Una vez más me llega de la mano de Jose Almero, capo de Sacramento Records, la última novedad que, uniendo fuerzas con Spinda Records, ponen a disposición de esas orejas inquietas que siempre necesitan más y no gustan de repetir lo mismo hasta la saciedad. Con amigos así, todo hay que decirlo, la vida es más feliz. En este caso se trata del tercer disco Holy Hex, el personalísimo proyecto de Fran Sánchez (ex-Blooming Latigo, Pouring Tongues) en el que explora el sonido y las emociones que es capaz de provocar por medio de él. Tras eso, llegamos nosotros y le endiñamos una ristra de etiquetas para creernos que con eso explicamos lo que estamos oyendo y así quedarnos a gusto con la sensación de haber comprehendido realmente lo que acontece ante nuestros oídos. No estoy muy seguro de hasta qué punto se puede describir la música con palabras de un modo fiel, ni siquiera estoy seguro de que una partitura pueda contenerla, con lo que utilizar palabras como drone, noise, doom ambient, encima todas ellas en inglés, me parece baladí y pretencioso. Consiguen poco más que señalar un camino por el que transitan las sonoridades contenidas en Visions, pero al tiempo pueden llevar a conclusiones erróneas.

El noble arte del zumbido, de la construcción de ambientes emocionales por medio del sonido, va más allá de algo que se pueda reducir al lenguaje verbal porque entra por nuestras orejas y va directo a la amígdala, a tocarte el cerebro reptiliano y a ponerlo en marcha sin que tengas que hacer más procesamiento de la información sonora entendiendo melodías, texturas armónicas, ritmo ni demás cuestiones que son tan preeminentes en otras manifestaciones musicales que algunos se creen que sin ellas la experiencia de disfrutar del sonido es imposible. Aquí se trata justo de lo contrario, recrearse en el sonido per se, dejarlo que se expanda y sentir su vibración sin más intención que ese deleite primario de estar en contacto con la fuente misma de la vida, con el movimiento más pequeño y más breve que origina todos los demás.

En este tercer disco Holy Hex plantea una nueva inmersión en estos preceptos y, siguiendo la intención de no repetirse que es consustancial a la experimentación, abandona las guitarras que hasta ahora habían sido su principal instrumento de liberación para tirar de sintetizadores y la propia voz. Solo en el tema final del trabajo, Odd God, se acompaña de un extranjero en su mundo, aunque también un reconocido viajero de estos psicodélicos paraísos sonoros, como es Miguel Palou (Doce Fuegos) y su violín. Un lujo que aquellos que conocen el sendero sabrán valorar.

El disco en cuestión está dedicado al padre del artista. A buen entendedor con pocas palabras bastan. Sus pistas están impregnadas de esa sensación acre y pegajosa que es la pérdida. Quien más y quien menos ha lidiado con ella alguna vez en su vida. Aquí se observa y reflexiona sobre ella, se deja madurar, se envuelve de cada uno de sus tentáculos para volar a ese momento donde el zumbido, esa vibración primigenia que te pone en contacto con lo más básico de la existencia, te aísla de todo lo exterior y te permite mirar dentro ti con serenidad. En un mundo donde lo sagrado casi no existe y lo poco que queda no se toma en serio, Holy Hex nos permite reconectar con esa necesidad tan fundamental del ser humano que nos ha llevado a crear todo tipo de mitos y dioses. Y no, no vas echar de menos las cuerdas de una guitarra, ni las texturas que elabora con los medios que esta vez ha elegido tienen nada que lo aleje de lo que tanto te gustó de sus anteriores obras. Es lo mismo hecho de otra manera, es muy nuevo o muy viejo, como quieras verlo. Las dos cosas a la vez.

Así pues, una vez más, Fran Sánchez a través de Holy Hex nos brinda una obra digna de ser sentida en profundidad mientras te dejas llevar a todas esas emociones que la vida no siempre permite disponer de tiempo para experimentar en toda su densidad. Un disco que no es para cualquiera, aunque, quizá precisamente por eso, debiera ser para todos. Una experiencia que ayuda a sanar heridas que no recordábamos tener aun sin cicatrizar. Un viaje psicodélico sin necesidad de recurrir a sustancias al que, si tuviese poner alguna pega, solo podría afear el hacerse algo corto, aunque nadie te impide volver a darle a play una vez que termina. De hecho, es probable que te lo pida el cuerpo.

El último aspecto a considerar es que en físico el trabajo ha sido editado en CD en un cuidado digipack, elegante en su simpleza, diseñado por Gonzalo Santana Hidalgo (a quien algunos conocerán por sus trabajos para bandas como PYLAR, Blooming Latigo o Misticia) estando el disco serigrafiado en una imitación de vinilo muy chula. De esos que te alegras de tener en casa y poder toquetear antes de ponerlos en la bandeja y hacer que suene.

 

Holy Hex – Visions

by: Felix Morales

by: Felix Morales

Otro que pasó por la universidad para nada, como tantos. Culo inquieto, curioso insaciable, músico inclasificable y escritor para minorías. Nihilista nato. Autor de La senda del hipopótamo y Crisis de identidad. Mente perturbada tras ((((L)))) FAN ((((T)))). Toco en un grupo pero no me dejan decir cuál es. ¡Qué puta es la vida!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest