Nadie puede negar la notable influencia de Korn al metal de los noventa pues en un tiempo donde el “grunge” era la música mayoritaria, con su álbum debut consiguió cimentar las bases del desde entonces conocido como nu metal. Un tipo de música que proliferó en la costa oeste norteamericana y que más tarde ofreció formaciones como Deftones, Limp Bizkit o los posteriores Linkin Park o Ill Niño. Entre todos, los de Jonathan Davis quizás hayan sido los mejores y más influyentes tan solo eclipsados con posterioridad por System of a Down, merced a tener como referentes a Faith No More y proyectos paralelos de Mike Patton como Mr. Bungle. Armonías que mezclan el heavy con el funk, el hip hop donde el bajo de Reginald Albizu era tan protagonista como las guitarras, con ese slap tan característico.

Una trayectoria jalonada de discos oscuros que han causado entre al aficionado a los sonidos pesados división de opiniones aunque siguen encabezando festivales y con un público fiel. En este decimocuarto trabajo titulado “Requiem” nos ofrecen un Lp bastante más optimista de lo que acostumbras los californianos, llenos de melodías más accesibles y un sonido en bastantes momentos próximo al industrial aunque comienzan fuertes en las líneas de bajo con “Forgotten” para entrar las características guitarras de Brian Welch y James Shaffer y la línea vocal de Jonathan Davis melódica en el estribillo y las estrofas (que se apoyan con fuerte presencia de sintetizador). “Let the dark to the rest” comienza como un corte de gótico industrial hasta llegar a un irresistible estribillo, en una extraña conjunción que parece un cruce entre Type O Negative (sobre todo a mitad de canción) y el un metal de siempre. A pesar de todo esas influencias oscuras suena positivo, dejando paso al single “Start the healing” que mantiene esa sensación de limpieza vocal (en más de un momento cercano al pop) contrastando con las guitarras, la fuerte pegada del batería Ray Luzier y la contundencia del bajo de Albizu. Un primer sencillo lejos de la potencia de antaño y que allana el camino a “Lost in the grandeur” con protagonismo inicial a la base rítmica para seguir transitando por las conocidas tonalidades del metal alternativo, con presencia de sintetizadores, lo mismo que sucede con “Disconnect” aunque en un tono algo más melancólico y con voces más fuertes antes del último estribillo aunque sin llegar al gutural. Pocas novedades ofrece “Hopeless and beaten” salvo los primeros guturales en el estribillo en contraposición con la voz limpia de Jonathan Davis (en algunas fases relajada en grado sumo) del resto de la canción. Mejor combinación ofrece “Penance to sorrow”, quizás lo más reconocible si hablamos de sonido de los noventa. Pegadizo, melódico, con los sintetizadores bien integrados dentro de los instrumentos y esa dualidad de voces de Davis. De lo más movido junto a “Let the dark to the rest” y que antecede a la parte final con otra muestra de la década que les dio la fama con “My confession” donde podemos reconocer a los Korn de otras épocas para dejar el colofón con “Worst is on it´s way”, de lo más industrial de “Requiem” (y una parte tribal en el más puro estilo Sepultura) que eleva el disco con esta triada final.

Korn no inventan nada en este “Requiem”, consiguiendo un Lp irregular pero interesante con buenos temas junto con otros más en modo “piloto automático” en un álbum corto que no llega a los treinta y tres minutos y donde el corte más largo de los nuevo que componen “Requiem” apenas pasa de los cuatro minutos. Quizás es más amable su escucha que otros clásicos de los estadounidenses gracias a las melodías que a buen seguro gustarán a los acérrimos seguidores de Korn.

Korn – Requiem

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personalel curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CLICA EN LA FOTO

CLICA SI QUIERES VER LA LISTA DE DISCOS DE BERNARDO DE ANDRÉS

ENTRA EN PUPILO DILATADO

Últimas entradas

Últimos comentarios

Te puede interesar

El Último de la Fila: “Desbarajuste piramidal” (2023)

El Último de la Fila: “Desbarajuste piramidal” (2023)

 Me ocurre con este Desbarajuste Piramidal de El último de la fila lo mismo que con el último proyecto de U2, Songs of Surrender: son canciones formidables que llevan décadas formando parte del imaginario colectivo y de mi vida... pero estas nuevas versiones no me...

Moundrag – Hic Sunt Moundrag

Moundrag – Hic Sunt Moundrag

¿Cómo definirnos?. ¿En pos de que corriente lanzamos nuestros barcos para ser arrastrados hasta la orilla correspondiente?. ¿Es esta el tan deseado y cacareado buen puerto donde se supone que debemos poner fin a nuestra travesía?. Como afirmó Bronislaw Malinowski, "el...

Voidescent – Dust and Embers

Voidescent – Dust and Embers

Por fin obra en mi poder en vinilo Dust and Embers, el debut de Voidescent, de modo que ahora que he podido pasarle unas cuantas veces la aguja por el lomo y penetrar en las entrañas de la música a través de los microsurcos tengo esa sensación de haber podido escuchar...

Vaire – Catarsi

Vaire – Catarsi

Esto no para y ahora nos llega el segundo disco de los valencianos Vaire, banda de metal alternativo que surgió en el 2019, que se mueven entre el metal, el indie rock, el pop y el rap intentando que no paremos de hacer headbanging o lo que podríamos decir en...

Ankhara – De Aquí A La Eternidad

Ankhara – De Aquí A La Eternidad

Ahora que los madrileños Ankhara anuncian la gira 25 aniversario de su primer y destacado LP “Dueño Del Tiempo” nos llega su nuevo trabajo “De Aquí A La Eternidad”, un EP compuesto por 4 temas propios y una versión, con la que alimentan a sus fans con material nuevo a...

Pin It on Pinterest