BLACK PUSSY – Power

Publicado el 25/08/2017 | por Pupilo Dilatado | Reviews
Valoración
85

Boogie pop desértico para paladares exquisitos.

Siempre que la música de Black Pussy entra por mis pabellones auditivos siento una sensación extremadamente placentera, me quedo prendadísimo de su Stoner accesible y cercano a sonoridades agradables cercanas al Pop y la Psicodelia más asimilable. Pues bien, he de concluir así, a las primeras de cambio, que estamos con este Power (2017) ante su disco más redondo, al menos en tanto en cuanto a personalidad se refiere. Si en algo pude echarles en falta con el ‘Bigote Mágico’ era, quizás, su clarísima dependencia al sonido de bandas como QOTSA, Brant Bjork y Monster Magnet. Medio año después, en el verano de 2015 (y un servidor sin saberlo) publicaron un E.P., Where The Eagle Flies (2015) en donde incidían en el Space Rock y la Psicodelia 60’s dando cancha a las ralladas lisérgicas de los Monster Magnet más colocados y marcándose una impresionante cover del “Don’t Fear The Reaper” de Blue Oyster Cult.

Toma una ‘rebanada del Paraíso’ y ves catando el ‘Coño Negro’

Dustin Hill y Adam Pike vuelven a estar de nuevo al mando y tras los controles (una pena que Hill tenga hivernando a sus White Orange desde 2013) de su nueva colección imbatible de canciones haciendo suya más que nunca la etiqueta de Heavy Psych & Stoner Pop & Boogie. Los de Portland, Oregon, han pulido más que nunca su sonido y su personalidad, ya no suenan tanto a unos o a otros, suenan a ellos con cortes más personales caso de “Full Tilt Boogie” y su adictivo estribillo poppie, “The Way I Want You” (muy 13th Floor Elevators) o “Girlfriend” que suena tan a psicodelia pop 60’s que asustan por su autenticidad. Dustin se ha desecho por completo de filtros en su voz y creo que es de agradecer, ya no suena tan a Ozzy o al cantante de los madrileños Psilicon Flesh y, aunque algunos su timbre se les haga un poco cansino y lánguido hay que pensar que con cortes como “I Wanna Get High” o “Slice Of Paradise” no estamos hablando de tormentas desérticas precisamente sino de ritmos bailables y ‘groovies’ que hace muy agradable ‘el viaje ácido’. Aún así, las influencias siguen ahí y “Take You There” y, sobre todo, “Parasols” siguen muy cercanas al círculo de confianza de Josh Homme, así como ese riff tan molón y boogie tan característico de Brant Bjork que se intuye en el bailongo “Slice of Paradise”, a pesar de tener unas melodías muy distintas, o los space rockers “Home Sweet Home” e “Indians”, los más ‘rocosos’ del conjunto en donde alucinariamos en colores si el mismísimo Wyndorf metiese algún fraseo o uno de sus reconocibles’Yeah’s’.

En conclusión, un disco perfecto, divertido y optimista para este verano que ya toca a su fin y que, junto con los The Monster Ones, son idealess para amenizar las últimas veladas en chiringuitos, pufetos y terrazas con sus tonadas desenfadadas y divertidas (los Monstruos) y los ritmos más boogie/funk negroides con tufo a Desert Rock gracias a los Black Pussy. Atención a los videoclips porque el montaje es brutal y se los curran muy mucho…

(CLIP)  https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=kRu0JCMNgeI

Háblale a tu DJ más cercano del ‘Power’ del ‘Coño Negro’ y verás…

Sobre el autor

¡Pupilo Dilatado ante todo! Licenciado en Bellas Artes y profesor en secundaria de 'marías' audiovisuales en la provincia de Castellón, ¡hasta aquí lo serio!, je,je, pero lo que uno lleva dentro es la melomanía enfermiza, mis manías bizarras, morbosas, iconomaníacas y 'fanzinerosas', mi alma rock'n'roller hasta la médula y una obsesión generosa por las Pin-Ups de otra época. Para acabar, soy hijo del 'Popu' y bastardo del "Appetite for Destruction"... aunque me derrita con Madonna y Shirley Manson (Garbage). También se me puede encontrar en mi blog

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *