PAUL McCARTNEY – Egypt Station

Publicado el 12/09/2018 | por Bernardo De Andres | Reviews
Valoración
80

El hombre que elevó a la categoría de música seria y respetada el juvenil y transgresor rock and roll. El hombre al cual se le debe  pleitesía  tras haber abierto caminos inimaginables a público y músicos, o sea Paul McCartney, está de nuevo con un nuevo lp bajo el sol. Curiosa y digna de estudio la actual rehabilitación de su figura tras años de ser minusvalorado en su comparativa con sus ex beatles Harrison y Lennon  ambos objeto de una mitomanía inusitada) y,como  tras décadas de ser pasto de injustificadas críticas por su blandura y melodías,  parece que ante la ausencia de mitos vivos llegó la hora de tratar de conservar a los que todavía pululan por este Valle de Lágrimas ,aunque también sea cierto la aparición frecuente del genio en los escenarios a ayudado en buena medida.

Egypt Station, su nuevo disco, vuelve a mostrar que Paul McCartney le emociona a sus 76  probar y arriesgar con nuevas texturas como ya otras tantas veces ha venido haciendo aunque misteriosamente se le viene negando tal cosa. Para posibles contradictores, la carrera en solitario  de Sir Paul, aparte de lanzar un número de singles más que populares algo al alcance poquísimos artistas (un mérito a mi juicio ser popular) ,dispone de importantes vaivenes de estilo que van desde un debut que es propio del White Album e inspirador del fenómeno.Lo Fi, pero que se ve perjudicado por los debuts de sus compañeros Lennon y Harrison (claro que Paul se encontraba dirigiendo la nave en zozobra de los Beatles  ) , pasa a una obra magna inspirada en su adversario en genialidad Brian Wilson , lease Ram y de pronto al Rock Stadium desprendiéndose de su propio nombre adoptando la forma de Wings ( con dos sensacionales lps, Band On The Run y mi debilidad personal London Town, sin desdeñar los irregulares Venus and Mars o At The Speed  o Back To The Egg ) . Del rock stadium a los años 80 con un disco lleno de sintetizadores y a su nombre el llamado II ( mucho mejor que alguno de los lanzados por viejas glorias como él en esa década ) para volver a los sonidos más Beatle en su vuelta con George Martin ( Tug of War es  excelente y Pipes of Peace es defendible ) terminando esa década buscando un partenaire apropiado con una joya Flowers In The Dirt ,y un buen lp en los 90 Flaming Pie, amén de incursiones por el clásico rock and roll bastante correctas. La llegada del nuevo siglo da más vida al artista  pese a la edad pues se despacha con tal vez alguno de los mejores trabajos de su carrera que en ningún caso pueden llamarse acomodaticios pues  , el genial Chaos and Creation o Memory Almost Full no son plato usual ni desdeñable más todo lo contrario. Así pues no creo que Sir Paul merezca ser considerado conformista.

Paul, en esta ocasión ha decidido ponerse en manos de un experimentado productor del pop actual , el californiano Greg Kurstin, cuyos mayores logros han sido ser parte de éxito comercial de gente como Adele, Sia, Foo Fighters, The Shins, Katy Perry o Ellie Goulding,  y ello significa que Paul sí está al tanto de los nuevos sonidos que se encuentran en las listas, por lo que no es un viejo trasnochado de corte retro y que no duda en demostrar que dispone de talento para ser parte de este nuevo milenio a base de intentar sonar como el pop actual manteniendo su propia idiosincrasia. En un disco extenso de 16 temas que alcanzan los 18 en alguna versión especial hay defectos como una pérdida de voz más que evidente en un buen número de temas o algún relleno ( como ese “Fuh You” que parece sacado de un lp de  los Imagine Dragons, la insulsa bossa nova de “Back In Brasil”; o” Nothing For Free “) los cuales no ocultan unos más que significativos buenos números dignos de su prodigiosa capacidad para generar melodías como ese triplico ejemplar de Haunt You/Naked/ C-link una magister class para cualquier compositor rememorando sus prodigiosos alardes de secuenciación del Abbey Road ( Andy Partridge ya esta tomando nota en su libreta para algún futurible regreso aunque bien pudiera ser Steve Wilson dado su actual gusto pop  ) ;  la excelsa “Who Cares”,  el momento de voz más brillante de Paul desgarrando ese troton rock con imaginativa intro; la suite orquestada de “Despite Repeated Warnings” ; la melancólica “I Don’t Know” que supone uno de sus mejores momentos melódicos en décadas; y  el arrollador medio tiempo de “Dominoes”.

Egypt Station dispone de suficientes valores para interesar ya que Paul ha conseguido adaptar su fórmula a una producción más contemporanea,  y como sucedió hace 13 años en Chaos and Creation con Neil Godrich  volviendo a dar en la diana de la inspiración al menos en un buena parte del lp . Y antes de cerrar me gustaría que reflexionasen y tratasen de pensar que músico de los 60 se planta en el SXXI con la calidad de los trabajos que Paul nos ha regalado durante el mismo entre los cuales incluyó esta notable estación egipcia. Lo mejor que se puede decir de este trabajo es es Paul esta vivo y sigue demostrando ( en esta ocasión, y en buen número de ocasiones ) porqué es inalcanzable.

Sobre el autor

Mi lema: una Buena Canción se encuentra donde menos te lo esperas, por lo que nunca rechaces nada de antemano. Nací con el White Album de los Beatles, y espero morir escuchando "God Only Knows" de los BB. Mis trastornos mentales suelen manifestarse en el blog Mi Tocadiscos Dual

Una respuesta a PAUL McCARTNEY – Egypt Station

  1. Qué gran reseña camarada Bernardo, Macca sigue disfrutando de la música y eso se nota. Tengo que encontrar el momento para degustar esta colección de temas bonitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.