Slavedown han dado salida a toda esa furia y rabia que produce ese enemigo interior en forma de canciones, las que conforman su segundo disco, «The enemy inside». Los de Girona, curtidos en mil batallas, juntos y por separado, eligen momentos difíciles para mostrar su obra. Lo primero que impacta de «The enemy inside» es su portada, oscura, fuerte, atrayente. En la línea de esas obras imprescindibles del metal que tenemos en mente, cuando las portadas eran importantes y mucho. Pero centrémonos en lo que contiene este disco, de impecable presentación. El sonido de Slavedown es una amalgama de metal, rock de los 90 y alguna pincelada de stoner sobre todo en esa forma de contundencia seca y árida. Todo ello queda claro en la canción que abre el disco, «S.I.R. (Slave I Remain)», de forma contundente, con el riff  de Andreu Runo reinando – algo que se repite durante toda la grabación – y un Marc Corso que transmite en todo momento esa rabia que deja de estar contenida. Durante momento la canción me recuerda a los Metallica del «Black Album» que se mezcla con retazos del metal del Siglo XXI. Destaca mucho la fuerza que aporta la batería de Big Villano, creando un muro sónico imposible de derribar. «Come and ese the Monster Rise» fue el tema que presentaron en sociedad y que a mí – y puedo afirmar que a más de uno – me creo una ansiedad brutal por conocer el resto de canciones. Guiños al sonido de los 90 que postulaban gente como Alice in Chains siempre con un plus de fuerza, una tremenda interpretación vocal de Corso y   de las líneas de bajo de Sue Gere – bajista y productor -.  Por cierto, el disco, que suena de manera brutal, está grabado en su estudio,  ¡enhorabuena Gere!. El riff de «Not to fall back again» me ha volado la puta cabeza, lo reconozco, y lo firmo donde haga falta. Ese rollo cercano al metal industrial de un Marilyn Manson de sus primeros discos cuando la inspiración de Daisy Berkowitz no conocía límites. Directos a la yugular. ¡Olvídate de hacer prisioneros!.

«You can’t have it anymore» cierra la Cara A del disco con el bajo tomando preponderancia y ese groove que les sale por los poros, recordando de nuevo historias propias de los 90 cuando alguien se sacó de la manga aquello de metal alternativo. Por cierto, descomunal ese puente. «Poison as cure» es la encargada de abrir la segunda cara del disco.  Puro metal en toda su dimensión y en la mas profunda de su definición. Acercamientos a fronteras thrashers en esa delgada línea que algunas bandas bien dibujaron en su día. ¡Demostración certera de músculo!. «Deliver us from evil» es otra descarga de metal adrenalítico, en el que la voz de Corso golpea una y otra vez en la estrofa mientras esa guitarra escupe fuego. Adoptan tono épico con la monumental «Sharing the cross», tambores de guerra, tensa calma, destreza al servicio de la calidad. ¡Descomunal!. Se acaba esta batalla con el enemigo interno de Slavedown, con nuestro propio enemigo y es «Forgiveness» la encargada de hacerlo con su majestad el riff en primera línea. Como una sucesión de puñetazos que te deja k.o. y un estribillo para gritar en el fragor de la pelea. Para terminar, ¿mi opinión de este disco?. ¡Una puta obra maestra!.

SLAVEDOWN – The enemy inside

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

Suicidal Angels – Profane prayer

Suicidal Angels – Profane prayer

La lógica nos hace invariablemente dirigir nuestros pensama una serie de bandas que somos capaces de recitar de memoria cuando adaptamos el término “clásicos “ al thrash metal. Pero cuidado, que tampoco podemos negar que dicha etiqueta también podría abarcar a una...

Lendakaris Muertos – Mucho asco (casi) todo

Lendakaris Muertos – Mucho asco (casi) todo

"Mucho asco (casi) Todo" es el tercer álbum de estudio del grupo punk español Lendakaris Muertos, y como era de esperar estamos ante un torbellino de crítica social, humor negro y punk irreverente que sacude los cimientos de la escena musical. Un disco que combina...

Ribspreader – Reap Humanity

Ribspreader – Reap Humanity

No sé si alguien ha redactado una lista con los artistas más prolíficos del mundo pero si existiese sin duda incluiría a gente como Lope de Vega, Stephen King, Jess Franco, Buckethead, Johann Sebastian Bach o Frank Zappa. Las carreras de cada uno de ellos están...

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Aunque acabó refutado por muchos de los filósofos que llegaron posteriormente, sobre todo por Marx, y aunque no sé mucho de su pensamiento, cuando me cruzo con estos cuatro desarrapados tengo la idea del diálogo maestro-esclavo. Yo, asín mayormente, soy un maula, un...

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

¿Quién lo iba a decir?, ¡nos encontramos aquí para hablar del tercer disco ya de FRANK SUZ! Y no lo digo en términos peyorativos hacia él, ¡ni mucho menos!, Mr. Suz y sus secuaces se lo merecen absolutamente todo. En todo caso, lo 'peyorativo' va hacia la industria...

Pin It on Pinterest