El pasado viernes 15 de Marzo acudi a la sala Sound Stage para disfrutar del directo de dos potentes bandas, los suecos Vomitory, que vuelven a la carga después de casi 6 años de parón, y los tarraconenses Hyban Draco. Todo ello gracias al trabajo en conjunto de las promotoras Chroma Nation y Kivents.

Puntuales en el horario y frente a un nutrido grupo de seguidores que esperaban ansiosos el inicio de la noche, los de Canares Hyban Draco iban ocupando sus posiciones sobre el escenario. El cuarteto liderado por su guitarrista y cantante Hyban Sparda bajaban a Madrid para presentarnos en directo su último trabajo “Storms Of Desolation”, el cuarto en su carrera, que editaron en 2017. La banda comenzó de manera enérgica con “Dark Sides In Heaven” y “The Falling Madness”, pertenecientes a su reciente Lp, demostrando que son un referente del Black/Death Metal en España. Continuaron con “God Of Darkness”, tema perteneciente a su segundo Lp “Dead Are Not Silent” para volver a lo más inmediato con “Mortal Remains” y despedirse del publico tocando “A Long Path”. Muy buen grupo los Hyban Draco que como la vez anterior que los vi en el Gruta 77 junto con Necrophobic, dejaron buen sabor de boca a los que estuvimos presentes en su directo.

Y les llegó el turno a los veteranos Vomitory, que después de un accidentado viaje desde Barcelona, montaron e hicieron prueba de sonido de una manera impecable, con rapidez y buen humor. El cuarteto sueco, que han vuelto a los escenarios para celebrar los 30 años desde su formación, editó su último trabajo en el 2011 “Opus Mortis VIII”, aventurando un set list de clásicos continuos. Comenzaron con “The Voyage” perteneciente a su segundo Lp “Redemption” del 1999, continuando con “Gore Apocalypse” de “Primal Massacre” del 2004. Contundentes en sus canciones y marcando el ritmo a los pogos que se producían frente al escenario, siguieron con “Ripe Cadavers” del “Carnage Euphoria” del 2009, “Perdition” de su Lp debut “Raped In Their Own Blood” de 1996 y “Revelation Nausea” del disco homónimo del 2001. Cerrando las visitas a un tema en concreto de cada disco le llegó el turno a “Regorge In The Morgue” perteneciente a “Opus Mortis VIII” pasando entonces a “Possessed” y “Madness Prevails”.

Afrontando la recta final de su concierto fueron a por “Rotting Hill”, “Serpents” y “Primal Massacre” para despedirse con “Terrorize Brutalize Sodomize”, disco que faltaba por homenajear de su carrera y que cerro su actuación mientras se retiraban para descansar, volviendo para los bises centrados en “Flesch Passion”, “Raped In Their Own Blood” y “Chaos Fury” con la que terminaron un magnifico concierto de una hora de duración pero con una gran intensidad por parte del grupo y del público que lo dieron todo. 

Aunque no me cansare de repetir que si uno se va a las primeras filas a participar de los pogos o disfrutar de ellos, lo haga dejándose la bebida lejos, para evitar bañar al personal de alrededor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

20 + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.