1974 fue el año en el Francis Ford Coppola estrenó El padrino II, uno de los pocos casos en los que la secuela iguala (si no supera) al original. Pero Coppola tuvo tiempo en ese año de estrenar también otro film no menos fascinante aunque por motivos muy distintos: La conversación. Tanto El Padrino II como La conversación fueron nominados a los Oscars de mejor guión y mejor película. Todo un logro de un genio del cine que estaba en todo su apogeo. 
 La conversación era un film barato y aparentemente simple cuyo guión se le ocurrió a Coppola en 1969. Así pues, La conversación no se inspiraba en el caso Watergate que había estallado en 1973 y acabó provocando la caída del presidente Nixon, pero sí se benefició del escándalo de las escuchas. Estados Unidos estaba sumido en un estado de paranoia nunca visto. Con las nuevas tecnologías cualquier conversación podía ser grabada y usada en su contra. El gran hermano de Orwell finalmente se hizo realidad. Es más, toda la vida pública y privada podía ser puesta en tela de juicio como ya demostró la caza de brujas del senador McCarthy en los años 50 en la que muchos profesionales de Hollywood fueron vetados acusados de comunistas. Un testimonio acusador o una grabación eran suficientes para acabar con la carrera del profesional más respetado.
 
 La conversación tiene un evidente paralelismo con Blow up (un film pretencioso y aburrido como pocos) del no menos pomposo y aburrido Michelangelo Antonioni. Si en Blow up un fotógrafo creen encontrar casualmente en una foto la prueba de un asesinato y se obsesiona con dicha imagen realizando innumerables ampliaciones, en La conversación el protagonista se obsesiona con una conversación. Dicho sea de paso, La conversación me parece muy superior (y mucho menos aburrida) que Blow up.
 
El granGene Hackman interpretó magistralmente a Harry Caul, un técnico de sonido que se dedica a grabar clandestinamente conversaciones por encargo. Harry es un gran profesional que nunca se ha preocupado por el uso que sus clientes dan a sus grabaciones. Harry es un tipo solitario, desconfiado y obsesionado con su privacidad, de hecho no le da a nadie su número de teléfono. Harry sabe que cualquier conversación puede grabarse y ha convertido su apartamento en prácticamente un búnker. Lleva una vida solitaria rodeado de discos de Jazz y su única forma de combatir la soledad parecer ser tocar el saxo en su apartamento. Por si fuera poco, Harry arrastra un fuerte sentimiento de culpa que quizás sea acrecentado por su catolicismo (le pide a un compañero que no use el nombre de Dios en vano y hace uso del sacramento de la confesión). Como vemos, una vez más la religión juega un papel importante en un film de Coppola.
 
 Un día Harry escucha una conversación aparentemente banal de una pareja que podría interpretarse como indicio de un intento de asesinato. Pero todo es muy ambiguo. No hay certeza ninguna. Pero Harry aparca su egoísmo y decide tomar partido por lo que él cree oír en la cinta. Tiene fe en lo cree haber oído y aún más importante, parece tener todavía algo de fe en el ser humano. Por primera vez se preocupa por alguien que no sea él mismo y por las consecuencias de lo que ha grabado. Harry deja de lado su profesionalidad y se implica emocionalmente, obsesionándose con la cinta mientras empieza a creer que a él también le están escuchando. Una inocente grabación de un colega con un bolígrafo desencadena una tormenta en Harry, pasa de cazador a cazado. Esa intromisión en su privacidad le parece intolerable a pesar de que él se dedica a ello. Todo su mundo se desmorona al pensar que su apartamento ya no es un lugar seguro. Harry se podría interpretar como el americano medio que descubre que todo en lo que creía era falso: desde su gobierno o la sensación de seguridad. Tras la explosión hippie de los años 60, los 70 fueron un duro mazazo de realidad. Quizás nadie haya plasmado este cambio de forma tan cruda como Coppola.
 
La enfermiza obsesión del protagonista traspasa la pantalla y se contagia irremediablemente al espectador. Coppola consigue un gran impacto en las escenas de un solitario Gene Hackman destrozando literalmente su apartamento en busca de un micrófono que nunca llega a encontrar. La creciente frustración del personaje por no encontrar lo que busca produce en el espectador un terrible desasosiego. 
 Coppola introduce sabiamente al final del film no pocas ironías (Harry es católico pero destroza una imagen de la Virgen, es un buen profesional pero no puede encontrar el micrófono de su apartamento, las personas que quería salvar no son lo que él pensaba) todo ello produce una gran frustración en el personaje. Harry debe aceptar su desgraciado destino, una constante en el cine de Coppola.
 La conversación tiene un ritmo pausado que no llega a hacerse aburrido pero puede estar a punto de hacerlo para muchos espectadores. Como hizo con El padrino II, Coppola se toma su tiempo y se recrea en los detalles. Esto no es Transformers, amigos. Esta historia está llena de matices y significados diseminados por toda la trama por la mano maestra de Coppola y que bien merecen el tiempo empleado en ella.
 Si Gene Hackman está fantástico, lo mismo se puede decir del resto del elenco. Tanto John Cazale como Robert Duvall están perfectos aquí como en El Padrino II. También cabe destacar la aparición de un tal Harrison Ford.
 
 Una reflexión para terminar. Vi por primera vez La conversación en Sábado Cine hace un millón de años. Joder, hubo un tiempo en el que se emitía buen cine en televisión. Incluso hubo un tiempo en el que Coppola hacía buen cine.
 
 
 

La conversación (The conversation, 1974)

by: Luis Cifer

by: Luis Cifer

Luis Cifer, nació en la ciudad del cierzo. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real y que duerme en la calle. Otros dicen que tiene un trabajo, que no bebe alcohol e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

Te puede interesar

El último late night

El último late night

Con el aval del premio al mejor guion en el Festival de Sitges de 2023 nos llega esta curiosa cinta australiana dirigida por dos especialistas en cine de género como Cameron y Colin Cairnes. Una película que sin contar nada nuevo, sí puede presumir de contar con...

Superdetective en Hollywood: Axel F.

Superdetective en Hollywood: Axel F.

La serie de “Superdetective en Hollywood” era un “divertimento” puramente ochentero. Un detective negro de los suburbios de Detroit llegaba a la glamourosa Beverly Hills en Los Ángeles para resolver algún extraño caso de asesinato que vinculaba a algún amigo. Una saga...

Prisoner (Serie de tv)

Prisoner (Serie de tv)

Interesante drama carcelario el que nos propone esta serie danesa, un país que se está convirtiendo por méritos propios en uno de los punteros en Europa, como llevan siéndolo en la pantalla grande desde hace décadas (y no es necesario remontarse a Dreyer pues hace...

Machos Alfa (2ª temporada)

Machos Alfa (2ª temporada)

Alberto y Laura Caballero son nombres fundamentales en la comedia televisiva española contemporánea merced a los sucesivos éxitos de “Aquí no hay quien viva” y “La que se avecina”. Dos series que aunaban talento a raudales por sus estupendos guiones ubicados en un...

Abigail

Abigail

La pareja de cineastas formada por Matt Bettinelli- Olpin y Tyler Gillet se han convertido por méritos propios en especialistas en cine de terror moderno, tras ofrecernos su segmento en la coral “V-H-S”, su debut en “El heredero del diablo”, su confirmación con el...

Pin It on Pinterest