Como viene siendo costumbre, cada vez que asoma alguna fecha conmemorativa de un disco de una banda icónica las discográficas se sacan de la manga una caja con cantidades de material supuestamente jugoso par el fan y  todo envuelto de manera lujosa e irresistible para cualquier seguidor. La verdad es que no soy muy fan de estas reediciones, la mayoría no aportan nada y te pegan una clavada por algo que ya tienes en otros formatos, o temas alternativos que escuchas una vez o dos. Lo que atrae es el objeto en si, como el monolito que Kubrick hizo inmortal hace ya unas décadas.  

La verdad es que estos productos de marketing están muy bien estudiados y apetecen un montón, además siempre le ponen alguna foto o estampita para que uno se crea que posee el Grial cuando lo único que tiene entre manos es una simple reproducción sin ningún valor. Ha quedado claro que me parece algo dudoso la venta de estas cajas. Aunque un servidor tenga unas cuantas, ya que, como excepción a la regla, siempre aparece alguna que escapa de la medianía para ofrecernos un producto que sí vale la pena poseer, ahora bien, sobre esta  “Stage Fright” de The Band no opinaré,  que cada uno haga lo que quiera con su dinero. Lo que si puedo permitirme es hablar de el disco en cuestión.

Los que no conozcan realmente en profundidad la carrera de The Band se preguntaran porque consagrar una caja a este disco de La Banda y no a otro. La cosa es fácil, por lo menos en mi opinión.

Este fue el tercer álbum de estudio y se publicó en agosto de 1970; recuerdo comprarlo siendo un adolescente, aquella portada de colores ocres y rojizos que me recordaba en cierta manera el cartel de “Lo que el viento se llevó” por las llamas que se ven al fondo, o simplemente por una asociación de ideas de un chaval con la cabeza llena de música y cine.  Salí de la tienda de disco emocionado por escuchar lo que contenía aquel nuevo trabajo de una formación que me tenia encandilado desde que los descubrí al mismo tiempo del trabajo de Dylan titulado «John Wesley Harding». Descubrí a ambos gracias a dos cintas que me pasó un amigo en la parada del autobús que nos llevaba al colegio. Eran tiempos maravillosos con apenas información sobre todo lo que nos gustaba, aquello tenia la virtud de dejar volar nuestra imaginación y de otorgarle a las cosas algo de misterio y de fabulaciones.

The Band para mi era sinónimo de otoño, mi estación favorita. La Band olía a chimenea , a cedro y roble, a hojas amarillentas y humedad. Este disco fue para mi el último que me olio a ese olor, por mucho que se fotografiaran delante de una hoguera en “Nother Light- Southern Cross”, aquel perfume a enmohecido, oxido y hongos desapareció. Cuidado, siguieron gustándome, incluso sin Robbie y discos como “Jericho” consiguieron recuperar algo de ese aroma tan característico.

“Stage Fright” fue un punto de inflexión en la carrera de The Band, era un trabajo difícil de abordar tras “Music from Big Pink” y “The Band”, había que acertar sin repetirse y sin cambiar de rumbo. El buen rollo fraternal que les unía desde hacia años, empezó a disiparse a partir de este trabajo;las drogas duras también jugaron un papel considerable en el deterioro de las relaciones personales entre los miembros del grupo con un ego cada vez mas grande alimentado por un éxito cada vez mas en auge. Las disputas entre Robertson y Helm por razones de quien era el compositor y líder de la banda empezaron a pasar factura.

El disco se grabó de la misma manera que muchos conciertos se están obrando a causa de la pandemia. Fue en el Woodstock Playhouse sobre un escenario y frente a nadie. Soy de la opinión que el trabajo que hizo Todd Rundgren fue el que necesitaba el grupo e aquel momento, ya que “Stage Fright” es un álbum oscuro y el trabajo de Rundgren consigue que las composiciones suenen frescas y sencillas que la espontaneidad e improvisación se pueda oír en las grabaciones. Y eso a pesar de que las relaciones entre The Band y Rundgren no fueron del todo positivas, las peleas entre Levon y Todd fueron constantes. No seria justo dejar fuera en los trabajos de producción la aportaciones de Glyn Johns y una tercera híbrida supervisada por The Band.

Ahora como todos los lanzamientos de Anniversary Edition han sido supervisados por Robbie Robertson y estrenaron una nueva mezcla estéreo de Bob Clearmountain a partir de las cintas maestras originales de múltiples pistas. La caja cuentan con una gran cantidad de grabaciones inéditas, que incluyen el “Live at the Royal Albert Hall” de junio de 1971, versiones alternativas de “Strawberry Wine” y “Sleeping”, etc.

Yo tengo mi viejo vinilo, el cd remasterizado y con temas añadidos, la caja de The Band y unos piratas. La caja, si me la regalan me la quedo.

The Band – Stage Fright 50 Th Anniversary Super Deluxe

by: Laurent Berger

by: Laurent Berger

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest