Sara

Uno considera que es un privilegio poder pasear por un mundo, por un planeta, en el que viven mujeres tan hermosas.   Claro que mientras la ve...

balconcillos 18

Marosa está despistada, ensimismada, ausente, y toma enormes cantidades de café negro, espeso y amargo. Habla del amor y de la muerte como muy pocos p...

balconcillos 17

La llaman bicho o bichito, está soliviantando al personal. Suele sentarse o tumbarse allá al fondo, detrás del perejil, entre el sol y la sombra. Sólo...

balconcillos 16

Asómate a estos balconcillos si quieres, si te apetece, pero no te pares, no te sientes, no hables con la boca llena de sangre, que la sangre sueña co...

merodeando a Noelia

Noelia está en un edificio abandonado. Y ha sido sorprendida por el fotógrafo del amor, quizá, escapando de una vida plana, algo que vendría a ser c...

balconcillos 15

Pon mis juguetes en buen orden, al oso con el oso, pon al perro con el pájaro, en cuanto al pato, déjalo solo al pato: padre, me voy, voy a jugar c...

balconcillos 14

Mmmm… el color de sus medias la delata: son verdes de amor marino, con el frufrú suave de la lechuga y el verde sabor ácido de las uvas. Sylvia se ha ...

balconcillos 13

Hay un muchacho nuevo que está, como casi todos, de paso, theodore, que nació en spoon river, sí, y ya de niño se pasaba horas y horas esperando a que...

balconcillos 12

De entrada, tenemos algunas (pequeñas) noticias a las que podríamos llamar cotilleos o chimes o chismorreos si no conociéramos a algunos de los muchac...