The Black Crowes ha sido, es y será un grupo que siempre amaremos muchos de una manera a veces desmesurada. Es lo que pasa cuando una banda te cala tan hondo con unos discos grandiosos. Si bien la biografía escrita Steve Gorman nos dejó entusiasmados a unos, también dejó al descubierto que los hermanos Robinson tenían de Hippies solo la pinta. Es verdad o no, solo lo saben ellos, siempre es la palabra de uno contra la de otro. He tenido la oportunidad dos veces de estar con Chris y siempre fue más amable que Rich, aunque nunca demasiado efusivo. Unos tíos que premian el dinero sobre cualquier cosa y con un ego tamaño king size, es evidente…Pero tienen lo que muchos no consiguen tener, y es ese “duende” como dice los flamencólogos.

La gira que les tiene en la carretera divide a muchos, a semejanza que la de los Stones; que si no pueden salir sin los miembros originales, que sin Charlie Watts ya no es lo mismo, etc. La verdad y le pese a muchos es que el buque insignia de una banda es la voz, la personalidad y carisma de los músicos. Y Chris Robinson es mucho Chris, a semejanza de Mick Jagger y/o Keith Richards….

Pero bueno, es siempre una cuestión de moral, gusto y opiniones.   

Estos “nuevos” Crowes parece que funcionan muy bien, y la maquinaria está bien engrasada; con los hermanos como únicos capitanes a bordo. La gira lo está demostrando fecha tras fecha. Los Black Crowes, tienen que sacar algo de carnaza para los fans y cómo no, la mejor manera y más fácil es  fijar su mirada en la música de donde salieron sus influencias: los Stones, Zeppelin y Faces, la música que los hermanos Robinson utilizaron para echar las  raíces de su música. La elección de las versiones es magnífica, aunque en absoluto sorprendente, ya sabemos el gusto de Chris por interpretar el cancionero de bandas de culto de los setenta. Seis versiones que podrían haber sido 12 o 20, no queda claro el por qué quedarse en 6 cuando al fan le hubiese encantado escuchar el doble.

“Rocks Off” de los Stones, “The Slider” de T-Rex, “You Wear It Well” de Rod Stewart, “Moonage Daydream” de Bowie, “Papa Was a Rolling Stone” de Temptations y, cómo no, a sus adorados Little Feat. The Black Crowes lo bordan, para que negarlo, obteniendo una especie de flashback a 1972, tan retro como relevante, en el que queda claro que 1972 fue un muy buen año, y eso ya lo sabemos los que amamos el rock. Al final lo que te queda es ganas de correr a desempolvar aquellas perlas del 72 que están en tu estantería esperando a sonar. Lo dicho, perfecto trabajo nostálgico que pudiera haber sido un doble álbum… el precio hubiese variado poco.

The Black Crowes – 1972

by: Laurent Berger

by: Laurent Berger

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

Suicidal Angels – Profane prayer

Suicidal Angels – Profane prayer

La lógica nos hace invariablemente dirigir nuestros pensama una serie de bandas que somos capaces de recitar de memoria cuando adaptamos el término “clásicos “ al thrash metal. Pero cuidado, que tampoco podemos negar que dicha etiqueta también podría abarcar a una...

Lendakaris Muertos – Mucho asco (casi) todo

Lendakaris Muertos – Mucho asco (casi) todo

"Mucho asco (casi) Todo" es el tercer álbum de estudio del grupo punk español Lendakaris Muertos, y como era de esperar estamos ante un torbellino de crítica social, humor negro y punk irreverente que sacude los cimientos de la escena musical. Un disco que combina...

Ribspreader – Reap Humanity

Ribspreader – Reap Humanity

No sé si alguien ha redactado una lista con los artistas más prolíficos del mundo pero si existiese sin duda incluiría a gente como Lope de Vega, Stephen King, Jess Franco, Buckethead, Johann Sebastian Bach o Frank Zappa. Las carreras de cada uno de ellos están...

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Aunque acabó refutado por muchos de los filósofos que llegaron posteriormente, sobre todo por Marx, y aunque no sé mucho de su pensamiento, cuando me cruzo con estos cuatro desarrapados tengo la idea del diálogo maestro-esclavo. Yo, asín mayormente, soy un maula, un...

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

¿Quién lo iba a decir?, ¡nos encontramos aquí para hablar del tercer disco ya de FRANK SUZ! Y no lo digo en términos peyorativos hacia él, ¡ni mucho menos!, Mr. Suz y sus secuaces se lo merecen absolutamente todo. En todo caso, lo 'peyorativo' va hacia la industria...

Pin It on Pinterest