SimpleBig-Music-Packshot Minds, el grupo escocés de Glasgow que comenzó siendo telonero de Peter Gabriel en los años 80, ha vuelto.  Sí, el de «Don´t You (Forget About Me)», o «Mandela Day», tras una exitosa gira, de la cual ha salido un dvd+cd, grabado en el Hydro de Glasgow, dirigido por el mismo autor de la ceremonia de apertura y cierre de los Juegos Olímpicos de Londres.

El grupo acaba de presentar Big Music, con los miembros originales: Jim Kerr  (voz), Charlie Burchill (guitarras) y Mel Gaynor  (batería). La banda cuenta además en sus filas con Andy Gillespie a los teclados, Ged Grimes al bajo, Sarah Brown haciendo coros en algunos de los temas y de Christine A.D. que les acompaña en sus directos.

Big Music es enérgico, muy vital. Un retorno al sonido de sus primeros discos como New Gold Dream  (81,82,83,84) del año 1982 y  Once Upon a Time (1985). Tiene mucha más vida musical que  el Song of the Innocence  de U2, y no ha tenido tanto apoyo mediático como  The Endless River  de Pink Floyd, sólo el de la gente que los escucha , asiste a sus conciertos o visita su página web.  Las críticas de la prensa especializada en el Reino Unido han sido unánimes y magníficas: “su mejor disco en años”. Lo puse en el reproductor y… ¡Vaya sonido! 

«Blindfolded», el primer sencillo, con un vídeo modernista , es energía pura. Escrita por Kerr/Burchill (miembros originales), con labores de producción de Steve Osborne, que ya estuvo en sus primeros discos de los años 80. El sonido de los teclados recuerda a Depeche Mode.

«Midnight Walking» es un medio tiempo, típico de Simple Minds, con una labor de bajo soberbia y unos teclados… ¡qué teclados! ¿Volvemos a los años 80? ¿Por qué en la música actual escasean estas variaciones de ritmos? Una de las cosas que más me gustan dentro de la música que hace la banda, es que ralentizan sus ritmos dentro de una misma canción, y esta es un ejemplo. (“En la edad donde lo esencial se convierte en trascendental, vamos a dar un paseo nocturno a través del calor y de la nieve”).

«Honest Town», una de las joyas del disco, está escrita por Ian Cook, Kerr y Burchill en homenaje a su tierra natal. Empieza atmosférica y crece a cada escucha. No te cansas de oírla. Ideal para una tarde de otoño, cuando llega el crepúsculo. Quizás lo que defina a SM es que son “honestos”.  Ahora están recogiendo los frutos de lo sembrado. (“Cuando la luz se instala en Honest Town, hay algo entre tu y yo. Y cuando vuelves tu mirada hacia los días honestos de antaño, encontrarás algo entre tu y yo”).

«Big Music»: “Puedes buscar a través del tiempo en tus fantasías, pero no encontrarás el secreto de cómo hacer  gran música / Big Time»

«Blood Diamonds»: otro gran tema, un medio tiempo en el que Jim Kerr con su voz nos transporta a otros lugares, con unos teclados muy de los 80, donde bajo y batería se dan la mano. Recuerda a canciones de  «Once Upon a Time»  (1985). (“Recordé aquellas escabrosas canciones como fantasmas en pleno vuelo”).

«Let the day begin», me recuerda mucho a Kraftwerk o a Depeche Mode. Es una versión de una canción del grupo The Call, que alcanzó el top en los charts americanos en 1989. La guitarra de Charlie Burchill impregna toda la canción. Como si su antiguo teclista (Michael McNeil) estuviese de vuelta; “sinfónica” es el adjetivo.

Luego hay otras canciones que no desmerecen en nada, como «Human» (“Soy humano; me siento perseguido, soy un exiliado, buscando el lugar correcto, soy humano”),» Concrete and Cherry Blossom», «Imagination», «Kill or Cure» (“El vino sobre la mesa, la forma de tu vestido no desentona. Lo intento pero no soy capaz, tú tienes la llave. Puedes matar o curar…abrumador”). «Broken Glass Park» (“Fue en los últimos días del último siglo, éramos tan jóvenes…”), y «Spirited Away» (“No soy un chico complicado, me gustan las cosas simples, pero hay mucho que no comprendo, y veo que nos falta tanto”, susurra Jim Kerr).

Era difícil esperar que en el 2014 se hicieran tan buenos temas. Un álbum maduro y contundente; esas son las palabras.

SIMPLE MINDS – Big Music: gran música y grandes músicos

by: F.L. Clauss klamp

by: F.L. Clauss klamp

Actualmente soy profesor de Eso y Bachillerato en un ies de la provincia de Huelva. Desde siempre me ha atraido la música. Hace unos 8 años más o menos empecé colaborando en una revista en la red, LA CAJA DE MUSICA. Me atraen todo tipo de músicas, y entre ellas el rock sinfónico. GENESIS es mi grupo de cabecera (segunda época con Phil Collins ) y PETER GABRIEL un gran músico al que le voy siguiendo la pista, por su creatividad a pesar de su lentitud.

3 Comentarios

  1. Andrés

    Muy buena y acertada crítica. Realmente un disco notable , que pena eso sí que tenga tan poca difusión.

    Responder
  2. fernando

    Big Music es sin duda un gran disco. simple minds siguen en la vanguardia y a mostrar quienes son. GRANDES

    Responder
  3. Antonio

    Soy seguidor aférrimo de Simple Minds, este último trabajo «Big Music» me parece fascinante, para mi es uno de sus mejores trabajos desde los legendarios» new gold dreams» y «Spakle in the rain». Creo que actualmente la crítica, como siempre, les ha ignorado como si fueran un grupo cualquiera en decadencia, y es justamente lo contrario, es una de las mejores bandas de la historia de la musica, hacen una música memorable. Si tuvieran la promoción que se merecen seguro que la juventud actual los descubriría y vería que la músico de Simple Minds es más que eso, es sentimiento y grandilocuencia, te hace descubrir nuevos escenarios de vida y cuando la escuchas parece que el resto de la música es secundaria. Ya se que sobre gustos colores pero para mi !VIVA SIMPLE MINDS! por siempre y para siempre.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest