Tengo que reconocer sin ningún lugar a dudas, que viendo la pinta de la portada de este debut en larga duración de los barceloneses Wild Road Rollers, es uno de esos discos que casan perfectamente con mi manera de entender el rock and roll. Al menos en teoría que hace ya demasiado tiempo que aprendí, a base de experiencia, a no juzgar un libro por la portada. Pero en este caso no hay craso error ni desilusión. Wild Road Rollers son un trío que seguro que tienen a Motörhead en un altar, aunque diría más en espíritu que en influencia sonora, de rock and sucio y crudo, de guitarras rabiosas, base rítmica potente. Deambulando entre el hard rock más salvaje, rescatando herencias sureñas e incluso algún deje stoner de vieja escuela, del de sonido monolítico – que es el que a mi me gusta – se lanzan a la carretera – vale, suena a tópico, pero es que la portada y las pintas me lo ponen a huevo y no lo podía desaprovechar – con diez canciones sin descanso. Tengo la certeza de que la música de Wild Road Rollers donde realmente suena sobresaliente es en directo, garito, cerveza, humo y sudor. No me malinterpretes, en disco estos tipos se lo hacen muy bien, y además la producción del disco ha respetado ese aura sucio que su música inspira. Comienza la carga con la marchosa «I should be in Hell», potente, acida, con sabor a asfalto y olor a rueda quemada. Rock directo es lo que nos encontramos con «Fire Thunderbomb» a la que tratan de dar color con los coros aunque reconozco que no termino de conectar con esos coros. La cosa se pone realmente interesante con la potente «Road bastards» y su sonido arenoso, sin llegar a las tesituras del stoner pero presumiendo de una contundencia estupenda. Otra canción cojonuda es «Hangover Day», con acústicas, tirando de rollo Southern y que puede recordar bastante a las historias de Zakk Wylde. 

La esencia se destapa con «Green illusions» y te das cuenta que el disco va cada vez a más. En un pesado pasaje donde cruzan influencias tanto del stoner como del Southern, con un magnífico solo y ese paso acompasado que proponen. Inicio a lo Iommi en «Desert Chaos» y demostración de músculo durante toda la canción, resaltando una base rítmica muy contundente. Sonidos desérticos para «Rocker God», comenzando casi a relentí para endurecerse a las primeras de cambio y vuelta al inicio tras el estribillo. «Restless» es más rock and roll salvaje, diversión y adrenalina bañada en riffs. Directa al paladar como un buen trago. Sin despegarse excesivamente del mismo camino, nos encontramos con «No brother left behind» de sabor clásico y con un gran trabajo de guitarras. Cierra este disco «Before I count to three», puro hard rock con la gasolina a tope y el puño al máximo, rock de carretera como advertencia y Lemmy que se me aparece sonriendo mientras transcurre la canción. Un disco que posiblemente habrá a quien le parezca demasiado sencillo, básico o como coño lo quieran llamar. A mi me resulta un jodido puñetazo de rock and roll, de esos que levantan a un muerto. A fin de cuentas, aquí hemos venido a pasarlo bien, y con Wild Road Rollers lo tienes asegurado.

WILD ROAD ROLLERS – Imperial stout motor oil

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest