neil-young-a-letter-homeA Letter Home se me asemeja a un capricho, a esa locura que a todo genio le apetece hacer de vez en cuando. Una de esas ocurrencias que poca gente se puede permitir. Neil Young ha grabado un disco de versiones en una cabina de grabación de feria de los años 40, propiedad de uno de los más locos rockeros, Jack White, dueño de Third Man Records. Y no ha grabado temas propios, sino versiones de los clásicos que escuchaba en la infancia. Una excentricidad que, sorprendentemente, suena extremadamente tierna.

Choca el sonido antiguo, cutre, nada que ver con las producciones retro a las que nos está acostumbrando la moda. Aquí hay ruido de maquinaria al mismo nivel que guitarra, voz, silbidos y armónica, y lo cierto es que no sienta bien a la primera escucha. A la segunda, se convierte en parte del encanto, y lo que impera es una ternura sorprendente por parte de Young, que canta las canciones de su infancia con una pose extremadamente natural.

Si tuviera que quedarme con alguna de las versiones, sin duda, escogería la primera que se grabó, «Needle Of Death», descorazonadora, con un Young explotando ese tono tan agudo que los años y la hierba no se cargan; pero resulta difícil desmerecer alguna pieza, pues filtradas por el talento del abuelo del grunge y paridas en el cuchitril de 70 años, suenan a gloria. «Girl From The North Country» es magistral, pero empezando el disco por el final, no desentonan «If You Could Read My Mind», todo afecto, la elegante «Since I Met You Baby» o la afectiva «My Hometown».

Lo que podía haber sido un capricho anecdótico, resulta ser un disco delicioso, una curiosidad llena de tiernas melodías e interpretaciones que definen por si solas el talento de un músico que lo tiene todo ganado. Un precioso ejercicio de nostalgia que un hombre de 68 se puede permitir, también.

NEIL YOUNG – A Letter Home: retro-ternura a ritmo folk

by: Edgar

by: Edgar

A la música le dedico la mayor parte de mi tiempo pero, aunque el rock me apasiona desde que recuerdo, no vivo sin cine ni series de televisión. Soy ingeniero informático y, cuando tengo un hueco, escribo sobre mis vicios. Tres nombres: Pink Floyd, Led Zeppelin y Bruce Springsteen.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest