Nota: 90

Hoy ha sido el día elegido. Ando escuchando “Horizontes” de Baja California y creo que las maldiciones que salen de mi asilvestrada garganta se escuchan por todo el barrio. En serio. Los ovetenses llevan activos desde el año 2012, buscando su hueco en un mundo tan complicado como el del hard rock facturado en este país que no termina de despeñar ese complejo absurdo de sobrevalorar todo lo que viene de fuera y es que aún hoy en día te encuentras algún trasnochado (una muy escasa minoría afortunadamente) que suelta aquello de yo no escucho nada de aquí. Y sigo lanzando exabruptos porque siguen sonando las canciones de este “Horizontes” y no puedo dejar de pensar que ya he plasmado mi lista con mis discos favoritos del año y que este lanzamiento de Baja California tendría que estar ahí metido. No importa, lo apunto para el año que viene y mientras tanto sigo disfrutando de sus canciones. El vecino mira de reojo como abro una cerveza a estas horas pero tíos, este puto rock and roll merece una celebración para acompañar las canciones. Lo de Baja California es hard rock pleno de melodía. Uzzuahïa es una opción (que levante la mano quien no ha relacionado el nombre de los ovetenses con los valencianos) y a partir de ahí toda una lista de esos discos y grupos que nos hicieron y siguen haciendo disfrutar.

Detrás de una bonita portada y una excelente producción saltan nada más pulsar el play once fantásticas canciones en castellano plenas de melodías. Lánzate directamente por la canción número 6 “Blanco y negro” y escucha esa guitarra. Si no sientes como tu cuerpo lo recorre una descarga eléctrica algo no te funciona bien, amigo. Es complicado en trabajos como este destacar canciones, unas por encima de otras. Me vuelve loco “Polvos mágicos” que te llevará a esos tiempos en los que un buen estribillo era fundamental para reconocer un santo y seña dentro del hard rock o la potencia implícita de la inicial “Trozos de cristal” o ese buen rollo que transmite “Años atrás”. La voz de Manu Roz es santo y guía durante todo el disco, mostrando ese registro cálido pero a la vez con fuerza capaz de dotar a cada canción del momento justo y necesario. Destacar por supuesto el grandísimo trabajo de Javi Monge y Miki Méndez a las guitarras, sin dejar atrás a Franky Martinez y Drest G. Arias, bajo y batería, necesaria e imprescindible sección rítmica.

Si algo echo en falta en muchos de los discos de hard rock actuales es que han dejado de dar importancia a la balada, algo imprescindible en cada disco. Tal vez sea algo generacional, que no han vivido esos días en los que los heavys presumíamos orgullosos de que nuestras bandas eran capaces de componer las mejores baladas que te podías echar a la cara. Pues amigos, Baja California se ponen manos a la obra y nos dejan la estupenda “Al otro lado”. Enciende tu mechero y prepara aquella vieja cinta de cassette donde grababas baladas a aquella chica del instituto que tanto te gustaba. Recuperamos el aliento y las formas para seguir disfrutando. Baja California se han marcado un disco enorme que refuerza una escena hard rockera que vive un momento brutal.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.