MAMMOTH MAMMOTH – Mount The Mountain

Publicado el 01/11/2017 | por Pupilo Dilatado | Reviews
Valoración
90

Ahora que los ‘aussies’ Mammoth Mammoth están a punto de descargar su arsenal sónico por primera vez en nuestro país, debemos aprovechar la coyuntura y ofrecer una cojonuda ‘Oleada Stoner’ que celebra la número ’80’ ya en esta sección que tanto gusta y tanto seguís, reseñando y promocionando el último pelotazo cachondo y desenfrenado de estos cabrones de Melbourne, su nuevo disco de título Mount The Mountain (2017). He seguido a esta banda desde 2012 con aquel Vol III: Hell’s Likely, me cogieron bien cogido por las pelotas con Vol IV: Hammered Again (2015), lo flipé en colores con su E.P. Mammoth Bloody Mammoth (2016) y, como no pueden parar quietos los de Mickey Tucker (vocals) y Ben Couzens (guitar) ahora nos tienen preparada otra andanada sónica que va a destrozar tus sesos y a despertar tu sexo en tiempo récord…

Déjate ‘hechizar’ y ‘monta tooooda la montaña‘…

Iremos al grano, con estos tipos ¿no se puede ir de otra manera!, y es que su embrutecida fórmula de Hard Rock con Stoner es absolutamente demencial y adictiva a más no poder, siempre he confesado que son el cruce perfecto entre Nashville Pussy, Kyuss, Motörhead, Rose Tattoo y Black Sabbath, todo potencia, todo excesos, una tormenta desértica brutal de la que te será muy difícil escapar por su alto octanaje sexual y su tendencia a la locura más desenfrenada, no en vano ellos se autodefinen como: ‘más molones y espléndidos que las tetas del mismísimo DIOS’.

La escucha de un disco de los de Melbourne no es nada complicada, sólo tienes que saber lo que te vas a encontrar dentro así que, para los que sufren del corazón, los sensibleros/as y moralistas, los ‘snobs’ más intelectualoides, etc,… ya os advierto que…¡éste no es vuestro disco!, ¡largaos cagando leches! porque seréis pateados por explosivas bombas de relojería como “Spellboud” o “Kickin’ My Dog”. Los Mammoth Mammoth no atienden a servidumbres ni a piadosas súplicas, o los amas o los odias y yo soy de los que los defendería con mis propios puños. Mount The Mountain suena como un puto cañón, un álbum lleno de historias sórdidas, extrañas relaciones, perdedores cabreados, sexo cerdo y mucho, muuuuucho alcohol aliñado con unas guitarras sangrantes, unos alaridos infectos por parte de Mr. Tucker y una base rítmica densa pero absolutamente intratable y virulenta que te hace desear coger el coche, subir el volumen del reproductor y perderte por esas carreteras del medio Oeste USA atronando con “Sleepwalker” (escuela Lemmy TOTAL) o “Epitome” en busca de pelea…

La banda se encuentra a muy pocos días de aterrizar su asalvajado directo en un tour que promete ser uno de los más insanos y desfasados de 2017 con seis fechas (se dejan injustamente el Levante con la legión de ‘die hard fans’ que tienen por la Ciudad de La Plana y Ciudad del Turia) que os apuntalo en cartel aquí abajo. Que no se diga que no os lo he advertido…

Sobre el autor

¡Pupilo Dilatado ante todo! Licenciado en Bellas Artes y profesor en secundaria de 'marías' audiovisuales en la provincia de Castellón, ¡hasta aquí lo serio!, je,je, pero lo que uno lleva dentro es la melomanía enfermiza, mis manías bizarras, morbosas, iconomaníacas y 'fanzinerosas', mi alma rock'n'roller hasta la médula y una obsesión generosa por las Pin-Ups de otra época. Para acabar, soy hijo del 'Popu' y bastardo del "Appetite for Destruction"... aunque me derrita con Madonna y Shirley Manson (Garbage). También se me puede encontrar en mi blog

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *