Como salidos de una cápsula que ha viajado en el tiempo, los dos jovencísimos hermanos Brian y Michael D’Addario facturan unas melodías perfectas que beben directamente del mejor pop de los 60 y 70.

Más allá de la mera recreación o el pastiche, sus efervescentes canciones tienen, contra todo pronóstico, una personalidad propia. Sus discos son un crisol de múltiples influencias, siendo las más evidentes The Beatles, The Byrds, The Beach boys o la new wave, todo ello sazonado por un power pop de lo más refrescante. Tras 5 discos, estos hermanos gozan de un prestigio y una fama tan crecientes como merecidos. No es habitual que por estos lares se pasen los artistas cuando están en su apogeo y ello hacía que hubiera unas ganas enormes de disfrutarlos en directo.

 The Lemon Twigs abrieron con My golden years, como si fueran conscientes que están en la flor de la vida, y ya la locura no paró. Brian y Michael se mostraron tan divertidos como profesionales deleitando al personal con sus armonías vocales y su maestría a las 6 cuerdas. Acompañados por Reza Matin (de UNI BOYS) a la batería y Danny Ayala al bajo, el grupo sonó nítido y potente. Pero pronto cambiaron de instrumentos, Ayala se sienta ante los teclados y Matin coge la guitarra mientras Michael se hace cargo de la batería y Brian hace lo propio con el bajo… y el sonido no se resiente. Es más, creo que el añejo sonido de órgano hace ganar enteros al grupo. Nos regalaron vigorosas joyas como In my head, How Can I Love Her More?, Any time of day, Live in favor of tomorrow o Dream is all I know. Pura fantasía pop que hizo las delicias de un respetable que coreaba entregado cada una de las melodías. Casi al final Brian se queda solo en el escenario y con su acústica nos pone a todos la emoción a flor de piel con esas tres maravillas que son Corner of my eye, If you give enough y When winter comes around. Vamos, que te pinchan y no sangras.

 Amagan con irse aunque es imposible dejar un escenario con tal locura entre el respetable. Regresaron con una musculosa Feel a whole lot better de The Byrds. Tras hora y media que se me pasó en un suspiro, The Lemon Twigs volvieron a su cápsula del tiempo dejando al público con una amplia sonrisa de satisfacción y la sensación de haber asistido a una noche inolvidable.

 Más allá de sus innegables dotes artísticas, el show de The Lemon Twigs me dejó claro que aún quedan jóvenes fascinados por el pop y el rock. Todavía queda esperanza. Aleluya.

by: Luis Cifer

by: Luis Cifer

Luis Cifer, nació en la ciudad del cierzo. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real y que duerme en la calle. Otros dicen que tiene un trabajo, que no bebe alcohol e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Jane’s Addiction en la Riviera — La vieja guardia nunca muere

Jane’s Addiction en la Riviera — La vieja guardia nunca muere

Siempre se habla de Nirvana, Soundgarden y Pearl Jam a la hora de definir el soundtrack de la Generación X. Sin embargo, Jane's Adicction fue pionera, abrió la puerta para que el resto alcanzara el mainstream. Inclasificable, con su mezcla de hard rock, psicodelia,...

Crónica de Uriah Heep, Saxon y Judas Priest en Barcelona

Crónica de Uriah Heep, Saxon y Judas Priest en Barcelona

Crónica de la noche de Metal de los amigos de PRISONERS OF ROCk El mejor concierto que podremos ver este año para los que somos amantes del clásico Metal Inglés por excelencia, es lo que nos hizo acercarnos a ver a tres de las mayores leyendas del movimiento en un...

Crónica de Bruce Dickinson en París

Crónica de Bruce Dickinson en París

Los amigos de Prisoners of Rock nos cuentan lo vivido en París: El emblemático recinto del Olympia de París fue el escenario escogido para que Bruce Dickinson, cantante de Iron Maiden, defendiera su nuevo trabajo, "The Mandrake Project" ante el público francés. El...

Pin It on Pinterest