Un recinto emblemático dentro de las noches veraniegas de la Costa Brava que, como no podía ser de otra manera, ya hacía semanas que había agotado las entradas, ha sido el encargado de acoger el que posiblemente vaya a ser uno de los últimos conciertos de esa leyenda llamada Rod Stewart que ya hace un tiempo hizo suyo aquello que en el 76 Ian Anderson y los suyos  marcaron a fuego. Sí ese «Too Old to Rock ‘n’ Roll: Too Young to Die!».  Y es que al bueno de Rod, a sus 78 años, poca cuerda le va quedando.

Con unos diez minutos sobre el horario previsto, en ese recinto emblemático de la costa gerundense y ante un no menos «emblemático» publico, al que la mayoría, en ese momento mágico de la noche cuando, después de pasarse medio concierto sin que ni siquiera de su privilegiada garganta hubiese salido un «buenas noches», presentó una de las joyas de la noche, ese «People Get Ready» con dedicación al malogrado Jeff Beck, posiblemente  ni tuviesen conocimiento de quien era ese tal Beck, y es que con lo de «emblemático» posiblemente me he quedado corto…

Sí, pasados diez minutos del horario previsto, apareció la banda encargada de arroparlo y hacer que la próxima hora y media fuese lo mejor llevadera posible para el actual Rod Stewart. Un Rod, que tengo que decir me sorprendió gratamente ya que tenía mis dudas de como me lo iba a encontrar, evidentemente sus movimientos en el escenario están milimétricamente calculados por su preparador físico, pero sigue manteniendo una gran parte de ese característico registro vocal suyo que a lo largo de décadas lo ha catapultado a ese Olimpo en el cual solo los elegidos tienen cabida.

Una hora y media de concierto en el que prácticamente entraron todos los temas que se esperaban si bien, tal como era de esperar, adaptados a sus 78 años.  «Addicted to Love» de Robert Palmer fue la encargada de abrir el festival. Un tema donde parte del protagonismo fue el de sus cinco, evidentemente rubias, acompañantes. Siguieron «You wear it well», «Ohh la la», una especial versión del «Forever Young», «Some guys have all the luck». Un orden que calcaba lo acontecido hacía dos día en el Wizink de Madrid y que saltó por los aires  cuando hico su aparición ese espectacular y enérgico  «Sweet little Rock’n’Roller» de Chuck Berry. Tras ese momento explosivo de la noche donde tanto Rod como la banda se mostraron contundentes de verdad, vuelta a la senda esperada con las versiones esperadas de los Crazy y de Cat Stevens.

El concierto ya había cruzado el ecuador y ya se dirigía a su esperada parte final, no sin antes varias paradas técnicas para que el bueno de Rod desapareciese del escenario y tomaran las riendas la banda. Paradas para cambio de vestimenta y tomar aire antes de afrontar el rush final.  Antes de llegar a esa monumental trilogía final aparecieron «You’re in my heart», «Tonight’s the night», el esperado momento Van Morrison con esa maravilla «Have i told you lately», y ahora sí, tras el último cambio de vestimenta,  llega esa monumental «Baby Jean» encargada de poner a todo el recinto, a la que sigue «Da ya think i’m sexy» y a conclusión con la no menos POM «Sailing» con la que,  y sin un simple «adiós» se retira del escenario,  para dejarnos grabado a fuego en nuestro cerebro que ante nosotros ha estado dando sus últimos coletazos una de las figuras capitales que nos ha acompañado a lo largo de nuestro paso por este Planeta.

by: Rockthbestmusic

by: Rockthbestmusic

Titulado en leyes, amante del apasionante mundo de las estadísticas y desde 2007 en la Red con este artefacto llamado RockTheBestMusic. Y sí, Led Zeppelin es el mejor grupo que ha transitado por el Planeta TIierra.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Jane’s Addiction en la Riviera — La vieja guardia nunca muere

Jane’s Addiction en la Riviera — La vieja guardia nunca muere

Siempre se habla de Nirvana, Soundgarden y Pearl Jam a la hora de definir el soundtrack de la Generación X. Sin embargo, Jane's Adicction fue pionera, abrió la puerta para que el resto alcanzara el mainstream. Inclasificable, con su mezcla de hard rock, psicodelia,...

Pin It on Pinterest