Seguimos auto-imponiéndonos el ejercicio de evasión musical y/o lúdico para escapar del drama que estamos viviendo estos días y que intentamos ‘pelearlo’ desde casa pero, sobre todo y ante todo, ¡que a nadie se le olvide esto!, desde hospitales, residencias, superficies de abastecimiento y patrullando las calles. Como os decía, el ejercicio de ‘evasión musical’ últimamente me está colmando de muchos placeres en formato ‘Live’ con lo que me gusta la música en directo y lo poco que puedo prodigarme por salas (cuando se podía, claro está…) y una de las iniciativas que más me está llenando aparte de los diversos ‘streamings’ de artistas en Facebook e Instagrams desde su sofá es la de los conciertos que ofrece la plataforma Rockpalast. Hoy haré os traigo la crónica de LUCIFER, una de mis bandas favoritas en esto del Occult Rock con una de las Criaturas más fascinantes de la música oscura actual, JOHANNA SADONIS!!!…

Para empezar, los Lucifer son una bandaza del carajo, y no lo digo porque aparte de la Sadonis se encuentre el Rey Midas del rock’n’roll sueco, Mr. Nicke Andersson,…¡ni mucho menos!, aquí todos y cada uno de sus componentes se saben imprescindibles en una banda que en directo está engrasada al 200%, como así dejaron constancia en el bolo ofrecido para el Crossroads Festival 2018 ofrecido por Live At Rockpalast y que sirvió en 2018 para defender su Lucifer II.

El arranque doomy y sabbathico con «Faux Pharaoh» anticipaba el temazo que más me pone de la banda y ese no es otro que «Abracadabra», su himno, la canción por la que todos obedeceríamos las oscuras órdenes de Johanna y es que…¡vaya descarga de decibelios en clave retro!. En fin, no iré tema por tema pero señalar que se curraron dos excelsas covers, la esperada y tórrida «Dancing With Mr. B» de los Stones y una sorprendente «Take Me Away» de… ¡¡¡Paul Stanley!!! que la Sadonis le impone su marca. Con respecto a lo demás, clásico tras clásico amig@s no faltaron sus dos pelotazos más recientes «Phoenix» y trotón proto metal de «California Son» con el que cerraron el bolo, así como «Aton», «Anubis» y «Eyes in The Sky» apestando a Iommi por los cuatro costados, un «Dreamer» tan épico y siniestro como jodidamente epatador en directo con esa mirada ‘perdida’ en el Averno que siempre parece tener la frontwoman de Lucifer, en conclusión, un setlist imbatible y una banda dedicada a la causa oscura y setentera a más no poder, mención especial tengo que hacer a Nicke pues desde sus tiempos con Entombed no le veía tocar la batería en directo y acostumbrado a verlo delante con Hellacopters, Imperial State Electric, etc,… presenciar lo preciso que es (¡parece un metrónomo!) y la pegada que tiene, porque se deja literalmente la piel, es de agradecer.

El año pasado volvieron a Rockpalast pero eso es otra historia que igual contamos en breve si esta situación #YoMeQuedoEnCasa persiste y el canal germano gusta de emitirlo…

Sobre El Autor

Pupilo Dilatado

¡Pupilo Dilatado ante todo! Licenciado en Bellas Artes y profesor en secundaria de 'marías' audiovisuales en la provincia de Castellón, ¡hasta aquí lo serio!, je,je, pero lo que uno lleva dentro es la melomanía enfermiza, mis manías bizarras, morbosas, iconomaníacas y 'fanzinerosas', mi alma rock'n'roller hasta la médula y una obsesión generosa por las Pin-Ups de otra época. Para acabar, soy hijo del 'Popu' y bastardo del "Appetite for Destruction"... aunque me derrita con Madonna y Shirley Manson (Garbage). También se me puede encontrar en mi blog

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.