Olor a turba, a corcho, maderas quemadas y envejecidas por el paso del tiempo, grandes barricas alumbradas tenuemente. Una bodega de un viejo bergantín anclado en un puerto , ese viejo capitán , ese lobo del mar con parche en un ojo cuya vejez le ha permitido ver mil y una vidas como para rumiar una ristra de historias interminables. Ese adusto personaje que otea el horizonte con rostro impenetrable en busca de razones para comprender lo que le pasa al mundo de alrededor. Unas imágenes que podrían servir para retratar a JOHN MELLENCAMP quién ha lanzado una colección de narraciones sonoras bajo la denominación de STRICTLY A ONE EYE JACK .

Un disco adusto, sobrio , agrio , viejo , propio de quién mucho a visto y por ello sabe. Disco de lobo solitario que revisa una y otra vez aquellas cartas de navegación que desde la juventud le han ido acompañando como si fueran las fotos de una vida. No es el chico de la calle Chesnutt, pero si guarda buenos retazos del mismo para «Lie To Me» cuando el regio y arenoso clásico rock dominaba su navegar .  No es al ardiente soulman de madurez, pero se le calienta el alma como un trago de bourbon en el gaznate en «Sweet Honey Brown». Aprovecha sus últimos años de trovador con la sabiduría del viejo blues en «I Am A man That Worries».  Un lugar el del blues que en sus últimas singladuras era puerto de abrigo para sus últimas rutas . Tal vez sorprenda que para un trabajo tan personal se nos aparezca la presencia de otro personaje como Bruce Springsteen , nada más y nada menos que en un tercio de los cortes, sin embargo debemos entender que son legendarias las conversaciones de los Viejos Capitanes en las Viejas Tabernas del Puerto. El gusto por compartir historias siempre ha sido de placer para viejos andantes . De esas tres historias podemos concluir que una , «Did You Say Such a Thing» tiene toda la vestimenta Mellencamp , otra «Wasted Days» , suena a ese Springsteen que pensábamos olvidado tras dejarse llevar por la vida acomodada, y la tercera «A Life Full Of Rain» , una cantata folk gótica , representa un tinte de novedad que ojala pudiera llevar a un viaje de larga duración en común pues resulta otearse un esplendoroso paisaje , un tanto gris y brumoso pero no exento de encantamiento.

De igual forma resulta fascinante ver como Mellencamp adopta un aspecto más emocional en «Gone So Soon». Adopta el personaje de viejo crooner en  «Closing Times» . Piano. Luz tenue y sombrero Waits . Preciosa . Mientras «Simply One Eyed Jack «, «I Always Lie To Stangers o Driving In The Rain» son maravillosas reminiscencias folk de aquellos tiempos de cercados  reses y espantapájaros que durante un tiempo fueron su casa , eso si bien acompañado por amigos como el batería Dane Clark, el pianista Troye Kinnett, el bajista John Gunnell o la violinista Miriam Sturm.

STRICTLY A ONE EYE JACK es un trabajo emocional donde el autor recuerda, repiten y elabora muchas de las experiencias , vaivenes, y viajes vitales que han dado sentido a su vida y carrera , eso si desde un punto de vista reflexivo e interior que tanto vale para lo que ve que ocurre a su alrededor como para si mismo.

Un disco de arrugas y solera . De sabor adusto pero exquisito.

JOHN MELLENCAMP – STRICTLY A ONE EYE JACK

by: Bernardo De Andres

by: Bernardo De Andres

Mi lema: una Buena Canción se encuentra donde menos te lo esperas, por lo que nunca rechaces nada de antemano. Nací con el White Album de los Beatles, y espero morir escuchando "God Only Knows" de los BB. Mis trastornos mentales suelen manifestarse en el blog Mi Tocadiscos Dual

1 Comentario

  1. Daniel de rosario

    Excelente

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

JM Conejo – La eterna juventud

JM Conejo – La eterna juventud

Hay gente que resulta inspiradora. Su mera presencia, estén a tres metros o a mil kilómetros, resulta un acicate, una motivación para mejorar, para afinar, en mi caso, las letritas que junto. Josemari es una de esas personas. Anda en plena cresta de la ola con Zoo!,...

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Pin It on Pinterest