ATLANTICO – El tipo que siempre se va

Publicado el 22/08/2018 | por Carlos Tizón | Opinión, Reviews
Valoración
70

Que aún existan discográficas dispuestas a poner la carne en el asador por gente que no son en principio las apuestas seguras que todos imaginamos, tiene mucho valor. No se como andan los entresijos del negocio, hace mucho que me escapé de esa historia desencantado, y eso que eran otros tiempos, en los que las vacas gordas aún no habían comenzado a perder peso de manera tan rápida que muchos se quedaron con el culo al aire. Repito, que haya gente aún al pie del cañón es justo reconocerlo. Rock Estatal Records en uno de esos sellos. Reconozco que su forma de trabajar es muy profesional y tengo que decir, que el hecho de que hayan decidido alargar su brazo, extender su catálogo abriéndose a otro tipos de bandas diferentes a las que formaban parte al principio del sonido de la escudería les está beneficiando (o debería hacerlo). Además de sacar muy buenos discos de rock urbano, callejero o como queráis denominarlo, el haber incorporado bandas de metal, el rock alternativo o  rock como Los Brazos o los propios Atlántico, les fortalece.

Atlántico es el proyecto personal de Juán Durán (Rockadelica/Lugosi). Este disco, “El tipo que siempre se va” es una auténtica sorpresa que se abre con “Promesas de portal” y su ritmo hipnótico, sus vientos y su grandilocuencia bien enfocada. “No, no, no”, directa, acogedora, bailable. La canción que da nombre al disco comparte ese aroma personal, un preciso (y precioso) medio tiempo que se asoma al mejor sonido de gente como The Jayhawks. “Sol de otoño” y sus guitarras inmensas, rock and roll, chulesco y canalla.”Salto y vuelo” y “Soy pleamar” son ese tipo de canciones, como podría deciros, muy Madrid de los 80, de ese estilo de cantautor eléctrico y urbano. “Vuelo de emergencia” vira sin complejos hasta estructuras más pop. “Un rincón de Chamberí” mezcla las melodías más accesibles del rock, sin perder la clase ni la compostura. “Y sonreír” se introduce con formas de brisa suave que se va transformando en fuerza continua. Termina el disco con “En Berlín”, y nos quedamos con las ganas de volver a pulsar el play. Buen trabajo.

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.