Enorme sorpresa. Así podemos definir esta magistral obra argentina, cuya magistral dramaturgia y dirección corresponde a Fernando Ferrer, que ha conseguido que su versión del “Rey Lear” de Skakespeare, cambiando el texto y la acción, consiga mantener el espíritu del bardo inglés pero ofreciendo un producto novedoso y distinto. Algo así, como lo que filmó Akira Kurosawa con “Ran”, sobre la misma historia o con “Trono de sangre” y “Macbeth”. De hecho, es el ejemplo más claro que conocemos de adaptación de un clásico cambiando lugares, épocas y personajes. Aquí lo que tenemos es un club bonaerense llamado Polonia, porque su fundador llega desde ese país europeo huyendo de los campos de exterminio nazis. Un hombre que ha trabajado duro ante los reveses de la vida y que ahora solo le queda el consuelo de ese pequeño local, tras haber enviudado. Allí le celebran sus familiares una fiesta de cumpleaños, donde junto al personal de confianza están sus dos hijas mayores (Regina y Nesky) y sus yernos. Poco tarda en aparecer la díscola hija menor (Cordelia) con un nuevo novio, que al poco tiempo se revela como primogénito de su club rival el Deportivo Francés. Con la risa y el vino, el patriarca decide ofrecer su testamento en vida aunque antes deben decir unas palabras de consideración. Las dos mayores no tienen reparos y consiguen unas propiedades y un tercio del club, pero la pequeña no tiene nada que decir, lo que hace que el viejo se enfurezca y desherede a Cordelia, lo que empieza una disputa entre hijas, yernos y personal. La segunda parte, nos muestra a un anciano que apenas recuerda nada y al que se le notan signos de locura, lo que irá desembocando hacia la tragedia final.

Todo narrado con un ritmo prodigioso, casi cinematográfico y donde el Fernando Ferrer director escénico se gusta, con constantes movimientos de los personajes, apariciones y desapariciones de los mismos, rompiendo la cuarta pared y hablándonos a los espectadores, confundiendo sueño y realidad, cordura y locura, convirtiéndonos en espíritus o espectros a los que solo puede ver el protagonista. Unos fantasmas que solo contemplan lo que sucede sin tomar partido. Cien minutos de puro teatro, que comienza incluso antes de la obra, pues según el púbico se ubica en sus localidades, la trama ya ha empezado con diversos roles jugando al tenis de mesa, disfrutando de lo que parece ser una velada agradable. Y todo respetando los grandes temas que nos propone “El rey Lear”: la familia, la codicia, el rencor o los afectos pero añadiendo píldoras que enriquecen el texto como que el anciano sea víctima de los nazis, se vea un evidente alzheimer o que una constructora quiera comprar el terreno del amado club para crear un centro comercial. Y todo con mínima escenografía, con una bandera y banderines rojos y blancos, que nos recuerdan a la patria de Kieslowski o Polanski y unas pocas mesas, con elementos para una fiesta como “serpentinas” y “confetti”. El drama prima sobre el escenario y en eso “la fiesta del viejo” demuestra como el contenido puede superar con creces al continente.

Para ello, se necesita un reparto adecuado y no se puede decir que nadie esté mal, todos el equipo artístico funciona como un metrónomo, cumpliendo su papel a la perfección pero dejando el lucimiento a su protagonista;  un sensacional  Abian Vainstein que consigue que la ira y la ternura, la crueldad y el cariño o la razón y la locura quepan dentro de un mismo papel. Él es la “punta de lanza” de un espectáculo con mayúsculas, algo que se quedará forjado en la memoria. Felicidades a sus responsables.

 

Fotografías cortesía de Silvia Salado

LA FIESTA DEL VIEJO – FESTIVAL IBEROAMERICANO DE TEATRO (CÁDIZ)

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

Te puede interesar

Beekeeper, el protector

Beekeeper, el protector

El cine de “vigilantes” o “justicieros” tuvo su época de gloria en Estados Unidos en la década de los ochenta del siglo pasado durante los mandatos de Reagan aunque las claves para este tipo de personajes quedaba establecida en los setenta con títulos como “El...

Fallout

Fallout

“Fallout” fue un conocido videojuego de rol creado a finales del milenio pasado. Un clásico del ordenador que ahora rejuvenece con esta adaptación a la pequeña pantalla por parte de Amazon para su canal Prime Video. Algo que en los últimos tiempos parece haberse...

Roger Corman  en diez películas

Roger Corman en diez películas

Con 98 años en su casa de Santa Mónica (California) ha fallecido el productor, actor y director Roger Corman. Todo un referente en el cine de serie B, autor de más de un centenar de películas y descubridor de talentos en la dirección como Coppola, Scorsese,...

Thank you, Goodnight. La historia de Bon Jovi

Thank you, Goodnight. La historia de Bon Jovi

“Thank you, Goodnight. La historia de Bon Jovi” es el que pretende ser el documental definitivo sobre una de las bandas que más éxito han tenido en la historia de la música rock. Unos Bon Jovi que no dejan claro si todavía les queda alguna gira antes de su despedida...

Inmaculate

Inmaculate

Parece que es el éxito de "La monja", un “spin off” de la factoría James Wan, ha revitalizado el caduco cine de posesiones católicas y conventos malditos. Prueba de ello, es la llegada a la cartelera de dos precuelas de clásicos del terror de los setenta como han ...

Pin It on Pinterest