La mala educación en los conciertos y festivales

Publicado el 24/09/2017 | por Sergio Bixo | Especiales

LAS COSAS MÁS MOLESTAS DE LA GENTE EN LOS DIRECTOS. MALA EDUCACIÓN EN CONCIERTOS Y FESTIVALES.

Todos pagamos mucho dinero durante el año para ir a conciertos o festivales, pero pagar una entrada no significa que tengas que tener un libertinaje como si fueras un becerro, equino o cualquier cuadrúpedo de grandes dimensiones.  La gente va a disfrutar y no hay nada mejor que estar tranquilo y disfrutar solo, con amigos o pareja, de un espectáculo, pero por diferentes razones siempre hay gente que no se sabe comportar, o que su propio egoísmo le lleva a creerse que está solo en los recintos y que no molesta.

Si te sientes identificado en alguno de los puntos, reflexiona y trata de que la convivencia sea mejor con el resto de gente.

INTENTAR LLEGAR A EMPUJONES LO MAS CERCA POSIBLE DEL ESCENARIO

Quedan apenas 5 minutos para comenzar el directo, tú estás en tu sitio, llevas un buen rato para poder conseguir un lugar en la pista de cualquier sala, estadio o palacio de deportes, estás pendiente de que se apaguen las luces, con el nerviosismo del comienzo y de repente, notas un empujón y ves a un pequeño grupo abriéndose paso a codazos y empujones para intentar llegar lo más cerca posible del escenario sin importar la molestia a esas personas que están tranquilamente con sus amigos esperando el comienzo del espectáculo.

Es muy sencillo si queréis estar en primera fila, o llegáis antes, o no os quedéis haciendo botellón en la calle hasta última hora, o, para no molestar, intentad quedaos en el sitio donde haya espacio por no llegar pronto. Comportarse como una horda de hunos o miembro de las huestes de Genghis Khan, solo demuestra la falta de educación y el abusar de una situación de poder (espero que si algún día abusan de ellos en su trabajo no se quejen, pues cuando tuvieron posibilidad no dudaron en tener el menor respeto posible con el prójimo).

SACAR FOTOS Y GRABAR VIDEOS

Todos hemos sacado fotos y hemos grabado algún video en un concierto (quien diga que no, miente), bien para subirlos a redes sociales y ser muy “cool”, para presumir en los grupos de WhatsApp, o bien para vivir la inmediatez del momento, aunque luego no vayamos a volver a ver esa foto o video nunca, pero luego están los frustrados a fotógrafo, o los frustrados a realizadores de cine.

Es fácil identificarlos, ya que nada más apagarse las luces ellos levantan los brazos, sacan sus pequeños dispositivos móviles, cámaras o incluso Tablet y se quedan grabando la primera canción entera, más tarde suelen sacar fotos y vuelven a sacar la cámara para volver a grabar, pero solo en las canciones conocidas del grupo, o bien las que ellos se saben.

Una de las cosas por las que se suele diferenciar a estos, es por la falta de empatía hacia las personas que tienen detrás que quieren ver el concierto y no un móvil grabando el directo.

Solo os puedo decir que si estáis pendientes del espectáculo os lo pasaréis mejor y disfrutaréis, porque frustraos con una foto desenfocada, o un vídeo movido no está bien.

NO PARA DE HABLAR O HACERTE EL GRACIOSO DURANTE EL CONCIERTO

Esto suele pasar cuando no te gusta el grupo y vas porque van todos tus “colegas” (que seguramente a ellos sí les guste la banda), o solo te sabes la canción conocida y mientras llega en vez de intentar escuchar los demás temas y comprobar si algún tema te “mola”, estás entretenido en molestar a tus amigos, o a los que tienes al lado con comentarios absurdos y poco graciosos, o contándole a tu amigo como la semana pasada, por ejemplo, tus amigas pasaron de ti por ser un “brasas”.

Luego está la versión 2.0 de ser un “brasas” y encima creerte un playboy, y como si estuviese en una discoteca te pones a entrar a la chica que tienes al lado que solo quiere ver (si le dejan los móviles) y escuchar el concierto (si te callas de una vez), en vez de que un pesado te pregunte cosas absurdas y obvias como “te gusta este temazo” cuando la pobre señorita está cantando la canción como una loca. En esto todavía no se ha conseguido la igualdad, pues la gran mayoría suelen ser varones (con alto nivel de hormonas y bajo en respeto)

De verdad si no te gusta el grupo no vayas a verlo, lo ves desde la barra, el fondo o si vienes te quedas calladito e intentas descubrir al grupo, ¡¡¡¡pesado!!!

LANZAR COSAS ENTRE EL PUBLICO O AL ESCENARIO

Estás tranquilo escuchando un tema, miras a tu lado y ves a tus amigos disfrutando, tu novia (si la tienes) te sonríe, está estupenda con esa camiseta, sus mallas ajustada, el pelo perfecto, de repente suena un tema icónico de la banda y ves cómo te cae cerveza porque alguien se ha venido arriba y ha lanzado el mini “calentorro” que lleva en las manos.

“Tío” si no quieres más cerveza, calimotxo o cualquier cosa que lleves en la mano, tíralo al suelo o se lo das a tu amigo pesado que no para de hablar y así se entretiene un rato y esta callado, pero no compartas ese líquido por las cabezas de la gente que no quiere una ducha de cebada.

Luego tenemos otra versión 2.0 del pesado que arroja cosas, y es el que arroja al escenario cualquier textil, como si el cantante que recibe una camiseta de las peñas de las fiestas de Urraca Benito, le hiciese una ilusión bárbara tener ese trapo en las manos si no es para secarse el sudor.

UN CONCIERTO NO QUIERE DECIR ACABAR BORRACHO.

No hay nada mejor que mientras estás viendo a tu grupo preferido, degustas una cerveza helada (aunque en la sala de turno hayas podido pagarla con parte de tu riñón), una cosa es degustar y otra cosa es beber sin parar y estar a punto de caerte, a punto de vomitar, o simplemente “patoso” y molestando, o buscando follón.

Vamos a ver “chaval”, no hace falta ir como “Las Grecas” cada vez que llegas a un concierto, intenta disfrutar con el alcohol y que no el alcohol te haga ser un ser inmundo, desagradable y molesto. Ahh… cuando bebes no eres más guapo, así que no molestes a la chica de al lado que en muchas ocasiones a su novio, “ligue” o “follamigo” (amigovio dice la R.A.E.) no siempre le sienta bien. De nuevo escribo en masculino, ya que todavía no he visto una mujer borracha dando la “tabarra” a un pobre tipo con su novia, “ligue” o “follamiga” (amigovia dice la R.A.E.)

GRITAR CANCIONES PARA QUE LAS TOQUEN

Los músicos llevan su setlist y por mucho que grites tu canción preferida del grupo no van a tocarla antes, o si no la llevan dudo que la toquen por mucho que te desgañites, lo único que vas a conseguir es que los que tengas al lado te deseen una aguda afonía.

GRITAR PORQUE EL ARTISTA COMENTE CUALQUIER COSA

Si eres fan del grupo está muy bien, pero no quiere decir que por que el músico grite desde el escenario, tú también lo hagas, aunque cante en inglés y no le entiendas. Esto suele ir acompañado con saltos, aspavientos y una efusividad fuera de sentido.

No hace falta que con cada comentario que hagan, tú te marques un “OooooEEEE…” con una ilusión desproporcionada, cada vez que pase cualquier cosa, toquen los primeros acordes de una canción que conozcas o no, alguien cuenta un chiste, el cantante alabe al país, o diga que somos cojonudos.

Son simples normas de convivencia para que todos estemos a gusto en los espectáculos musicales y en sus recintos, si tenéis alguna cosa más que os perturbe y os siente mal de la gente podéis dejar un comentario e iremos rellenando, a ver si así podemos tener una cordialidad mayor en los conciertos.

Sobre el autor

El Rock&Roll marcó mi vida (incluso tatuándomelo en el brazo) y ahora quiero ser su ayatolá como en su día como locutor de la extinta emisora Rockservatorio FM y en la producción de Vocento.

Publicidad

Una respuesta a La mala educación en los conciertos y festivales

  1. Luis cifer dijo:

    Un texto muy necesario y real como la vida misma. Te entiendo perfectamente. He vivido en mis propias carnes todas las cosas que comentas y alguna otra. Te ha faltado la de el tipo que se está fumando un petardo a tu lado y tú acabas emporrado sin quererlo. Opio que el problema es que mucha gente va a un concierto como si estuviera en un bar, a charlar, gritar, ligar y yo qué sé más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *