Reconozco que en uno de los cambios generacionales del metal me quedé un poco colgado, en medio de ninguna parte. Con una querencia adquirida por esas bandas que en los noventa decidieron reinventarse e impulsar un género cuya concepción más clásica había perdido el favor del mainstream. Idas y venidas, alzamientos y hundimientos pululaban alrededor de los grupos mas conocidos, los cuales unos se quedaban por el camino mutando en otros mientras estaban también los que sobrevivían y no de cualquier manera. Aún así, nos encontrábamos con ciertos grupos que osaban a base de buenos discos con disputar el cetro dentro de la realeza del metal. Seguramente cada uno tenga sus caballos ganadores a los que apostar, pero los míos sin lugar a dudas fueron Trivium y los franceses Gojira. Precisamente estos últimos presentan ya su séptimo disco, afianzados como uno de los grupos a los que muchos no dudan en referencias dentro de las grandes bandas del metal actual. Su devenir en el tiempo, como el de muchas de las bandas de su generación ha corrido en base a una evolución en la que tan solo los fuertes sobreviven. Su anterior obra «Magma» no fue un disco comprendido por todos, o mejor dicho, disfrutado por todo el mundo. Ese punto de no retorno, que significa el alejamiento de algunos viejos fans para ser reemplazados por otros nuevos.

Sin lugar a dudas, Gojira andan por niveles que ya quisieran muchos, incluso de los más consagrados y este «Fortitude» es una prueba palpable. Abre el disco «Born for one thing» y la sensación es de que estos tipos juegan ya ligas mayores. Ritmo veloz, una batería descomunal y esa agresividad vocal a medio camino entre pasado y presente. El inicio de «Amazona» es sencillamente genial. El bajo marcando un ritmo casi bailable entre connotaciones tribales que al menos a mí me atrapan durante toda la canción. «Another world» es más directa, incisiva, jugando muy bien con esa dualidad de riff marcado y melodía en la voz, para una canción que destila dureza controlada. Seguramente «Hold on» puede llegar a descolocarte en un primer instante. Esos juegos vocales que te llevan directo hacia un heavy metal de tintes melódicos donde el sonido de batería es el que impregna un fondo de dureza y oscuridad que se ve reforzado por las líneas de voz. «New found» es realmente interesante, porque ese riff es puro Gojira sin embargo el tipo de ritmo que marca la canción es diferente. Guturales «edulcoradas» y ese solo de tintes melódicos junto a un maravilloso estribillo. Los escasos dos minutos instrumentales de la canción que da nombre al disco de aires tribales puede resultar anecdótico a la vez que efectivo, según la predisposición del oyente.

Siguen los ritmos tribales en «The chant», enraizada con el anterior disco de la banda, buscando ese ritmo hipnótico construido a base de aderezos tibetanos, el  juego de voces y el dibujo que va realizando el riff. Un medio tiempo al que quizás le hubiese venido mejor recortar algún minuto o pisar en ciertos instantes más el acelerador. Quizás para reconciliarse con los viejos fans se desmarcan con «Sphinx» que devuelve los tiempos mas antiguos del grupo y que seguramente se cuele en sus directos porque ese riff invita al headbanging y Joe Duplantier recupera sus registros vocales más oscuros.  Algo que se acentúa en «Into the Storm» donde dan rienda suelta a sus acometidas más brutales sabiendo mezclar acertadamente con las suficientes dosis de melodía. Después de la tormenta, la calma llamada «The trails» donde destacan de manera fundamental la voz, creando un reclamo melódico e hipnótico. El punto final lo pone «Grind» desatando la furia descomunal que Gojira aún saben atesorar. «Fortitude» seguramente va a ser un disco polémico para sus fans. Habrá quien siga confiando en que la senda marcada por «Magma» es la correcta y quién sin embargo, opine que el grupo ha perdido parte de su ser con esta evolución. Personalmente, excepto una canción, he sido capaz de llegar a su mensaje. Y ojo, que seguramente esa canción, igual termina haciéndome cambiar de opinión, porque si algo tengo claro, es que «Fortitude» necesita la paciencia necesaria para dedicarle las escuchas precisas con las que descubrir cada detalle incluido en sus composiciones.

GOJIRA – Fortitude

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Electric Deathbeat – The Past Beats Of The Death [EP]

Electric Deathbeat – The Past Beats Of The Death [EP]

La banda finlandesa que mezcla el metal moderno electrónico y el death metal melódico recupera en este EP los temas que se compusieron antes de su disco debut, pero que han formado parte de su repertorio en alguno de sus directos. Electric Deathbeat es una banda...

Pin It on Pinterest