Concierto de Riccobellis y Cabestro en la Sala Trashcan Music Club de Madrid 17/11/2022

18 Nov 2022 | Crónicas | 0 Comentarios

Jueves 17 de noviembre. Una tarde estupenda en Madrid con una temperatura que invitaba a salir. De hecho sobre las siete de la tarde ya me encontraba en los aledaños de la calle Cardenal Cisneros, cerca de la sala Trashcan donde se celebraría el concierto de Cabestro y los transalpinos Riccobellis un par de horas más tarde. En los eventos de punk rock uno sabe que va a acabar bebiendo (posiblemente más de la cuenta) así que decidí parar por la cercana Cervecería L’ Europe a beber un par de cervezas de calidad y comer un plato de sus excelentes salchichas (quizás emulando a Bud Spencer y Terence Hill en el inicio de “Y si no…nos enfadamos”). Una opción razonable pues nada más llegar al local a la apertura de puertas, saludé a varios amigos y en un suspiro estábamos bebiendo unos tercios en un bar de los de toda la vida en la calle Hatzenbusch.

De ahí tomamos dirección a la Trashcan que presentaba sus mejores galas para ver a Cabestro, cuarteto madrileño de reciente creación aunque sus miembros son clásicos en el underground madrileño formando parte de bandas del calibre de Sugus, D.D.T. o Vigilante Gitano.

 

 

Sus cuarenta y cinco minutos de actuación fueron una fiesta y aprovecharon ésta casi “puesta de largo” para ofrecernos diversión y un “punk rock old school” a toda velocidad. En su repertorio no existe el más mínimo ápice de medios tiempos o baladas. Ni falta que hace pues su estilo es efectivo y efectista, con gran actitud sobre el escenario desplegando un “set list” dividido entre sus temas propios, cantados en la lengua de Cervantes, y algunas versiones en el idioma de Shakespeare. Los locales gustaron desde su entrada con “Soy mayor” hasta su despedida con “Fix my brain” de The Marked Men, destacando canciones con muchísimo “groove”  como “Lo quiero todo” o “Agitador” que nos dejaron con ganas de escuchar su primer trabajo que no a mucho tardar podremos escuchar pues empiezan a grabar en poco tiempo.

Cabestro es un nombre a recordar dentro del punk rock patrio pues funciona a la perfección, con las dos Gibson de Koke y Diego, éste último vocalista principal acompañados de una base rítmica de altura con Pelayo al bajo y esa “bestia parda” que es Luis a los parches. Lo dieron todo y el público lo agradeció con algunos pogos e insultos de todo “pelaje” respondidos por el grupo (como en todo buen concierto de punk).

Y tras el buen hacer de Cabestro les tocaba a los italianos Riccobellis, un trío de Brescia con clara influencia de los Ramones que nos venían a presentar su tercer álbum “Battlestar Galáctica”, disco con un montón de guiños al mundo del cine aunque las que tienen  títulos de películas no sabemos por qué fueron obviadas pero aun así nos deleitaron con cortes como “Without you”, “Murder on Avenue A”, “Born to die in Berlin” o al final toda una declaración de intenciones como es “Drunk and high” (más los representa “Drunk & drugs” que no tocaron pero que su estribillo nos cuenta aquello de “drunk everyday and drugs every night”).

 

 

Ritmos básicos con algunas bromas como atraer la atención del respetable entonando una versión de “La solitudine” de Laura Pausini o finalizando con el mítico “Speedy Gonzales” de Pat Bone donde no faltaron gritos de “va fan culo” desde las primeras filas y algunos simpáticos pogos. Otros que causaron buena impresión en su poco más de una hora de actuación.

Una noche en la Trashcan que dejó a dos grupos en buena sintonía donde Riccobellis demostraron la máxima de menos es más y que con tres notas, guitarra, bajo, batería y dos voces se pueden crear canciones interesantes pero que quedaron algo eclipsados por ese huracán llamado Cabestro que con su punk rock melódico demostraron ser una formación bien engrasada y con músicos con “todas las tablas del planeta” y sólida representación sobre un escenario.

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

Te puede interesar

ANDRÉS SUÁREZ, crónica de un concierto para el recuerdo

ANDRÉS SUÁREZ, crónica de un concierto para el recuerdo

De Ferrol a Valencia llegó este torbellino de hombre, cantautor de sus propias canciones como el se define, joven con muchos años arriba de los escenarios, haciendo canciones de su propia vida. Con letras de desamor, de amor, contándole a la amistad, a los valientes...

Pin It on Pinterest