punteo central.  “Children of the grave” es una versión de Black Sabbath donde comprobamos el bajo y guitarra en perfecta sincronía, con cierto regusto setentero que nos recuerda a los mejores Kadavar, tras la que llega “Rise”, tema corto y con estribillo fácil de corear en otra lección admirable de composición. “Medicine” es quizás el corte con el que más se acerquen al “hard rock” aunque encontremos los sonidos fronterizos tan propios del género “stoner”, llegando a la conclusión con una curiosa unión de canciones, como los preludios en cine u ópera antes de comenzar la obra, con “Green Flamingos, Pt. 1”, un instrumental con toques psicodélicos que enlaza con “Green Flamingos, Pt.2”, otra joya de espíritu setentero y donde se demuestra los buenos coros que ejecuta Whitegorrino y que sirve de broche a un excepcional disco debut, donde se une un talento descomunal para crear ritmos y temas con sumo interés y una elevada ejecución, donde todo suena a lo que debe sonar, comunión perfecta de base rítmica de bajo y batería, con grandes momentos de lucimiento en las seis cuerdas, tesitura vocal adecuada a sus creaciones y unos coros y efectos más que dignos. No se puede pedir más.

 

Whitegorrino – The Rise Of The Whitegorrino

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest