En una ciudad tan turística como Florencia es un lujo encontrar un “ristorante” basado en los grandes clásicos de la Toscana pero pasados por las manos del chef. Un recetario con platos de “toda la vida” pero con el talento culinario de alguien estudiado y que ama los fogones. Su propuesta es cautivadora y pocos pueden pensar que en una calle tan comercial como la Via Lambertesca (a un paso de la galería Uffizi y de la Piazza della Signoria) se pueda comer tan bien. Local pequeño, con pocas mesas pero decorado con gusto, tanto en las paredes como en la cubertería. Uno de sus puntos fuertes es la esmerada atención al comensal, que llega al pedir el vino donde se nota la sapiencia al recomendar, ofreciéndonos a probar tres, de los que escogimos dos.

 

 

Un monovarietal de sangiovese llamado Col D’Orcia, tinto de Montalcino y otro de Bolghere de nombre Ruit Hora, con Cabernet Sauvignon, Merlot y Sangiovese. Fueron excelentes para la comida completa de tres platos y postre que probamos.

 

 

Todavía con agua, que la sirven filtrada, pedimos un antipasto basados en productos del mar de la zona que lleva por nombre Versilia, isola d’Elba e Maremma como homenaje a esas zonas costeras. Dos “bruschettas”, una con boquerones en vinagre, rica sin más y una mejor con bacalao a la grossetana, acompañaban un buenísimo pulpo de carrara, preparado en forma de salpicón con un agradable toque de limón, cítrico que también dominaba en la seppie in zimino donde el calamar se erigía como absoluto protagonista y unos decepcionantes mejillones cocidos de reducidas dimensiones.

 

 

Aun así el plato nos gustó y servía para ir abriendo el apetito ante el Montepulciano antes referido que precedía a unos inolvidables pici senesi  all’Etrusca, donde los pici (parecidos a los spaghetti pero más gruesos) estaban cocinados “al dente” y se notaba su sabor casero, unido a una salsa verde con toque perfecto de albahaca y queso pecorino. Una maravilla que tardaremos tiempo en olvidar y que además se acompaña con un estupendo pan, también hecho por ellos.

 

 

Su sabor nos hizo ponderar el plato, lo cual agradecieron sus responsables, explicándonos el concepto del restaurante, aplicando todo su conocimiento en las diferentes zonas de la Toscana y sus contrastes de sabores, la suavidad del mar en sus pescados y mariscos, junto con las pastas caseras y la potencia de los guisos de montaña, cosa que no nos podíamos resistir a probar.

 

 

 

Así que ante nuestros ojos aparecía «La cacciagione in salmi del monte Amata”, un estofado de ciervo, pleno de sabor cocinado con vino tinto, hierbas aromáticas y un punto de acidez con vinagre de Módena. Uno de esos platos de caza que además suma un plus con un acompañamiento de acelga hervida.

 

 

 

Tan potente como otro guiso típico de Florencia como es el Stracotto, otro estofado, en este caso de jabalí, donde se notaba el fuego lento durante bastante tiempo tras un buen marinado, acompañado de un magnífico puré de patatas con toque de albahaca. Deliciosos y con un perfecto maridaje con el Ruit Hora.

 

 

Tras la estupenda y contundente parte salada tocaba el momento dulce con una “torta di mele”, una tarta de manzana de las más ricas que hemos probado, con el mismo mimo y profesionalidad con la que tratan todos los ingredientes y cocinados. Uno de esos lugares que el amante de la buena mesa no debería dejar pasar, pues sirve de idílica pausa ante la magnificencia de ese enorme goce que es visitar Florencia.

 

 

 

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Un millón de gracias a vosotros por compartir mi pasión. Seguiremos con las antenas parabólicas bien sintonizadas! Abrazo fortísimo, David.

  2. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Mátame, Taylor

Mátame, Taylor

 Lo de esa máquina de hacer dinero llamada Taylor Swift es algo inaudito en la historia. Hay quien dice que su fama es mayor que la que tuvo Michael Jackson en los 80. Palabras mayores. Ahora la popularidad ya no se mide por la venta de discos sino por el número de...

Bodegón Andalucía. San Fernando (Cádiz)

Bodegón Andalucía. San Fernando (Cádiz)

Triunfar con un producto tan regional como es el cachopo no es sencillo. Es normal que cuando se celebra el concurso de este empanado ganen restaurantes asturianos frente a otras propuestas de distintos lugares de España. Por eso, tiene tanto mérito lo del Bodegón...

Taberna del Alabardero (Sevilla)

Taberna del Alabardero (Sevilla)

En lo que respecta al mundo de la gastronomía, una visita obligada en Sevilla en la Taberna del Alabardero. Por sus fogones han pasado la gran mayoría de los chefs más influyentes de la capital hispalense pues en sus cocinas se encuentran los estudiantes de la Escuela...

Taberna Coloniales (Sevilla)

Taberna Coloniales (Sevilla)

Una de las cosas, a nivel gastronómico, que han caracterizado a Sevilla desde siempre ha sido comer de tapas. Reuniones informales entre amigos que comparten diferentes platos de reducido tamaño. El problema es cuando la cantidad de alimento es mínimo o los platos no...

Restaurante Los Galayos (Madrid)

Restaurante Los Galayos (Madrid)

El Restaurante Los Galayos es un pedazo de la historia de Madrid. Una taberna centenaria, fundada en 1894 y situada en pleno centro de la capital de España, en la calle Botoneras esquina con la Plaza Mayor. Local inmenso con dos plantas y salones privados de todo...

Pin It on Pinterest