Cuando hablamos de heavy metal clásico es imposible no levantar la mirada y pensar en el Reino Unido. Posiblemente, no, seguramente, la NWOBHM es una de las historias más maravillosas que ha dado el rock duro. En plena pugna con el punk que campaba a sus anchas, le plantaba cara en pequeños clubs buscando ser el dueño de las calles. Un legado inmenso y espectacular de singles y discos que se apilan como sentimental tesoro de sus dueños, codiciados por buscadores de reliquias e incomprensiblemente en el olvido para muchos que consideraron que el heavy metal no tenía sitio en su corte de clase alta del rock and roll. Esa historia palpable al calor de las zonas industriales británicas eclipsa que también en Estados Unidos durante final de los setenta y primeros ochenta aparecieron un serie de bandas que conviertieron el heavy metal en algo apasionante antes de colocarse en boca de todos a partir de la mitad de la década. El sonido de guitarras del heavy metal norteamericano de principio de los ochenta siempre me ha parecido muy característico aunque finalmente manteniese un nexo de unión con el europeo. Una de las bandas que ha adquirido el status de mito – que tan bien suena pero que tan poco tangible es en la realidad – es Cirith Ungol. Su heavy metal primigenio de tintes épicos. Sus referencias al Señor de los Anillos mucho antes de que las hordas europeas decidiesen a final de los noventa convertir el heavy metal en un juego de Rol.

La suerte nunca estuvo de su parte. Su trozo de pastel se los repartieron otros. Posiblemente con razón, ya que puestos a ser objetivos, grabaron mejores discos que supieron además calar más y mejor entre la parroquia heavy – y estar en el momento y sitio adecuados, que eso a veces cuenta más de lo que parece -. Hasta principio de los noventa duró la aventura de Cirith Ungol, acostumbrados más a recibir buenas críticas en los medios que dividendos por las ventas de discos. Los nuevos vientos que soplaban en la industria discográfica en esos días, les terminó por hacer desistir. Curiosamente, fue la fijación y perseverancia de Jarvis Leatherby, que consiguió que la banda se reuniese para un festival en 2018. Y de aquellos barros estos lodos. Parece que a Cirith Ungol les volvió a picar el gusanillo. Sabedores de que ahora vivir de la música es casi una utopía y que el éxito se mide con unos baremos totalmente distintos, se plantan frente a nuestra cara con disco nuevo y haciendo lo mejor que saben hacer, puro y puto HEAVY METAL. Si, así, con mayúsculas.

29 años hemos tardado en disfrutar de este «Forever black». Y al menos yo lo estoy haciendo, olvidando muchas reservas y objeciones que podría ponerles, porque es cierto que a pesar de ser un disco potente, con buenas canciones y que realza el corazón de todos esos viejos heavys que a veces nos sentimos perdidos navegando en los mares de una música que amamos y de la que tenemos un concepto distinto – acertado o no, pero arraigado – de lo que debe ser el heavy metal y no solo respecto a cánones estrictamente musicales. Es verdad que a veces algunas de las canciones quedan a un nivel que supera el aprobado por los pelos, mientras en otras rememoras aquellos héroes que te miraban desde la pared. Cirith Ungol están de vuelta. No se por cuanto tiempo, lo que durará y hasta donde llegará. Yo disfruto el momento, que soy muy fan desde siempre de estos tipos, por si aún no lo habías notado. Esto es heavy metal y punto.

CIRITH UNGOL – Forever black

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Un millón de gracias a vosotros por compartir mi pasión. Seguiremos con las antenas parabólicas bien sintonizadas! Abrazo fortísimo, David.

  2. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

La Menäce – Erebus

La Menäce – Erebus

La oscuridad es tan atractiva como aterradora, capaz de hechizarte con su halo de misterio y de hundir tus esperanzas en su profundo pozo de angustia. La oscuridad ha sido brújula de emociones, enemigo a batir, anónimo aliado. La oscuridad se apropia de la memoria...

Sunburst – Manifesto

Sunburst – Manifesto

Es normal en la revista que llegue el jefe y nos suelte una larga lista de discos que le llegan por correo para ver si queremos reseñar alguno de ellos. Y sin conocer nada de ellos pues toca ir eligiendo unos cuantos para darles varias escuchas y luego hablar del...

Feral – Polvo y Cenizas

Feral – Polvo y Cenizas

Por fin podemos escuchar el nuevo material de los jerezanos Feral, que grabaron en el mes de mayo y que han sacado este 12 de julio. Feral es una banda de metal en castellano con influencias que se mueven entre el Thrash, el Death y el Groove Metal pero manteniendo...

Eveth – Sellando el destino

Eveth – Sellando el destino

Desconozco si el título del nuevo disco de los mallorquines Eveth tiene alguna intención o mensaje implícito, pero deteniéndome primero en otros factores que las canciones, tengo claro, que si no están sellando aún su destino, si que con este disco han decidido dar un...

Catalina Grande Piñón Pequeño – Razonables éxitos –

Catalina Grande Piñón Pequeño – Razonables éxitos –

De la mano de Maldito Records nos encontramos de frente con el punk corrosivo de los leoneses Catalina Grande Piñón Pequeño, que de la mano del sello reúne un buen puñado de canciones de trabajos anteriores para lanzarlos bajo el nombre de "Razonables éxitos" una...

Pin It on Pinterest