Brandon Boyd, cantante de Incubus, siempre ha practicado esa filosofía de hombre del renacimiento ya que intenta ser multidisciplinar no sólo en la música sino también en el arte con algún libro donde recoge sus ilustraciones llamado «White Fluffy Clouds» y aunque Incubus ya no esté en su mayor período de ebullición, cualquier cosa que haga en solitario despierta aún curiosidad. 

Su anterior disco en solitario llamado «The Wild Trapeze» fue lanzado en 2010 sin contar aquel disco con Sons of the Sea, por lo que no sabía que esperar de este «Echoes and Cocoons» 12 años después de su álbum debut.

En líneas generales el disco no me ha impresionado, es cierto que hay que mirar el disco con los ojos de «es Brandon Boyd y no Incubus», pero me parece que a músicos de cierto calibre hay que exigirles cierto nivel igualmente.

A pesar de que su «The Wild Trapeze» era un disco que se alejaba poco del sonido de su banda a pesar de su marcado carácter acústico fue ciertamente notable, mientras que este «Echoes and Cocoons» es un buen o mejor intento de alejarse de su banda pero el resultado es un Frankenstein sonoro que se nota que fue grabado en plena pandemia. Quizás os preguntéis por qué pienso esto, la razón es debido a que la mayoría de la gente conectó más con la música en ese período y cómo consecuencia incluso escuchaban estilos poco habituales para ellos. Eso parece ser que le pasó a Brandon Boyd o es lo que intuyo que pasó por su creatividad ¿Es malo? No, para nada porque es mejor que dar la turra con un ukelele sin aportar más. El mayor defecto es la falta de harmonía estilística en el disco. Y no estoy en contra de la variedad estilística en un mismo disco, un ejemplo de cómo hacerlo fue aquel «12 Bar Blues» de Scott Weiland a finales de los 90.

El disco para mí tiene tres líneas la industrial, la electrónica y la melódica. Las dos primeras podrían casar y de hecho convergen perfectamente en el disco dónde podemos ver matices rítmicos del trip hop de Sneaker Pimps o Portishead e incluso cierta oscuridad del Trent Reznor de los discos de «How To Destroy Angels», ejemplo de ellos son canciones como «Dime In My Dryer» o «A Better Universe» pero esa línea en el disco se ve interrumpida por canciones de corte muy melódico que no pegan con esa tendencia como el single «Pocket Knife» o un piano muy John Lennon en «Fly on Your Wall». Recalcar que no son canciones malas, simplemente no encajan con una dinámica clara. Sin embargo hay joyas que destacar por sus voces y bajo como «Dark Age» o la intrigante «Two Months and a Day».

El disco es un ejercicio de estar en medio de muchas cosas, cuando creo que debió decantarse por esa línea oscura de electrónica con coqueteos de industrial, ya que pienso que esa faceta melódica la podía haber dejado o bien para una tercera entrega en solitario o desarrollar esas ideas en Incubus, ya que la banda hace tiempo que da espacio para ese tipo de canciones. Mi conclusión es un gran paso para hacer algo innovador con respecto a Incubus pero no lo suficiente por lo anteriormente mencionado.

Brandon Boyd – Echoes and Cocoons (2022)

by: alejandro

by: alejandro

Melómano con especial atracción al rock de los 90, aprendiz de dibujante en mis ratos libres y apasionado de coleccionar fetiches de corte musical como guitarras, amplificadores, pedales o la púa que tiró Chris Cornell en el 2012. Me encanta compartir sensaciones que me transmite una canción, lugar o concierto siempre que me es posible.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

JM Conejo – La eterna juventud

JM Conejo – La eterna juventud

Hay gente que resulta inspiradora. Su mera presencia, estén a tres metros o a mil kilómetros, resulta un acicate, una motivación para mejorar, para afinar, en mi caso, las letritas que junto. Josemari es una de esas personas. Anda en plena cresta de la ola con Zoo!,...

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Pin It on Pinterest