Los Centos de la Música y la Poesía (Parte 7)

Ya iba siendo hora de otros Centos de la poesía y la música. En este caso, la incógnita es si debemos hablar, o callar durante nuestro paseo por esta sucia vida que nos ha tocado vivir. Como siempre, la música…

Egon Schiele – Torso desnudo reclinado (1910)

Se trata de un desnudo crudo, tanto por la posición ranchera de la muchacha, con las puertas abiertas, como por la pulcra decapitación que ha sufrido y que la lleva camino del pollo a l’ast.   Ha perdido uno de…

El jubilado sentado en su banco

Son tantas las vidas llenas de asuntos sin atractivo, de anécdotas recalentadas, de existencias sin riesgo que se reducen a pasar el tiempo. Son tantas las vidas deliberadamente malgastadas entre tantas otras vidas deliberadamente malgastadas. Un asunto apresurado que no han tenido…

Manifiesto del lado frágil

Si estás roto y tu vida es un constante aguacero y no puedes, no quieres dormir, y los vecinos te odian, y el panadero te odia, y anochece para ti antes que para los demás; si vives en la soledad porque…

Niklaus

Es un tipo con los pies limpios y las llaves puestas, infinitamente aburrido, probándose ante el espejo un collar de perlas mientras las manzanas se pudren sobre la mesa, dejando en toda la casa un olor dulcemente ácido. Va a la…

Llámame Sloan

Cuando entonces, yo era maquinista, como Desdémona. Como Otelo. Capitán de barco, yo tenía un bajel, una vida azul, un prestigio. Encárgueselo a Sloan, es el mejor, vi cómo ganaba a los bolos a un escocés. Son muchas, ya demasiadas, las…

no me importa – merodeos

No me importa que tengan las piernas flacas o que nunca se cambien de vestido. No me importa que sean fantasmas o hijas de fantasmas. Prefiero llamarlas nadadoras y creer que han llegado hasta aquí nadando de agua en agua, sigilosamente, sin agitar…

Hembra es el alma mía

Roy Batty: “He visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas…

Hoy ha muerto mi madre

Hoy ha muerto mi madre, o quizá ayer, quién sabe. Su vecina, Culpa, que más o menos cuidaba de ella, me ha llamado por teléfono. “No sufrió nada, ni se dio cuenta”, me ha dicho Culpa, siempre tan respetuosa con…

La soledad: un divertimento

Es cierto que tiene un matiz venenoso, de sangre enferma, pero, ¿acaso no nos ayuda a penetrar en la opacidad del mundo, de las personas que lo habitan? Como el dolor o el alcohol, la soledad es un poderoso modificador…

un caballo solo

Alguien se ha dejado tendido su pijama de caballo. O quizá, sea un aviso, un espantapájaros que nos dice lo que nos podría pasar, si nos quedamos mirando muy fijamente las turbinas del crepúsculo. Preferiría pensar que es un caballo…

merodeando a las Personitas

Ahí estamos todos, esta imagen es —más o menos— lo que se llama humanidad. A veces, sin darnos cuenta, pensamos en los demás como si fueran de plástico: nos basta, sin embargo, ver durante unos momentos cómo andan las personitas…

Viva París

Con la sotana azul y la gorra de los yankees, voy por el mundo provocando miradas, despertando sospechas, anunciando una vida sin sangre, sin escaparates, llena de cruces bonitas y de saltos de agua. Fumando en pipa, cantando bajo la…

merodeando a Marieta

Marieta está dormida, o mejor dicho durmiendo. Ese velo que hace de filtro, impide que pasen las impurezas propias de la vida. Hace que sueñe en color con ese casco por encima de su cabeza bonita. Lo que como sencillo…

merodeando a Valeria

Toda belleza duerme, y he aquí donde yace Valeria, con su Destino. Está a punto de abrir los ojos después de la muerte y la realidad que vivirá, quizá sea esa que late en el fondo de un beso dormido,…

merodeando a las muñecas rusas

Sólo comen pastelitos de madera de tilo y son muy contagiosas, porque enseguida se desea parecerse a ellas, ser como ellas: ser ellas. Tienen un encanto intemporal, la silueta sólida y un rostro sereno, pero lo que contagia es su…

merodeando a Pamela

Pamela está sentada en una silla a la que rechaza. Le ha costado mucho sacrificio montar esa casa toda blanca en el centro de la ciudad. Pero ahora se da cuenta de que a esa habitación, le falta él. A…

merodeando a Nadia

Nadia está aburrida, porque su novio no le presta mucha antención. ¿Esperará ella al tren de su alma? O le escribirá cartas de amor para ver si su corazón late de nuevo, solo para ella. Hay veces, las menos, afortunadamente,…

Sara

Uno considera que es un privilegio poder pasear por un mundo, por un planeta, en el que viven mujeres tan hermosas.   Claro que mientras la veo y la miro, al mismo tiempo, a la vez, puedo oler la sangre…

balconcillos 18

Marosa está despistada, ensimismada, ausente, y toma enormes cantidades de café negro, espeso y amargo. Habla del amor y de la muerte como muy pocos poetas lo han hecho, muy pocos. Los cisnes estaban serios como hombres cuando empezó a matar…