Tete Novoa y Mer a la voz, Yeray López y Miguel Ángel Leal en las guitarras, Carlos Llorena al bajo, Osckar Bravo a la batería y Marcos Jiménez en los teclados, demostraron una vez más y en esta ocasión con dos invitados de lujo como son los guitarristas Raúl Santonja y Álvaro García que son una banda especial, que son un grupo de grandes músicos que cuando se reúnen ofrecen conciertos de alto voltaje donde mantienen en lo más arriba a un público que ya acude a su cita con entrega previa porque conoce de antemano el espectáculo visual que aportan los efectos especiales con los que siempre cuentan, además del perfecto encaje de sus instrumentos y de la química que muestran siempre sobre el escenario lo que los convierte, junto a su siempre exitoso repertorio, en una compacta y carismática formación que genera y cumple altas expectativas.

               

La MANHATTAN ROCK BAND dejó el 20 de febrero en la Sala Opción de Pinto (Madrid) un concierto en el que no sólo se garantizó el estricto cumplimiento de todas las medidas de seguridad vigentes, sino que se contó de principio a fin tanto con buen sonido como con buena iluminación que ayudaron a imprimir fuerza a una actuación en la que todos los participantes regalaron música con canciones nacionales e internacionales para todos los gustos, ya que hicieron guiños a varios estilos y varias épocas bajo el denominador común que siempre se marcan en sus directos: el Rock.

                Además de clásicos que no suelen faltar en sus directos como el «We Rock» de DIO, el imprescindible «Maldito Sea Tu Nombre» de ÁNGELES DEL INFIERNO o el siempre lucido «The Final Countdown» de los hardrockeros EUROPE, también pudimos disfrutar de temas tan inesperados como «Alíate» de SOBREDOSIS, «The Look» de los suecos ROXETTE y algunas sorpresas con las que al menos nosotros no contábamos.

               

Poco a poco fueron ocupando el escenario los protagonistas de la noche acabando sobre el mismo todos menos Tete y los invitados especiales Raúl y Álvaro. Con Mer situada junto a Carlos en el centro, en lo que ya es una consolidada puesta en escena arrolladora de esta jovencísima frontwoman de tan sólo diecinueve años, comenzaron a sonar los primeros acordes del «We Rock», clásico Heavy en el que tanto Yeray como Leal se repartieron amablemente solos y punteos demostrando lo ya comentado y es que lejos de haber algún tipo de rivalidad o predominio de una guitarra sobre otra, lo que siempre convive entre ambos son las ganas de dar más a la gente y desgastar sus cuerdas para regalar acordes con sus insuperables riffs punteros a los que sacaron todo el partido posible y más con un sonido limpio y potente que compaginaron a la perfección con los teclados de Marcos, fundamentales durante todo el espectáculo por su aportación de base rítmica que empastó con todos y cada uno de sus compañeros.

            

    Sin duda la potente garganta de Mer se atreve con todo y debemos decir que, cuando empezaron a sonar los primeros acordes del «Forever» de Y&T nos reafirmamos en nuestra teoría sobre la especial excelencia con la que cuenta su voz y su tono para los temas en inglés, una especie de don especial que pudimos seguir comprobando durante todo el concierto ya que la cantante hace frente con especial contundencia a los temas hechos en esta lengua y se crece ante ellos imprimiendo más coraje si cabe a su voz.

                Especial atención debemos prestar a partir de ahora a los pasos que den en la MANHATTAN, pues nos sorprendieron con dos temas obra de Miguel Ángel Leal y hechos ad hoc para la banda. No sabemos si están preparando sorpresas con alguna previsión de lanzamiento de disco con canciones propias pero nos gustó lo que escuchamos en «Tu Mundo De Papel» y «No Te Rindas», que nos dejaron unos temas con sonido y estilo personales que podríamos encuadrar en un Rock de tintes americanos con exquisitos arreglos de teclados en el primero y un segundo más endurecido por un incontestable bajo de Carlos Llorena, al que pudimos ver durante todo el concierto muy cómplice con Mer a la vez que muy pendiente tanto de sus compañeros como del espectáculo y sobre todo sacando petróleo de sus cuatro cuerdas. No son temas en los que especialmente se abuse de mástil guitarrero, pero sí cuentan con importantes aportes del creador que junto con Yeray impusieron intachables acordes a estas composiciones amables, turnándose en punteos y en la gestión de los coros de estas canciones rápidas de entender por el público y con mensaje.

               

Tras «Iron Hand» llegamos al momento acústico de la noche con luces bajas centradas en la nueva puesta en escena a la que nos enfrentábamos con cambio de eléctricas por acústicas y sin percusión sobre las tablas, sólo la vibrante voz de la cantante que parecía recitar entre susurros cuando así se exigía y tirando de vozarrón según lo pedían tanto el «Holding For A Hero» como el «Rolling In The Deep», ambos temas en los que se lucen muy bien los guitarristas pues hemos de decir que enfocan a la perfección estos momentos y en los dos casos no sólo estamos viendo a virtuosos de las seis cuerdas, sino que también tenemos enfrente a grandes compositores mostrando continuamente su calidad con empaque y demostrando que dominan a la perfección canciones que se alejan de lo que inicialmente pueda ser considerado como Hard, atreviéndose con todos los palos y cambiando rápidamente de registro al entregarse ya de nuevo con la distorsión activa a «The Look» con Marcos volcado en imprimir carisma a un tema sobrado de ritmo y muy bien gestionado por Llorena, quien añadió una percusión de cuerdas contundente.

               

Tras «Bring Me To Live» llegó el turno para que Osckar no admitiese réplica dejando claro que su batería ha llegado para quedarse en la formación y que es posible estar durante casi dos horas llenando de golpes certeros la noche en perfecta comunión con el resto de instrumentos y al mismo tiempo hacer juegos malabares con las baquetas, dando un elemento visual extra a una excelente pegada como siguió manifestando en «Alíate», tema cargado de connotaciones por lo que representa y que en esta ocasión cantó Leal acompañado en la guitarra por Santonja, quien recorrió su mástil como si se lo fuesen a quitar y aplicó redondez a una canción por la que no ha pasado el tiempo y que nos trajo otra por la que tampoco, llegando la hora del «Rising Force» ya con Mer de nuevo a la cabeza y un perfecto punteo armonizado en tercera aguda que tocaron los guitarristas de la MANHATTAN y que fue despedida por parte de Carlos, tras machacar su bajo acompañando a sus compañeros en velocidad, con unos cuernos mano en alto a modo de agradecimiento al público que no paraba de levantar los brazos y palmear al ritmo de los temas, sobre todo tras esta canción en la que Yeray y Leal disfrutaron de lo lindo e hicieron disfrutar a la gente con un fingido duelo de titanes desafiándose mutuamente a mostrar cada uno su virtuosismo con temas de series infantiles, dejando la nota divertida y la anécdota de la tarde.

              

Yeray también apoyó en palmas a los que desde abajo animaban a la banda cada vez que tenía las manos liberadas de su imparable guitarra, acercándose a sus compañeros para dar fuerza a la interpretación de las canciones, manteniéndose parados cada uno en su sito muy poco tiempo pues se iban moviendo sobre la escena al mismo tiempo que se sucedían los temas y así llegaba «One By One» con destacable gestión de Osckar, que no por estar sentado se movía menos que ellos pues sus manos volaban sobre su cabeza levantándose para pegar más fuerte mientras Carlos acababa algunas de las canciones enfocando con su bajo al público para animar a esa participación que no les faltó en ningún momento.

                Luces bajas de nuevo imprimieron inquietud entre la gente y en el escenario que casi se iluminaba solamente con las llamaradas artificiales que lo adornaron durante toda la noche, así llegó Raúl de nuevo a la escena para completar ese trío de ases mientras Mer impresionaba cantando las primeras notas de «The Phantom Of The Opera» cubierta por un manto blanco que resaltaba sobre la oscuridad de la sala y de la atmósfera mística que aportaba el tema de NIGHTWISH, tema en el que Marcos no sólo gestionó con maestría los teclados sino que se marcó unos coros perfectos en los momentos más broncos de la canción y dejó paso a la optimista «Fear Of The Dark», rompiéndose ese misterio anterior para dejar paso al último tema del que Mer dio buena cuenta y en el que los dos guitarristas se pusieron en actitud brutal dando fuerza a la interpretación con riffs certeros y con el que Mer abandonó la escena para dejar paso en el micrófono a su compañero Tete.

              

  Novoa salió como siempre, imprimiendo fuerza en la gente y en sus propios compañeros yendo de lo más tranquilo a lo más salvaje, pues comenzó con su emotiva interpretación de «A Tu Luz» con Álvaro y Raúl sobre la escena recreándose con sus guitarras en esta canción de fondo personal en la el cantante pone siempre un visible sentimiento interpretativo y que fue acariciada en los punteos con calidez por parte de sus compañeros de filas Yeray y Leal, para pasar sin muchos más preámbulos, salvo el de un caluroso saludo al público, a desatarse por completo con el emblemático «Maldito Sea Tu Nombre» y Santonja a su lado aunque no por mucho tiempo, pues Tete no paró de moverse hacia unos y otros sin olvidar a Llorena, que marcó potencia acompasado con Osckar y riffs de los tres guitarristas hasta tal punto que no se sabía a quién mirar de todos ellos. 

               

Con JOURNEY y su «Separate Ways» se acercó el final de la tarde y fue el tema de fondo aprovechado por Tete para presentar a la MANHATTAN con fondo guitarrero que prolongó el tema para darle juego en este recorrido por todos y cada uno de los miembros de la misma y culminó con la subida de Mer y los invitados a escena para interpretar la incombustible «The Final Countdown», con el merecido alegato de los teclados que este tema requiere en grandes dosis y los brillos de las cuatro guitarras que despidieron una noche a lo grande con bengalas iluminando un escenario que vibró durante un espectáculo audiovisual, dejando  buenas vibraciones en un público volcado con la banda.

SET LIST

«We Rock»

«Forever»

«Tu Mundo De Papel»

«No Te Rindas»

«Iron Hand»

«Holding Out For A Hero»

«Rolling In The Deep»

«The Look»

«Bring Me To Live»

«Alíate»

«Rising Force»

«One By One»

«The Phantom Of The Opera»

«Fear Of The Dark»

«A Tu Luz»

«Maldito Sea Tu Nombre»

«Separate Ways»

«The Final Countdown»

by: miguel

by: miguel

Mixólogo vocacional y aprendiz de guitarra. Barista, cortador de jamón aficionado, catador de jamón profesional, maestro tirador de cerveza y aunque amante de las artesanas tengo grupo sanguíneo Mahou+. Enamorado de la fotografía con dedicación casi full time mientras escucho Heavy Metal de antes, de ahora y del que está por llegar. Voy por la vida sin prejuicios y siempre que puedo con un gin-tonic en la mano para tomar las mejores decisiones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Crónica de la primera jornada del Z Live (Zamora. 13-06-24)

Crónica de la primera jornada del Z Live (Zamora. 13-06-24)

El Z Live se está convirtiendo por méritos propios en uno de los festivales más al alza en el panorama nacional, ya que a unos carteles magníficos se suma lo acogedor que resulta su situación en la ciudad de Zamora, joya del románico castellano- leonés, prácticamente...

Pin It on Pinterest