Reconozco que me acercaba a las memorias de Johnny Marr de manera diferente a como lo hago a las de otros artistas. Nunca he sido un gran fan de The Smiths por lo que eliminaba esa ansiedad añadida por descubrir algo que no conociese o la incertidumbre de encarar acciones no deseadas ante alguno de tus ídolos. El hecho de observar desde la periferia con esa cierta neutralidad la obra del guitarrista de Manchester se me antojaba más que interesante para acercarme no solo a Marr y a The Smith sino también al bullicio de Manchester en los ochenta. Lo primero que descubres en «¿Cuando es ahora»? es como la pasión es el faro que ilumina al guitarrista, su interés desde muy joven por tocar al quedar rendido ante el poder de la música. Detalla la escena de aquellos días, el bullicio junto a otros músicos que finalmente triunfaron por cuenta propia y como se convertía la ciudad en una especie de cruce de caminos. Su encuentro con Morrisey, como forman la banda y van descubriendo que son especiales a la vez que el éxito musical se cruza con los vaivenes del negocio.

Marr de manera clara y sencilla nos va contando como fue su paso desde el anonimato al estrellato, sin obviar a los que se fueron quedando por el camino. A pesar de hablar del tema de las drogas y las relaciones a las que afectan es cierto que Marr intenta no meter los pies en el barro en ningún momento por lo que no encontrarás morbo ni venganzas planeadas entre los párrafos de este libro. Quizás se eche de menos esa parte más agria de toda historia que de una manera u otra ya ha sido aireado por los medios y que seguramente los fans más acérrimos de The Smith, no olvidemos que una de las bandas más importantes del pop rock británico, controlaran con toda seguridad. «¿Cuando es ahora»? se convierte en una lectura amena que enganchará no solo a aquellos que siguen la carrera del guitarrista y The Smiths sino a cualquier seguidor de la música en general. Cabe reseñar la traducción, a veces en este tipo de lecturas debido al lenguaje no siempre toda la acertada que debe ser pero que Ezequiel Martínez Llorente es capaz de transmitirte perfectamente todo lo creado y expuesto por Marr, todo un acierto. También una excelente presentación del disco. Como siempre Malapaso acertando con su catálogo y acercándonos un gran material.

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

mirar con empatía

mirar con empatía

Lo objetivo sería el ojo, y lo subjetivo la mirada, que es un órgano mucho más complejo porque implica procesos del corazón, no solo del intelecto. Mirar es ver con empatía y reconocer, reconociéndote, en la otra persona. Mirarnos es comprender que cambiamos cada día...

eternidad

eternidad

Existe, existe la eternidad, me conectaron a ella; no fue agradable. Como tocar un cable de alta tensión. Una mano firme agarrada a la tuya apretando nerviosa, decidida, alzándote en volandas para meterte en una corriente que fluye siempre. La vida vibrante entrando a...

seis de corazones

seis de corazones

Es duro perder el trabajo personal de una vida; que te revienten el corazón al salir del mar; que te quiten el intelecto con el que guiaste todas esas afrentas. Pero si lo piensas con ese amor que sigue latiendo cuando el corazón deja de latir, significa que morir...

presentación de ‘Us’; los insufribles divididos

presentación de ‘Us’; los insufribles divididos

El poeta dice sabiamente que uno llega cuando tiene que llegar, no cuando lo dice alguien, o esos otros. Los hay que llegan antes, los hay que más tarde, que no es que sea tarde por ello. Y los hay que no llegan nunca y permanecen suspendidos, en el aire, sangrando y...

Pin It on Pinterest