En casi todas las versiones hollywoodienses se suele definir a la figura del productor como un ser taimado que sólo mira la cuenta de resultados y le importa poco o nada el arte frente al genio creativo que es el director que tiene que lidiar contra tan tiránicos seres que laminan cualquier atisbo de creatividad sólo pensando en el rendimiento económico.

Suponemos que cuando pasen los años, los productores actuales serán célebres por imponer una agenda ideológica que tiñe toda producción audovisual, de tal forma que hasta los Oscars tienen que cumplir una serie de condiciones para poder optar a tan celebérrimo galardón. Naturalmente quien se sale del dictado es declarado persona “non grata” y expulsado de la profesión aunque, por desgracia, para ellos no hay una Europa que les acoja como a Dalton Trumbo, Jules Dassin o a Joseph Losey. Woody Allen empezó su periplo pero duró estreno de su, posiblemente, última obra «Rifkin´s festival».

En estos tenebrosos tiempos otra costumbre de las “majors” es tomar un clásico de la compañía y adaptarlo a los nuevos tiempos, eliminando los componentes que consideran inadecuados y sustituyéndolo por otros valores más acordes a sus ideas. Lo que es sorprendente es que, por norma general, estos productos suelen fracasar pues el público parece que no le interesa en exceso estas lecciones morales pero rompiendo esa máxima estadounidense de que el dinero es lo primero, en un ejercicio de lo que el filósofo Miguel Ángel Quintana Paz llama “capitalismo moralista”, parece perseverar en el error.

Disney es un ejemplo claro de esto y con “Willow” vuelve a tomar un clásico ochentero que a pesar de no ser un excelso largometraje sí tuvo cierto éxito en su día, merced a la moda de principios y mediados de los ochenta con aventuras fantásticas que bebían de “El señor de los anillos” o “Conan, el bárbaro” y dirigidas por buenos artesanos como Ron Howard. El caso es que el “Willow” original tampoco ofrecía una visión demasiado anticuada, con un “pillo” simpático como Val Kilmer, un mago imposible que luchaba con la fuerza de la fe en sí mismo y una princesa. Brujas malvadas, castillos, hechicería y enanos con poderes que encandilaron al público pero no tanto a la crítica pues acabo siendo nominada a dos “razzies” (entre ellos el de mejor guion), cosa que podría tener esta serie pues sus ocho capítulos en una suma de lugares comunes y de desmitificar los cuentos, con príncipes a los que hay que rescatar, jóvenes empoderadas que no hacen apenas nada mal, varones torpes que sirven como alivio cómico salvo el mago que pasa de ser joven inexperto a sabio en su madurez.

Interpretaciones hieráticas de chicas que al mirar a todo el mundo por encima del hombro sólo tienen un registro interpretativo con cabellos y maquillajes que más que estar en sucios lugares del pasado parecen modelos sacados de la peluquería y un guion de alguien eficiente como Jonathan Kasdan (el hijo del gran Lawrence Kasdan) que naufraga por un exceso de personajes y situaciones que más que tener emoción sirven como pretexto para desmitificar al “Willow” de 1988, saturado de efectos y paisajes por ordenador pero con alguna criatura construida con maquillaje o marioneta que sí dota de cierto encanto. Hasta la banda sonora del admirable James Horner es sustituida por otra inferior de James Newton Howard y Xander Rodzinski con el colofón en los créditos finales de añadir versiones u originales del rock de los ochenta y noventa que no casan con el resto.

Repite como protagonista Warwick Davis como Willow donde aparecen como invitado Joanne Whalley y un Christian Slater  como amigo a desmitificar de Val Kilmer. El resto es un reparto de inexpresivas caras aunque atractivas (y nada sucias, a pesar de su ambientación) y una pléyade de alivios cómicos que no ofrecen más recorrido que servir de epítome de los lugares comunes de la ideología que se intenta plasmar. Además, el problema radica en que todo se hace sin ninguna emoción, con una cuestionable puesta en escena en ocho capítulos que se eternizan y que no aportan nada novedoso, original o digno de encomio. Un estrepitoso fracaso que es posible que no tenga continuación a pesar de que en su final nos avisen de dos temporadas más.

Willow

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personalel curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

True detective (Noche polar)

True detective (Noche polar)

“True detective” es uno de los grandes éxitos de la televisión moderna, a la altura de las mejores producciones de HBO. Una primera temporada convertida en un clásico inmediato, sobre una investigación criminal en varias líneas temporales por dos policías opuestos...

La piscina

La piscina

Nueva producción de Blumhouse, junto a Universal y Atomic Monster. Y como en casi todos los largometrajes de la compañía de Jason Blum se consigue que con un presupuesto modesto, ahondando en el cine de terror se pueda estrenar en todo el mundo, recaudando más que lo...

Ferrari

Ferrari

Es una gran noticia que un genio del audiovisual como Michael Mann vuelva a la dirección de forma regular. Más si tenemos en cuenta que su último trabajo para la pantalla grande fue la mediocre “Blackhat: Amenaza en la sombra” que data del ya lejano 2015. Es cierto...

Homenaje a Norman Jewison

Homenaje a Norman Jewison

El pasado 20 de enero fallecía a los 97 años el director canadiense Norman Jewison. Autor de grandes éxitos de taquilla, su figura se engrandece en las décadas de los sesenta y setenta del pasado siglo con algunos títulos clave de la historia cinematográfica. Nominado...

Pin It on Pinterest