Ahí estamos todos, esta imagen es —más o menos— lo que se llama humanidad. A veces, sin darnos cuenta, pensamos en los demás como si fueran de plástico: nos basta, sin embargo, ver durante unos momentos cómo andan las personitas para ponerlas —y ponernos— en su sitio, en su condición, en su historia.

Se mueven con garbo y sigilo, como si fueran pequeñas panteras atareadas; y aunque dejemos de mirarlas siguen ahí; extrañamente fieles a ellas mismas, cruzan la pantalla una y otra vez: anónimas, indocumentadas, insignificantes.

Caminan casi con prisa, como resueltas, como si llegaran tarde a algún lugar donde alguien las esperase, pero no es así; a las personitas que vemos no las impulsa la urgencia del amor, ni el deseo del amor, ni la búsqueda de más libertad, simplemente van a cualquier sitio o vuelven de cualquier sitio: no hacen una verdad, sino que hacen recados, encargos, gestiones, negocios, que son por completo innecesarios, pero las personitas tienen que sentir que esta mañana se han levantado por algo importante que no admite postergación, ni siquiera retraso, porque creen que el mundo entero correría peligro si no se preocupasen de llegar a tiempo al mercado, al dentista, a la floristería, a las rebajas de verano, al funeral del tío Roque, a quien no veían desde la más tierna infancia.

Las personitas nos parecen, ante todo, entrañables, pero es solamente porque no las conocemos, porque nos interesan sólo como un entretenimiento visual que nos permite creer que la humanidad es simple, sencilla y con un poco de prisa.

A veces, las personitas recuerdan hacia el futuro, con la punta de los dedos, como si fueran ciegas de nacimiento, o como si volvieran de ellas a ellas mismas, sin pasar por Puerto Príncipe. No las vemos en la mitad en sombra de su vida, allí donde tienen sus piedras tristes, ni las vemos en uno de esos momentos en los que no saben si sus relojes corren hacia delante o hacia atrás, ni tampoco las vemos cuando solamente se sienten crueles o aborrecibles o tontamente normales, viviendo en la claridad de la conciencia, tan confusa.

 

 

por Narciso de Alfonso

 

 

by: Angel

by: Angel

Melómano desde antes de nacer, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y bebo de casi todos estilos musicales, pero con el buen rock alternativo me derrito.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

mirar con empatía

mirar con empatía

Lo objetivo sería el ojo, y lo subjetivo la mirada, que es un órgano mucho más complejo porque implica procesos del corazón, no solo del intelecto. Mirar es ver con empatía y reconocer, reconociéndote, en la otra persona. Mirarnos es comprender que cambiamos cada día...

eternidad

eternidad

Existe, existe la eternidad, me conectaron a ella; no fue agradable. Como tocar un cable de alta tensión. Una mano firme agarrada a la tuya apretando nerviosa, decidida, alzándote en volandas para meterte en una corriente que fluye siempre. La vida vibrante entrando a...

seis de corazones

seis de corazones

Es duro perder el trabajo personal de una vida; que te revienten el corazón al salir del mar; que te quiten el intelecto con el que guiaste todas esas afrentas. Pero si lo piensas con ese amor que sigue latiendo cuando el corazón deja de latir, significa que morir...

presentación de ‘Us’; los insufribles divididos

presentación de ‘Us’; los insufribles divididos

El poeta dice sabiamente que uno llega cuando tiene que llegar, no cuando lo dice alguien, o esos otros. Los hay que llegan antes, los hay que más tarde, que no es que sea tarde por ello. Y los hay que no llegan nunca y permanecen suspendidos, en el aire, sangrando y...

Pin It on Pinterest