Hay dos soles enfrentados. El intenso
verano de mi juventud, y la luz
que emite la abandonada Ítaca; y yo de regreso,
con esta pesadumbre rodeando mi alma,
con este cuerpo que envejece sin mí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

___________

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.