System of a down se han convertido por méritos propios en una banda de culto, con su inclasificable mezcla de estilos y cinco discos de estudio, cuyo último “Hypnotise” está fechado en el lejano 2005, tanto que en la penúltima vez que tocaron en nuestro país, en el tristemente recordado Festimad 2005 en Fuenlabrada no interpretaron nada de ese Lp. Tuvimos que esperar al 2017 en el Download Madrid para volver a verlos por estas latitudes. Mucho tiempo sin disfrutarlos en directo y demasiado esperando nuevo material.

Mientras tanto, su genial vocalista Serj Tankian ha llevado una carrera en solitario. Un proyecto paralelo que se asemeja a la “banda madre” y que mantiene el original estilo musical de los estadounidenses de ascendencia armenia en el candelero. Como sucede con S.O.A.D., también ha sido complicado ver a Tankian en solitario, pues así “a vuelapluma” sólo recordamos una actuación de una hora en el Electric Weekend de Getafe en el 2008, cuando presentaba su primer Lp “Elect the dead”, sin duda su mejor obra como solista. Desde entonces ha firmado dos trabajos más y locuras como una sinfonía y un acercamiento al jazz, junto con otros músicos de renombre.

En este Ep de seis canciones y de título “Elasticity” se nota la influencia de System of a Down, confirmándose desde la primera escucha que era más que posible nuevo material para el ansiado sexto disco de los californianos. Como parece imposible un acercamiento entre los dos compositores (Tankian y Daron Malakian) para la confección del estilo del nuevo trabajo, nos deberemos conformar con que Serj Tankian haya llevado a su terreno estas canciones, conformando su mejor lanzamiento en solitario desde el “Elect the dead”.

El tema homónimo de “Elascticity” juega con los sonidos electrónicos, los constantes cambios de voz de Tankian alternando pasajes tranquilos donde demuestra su portentoso tono, con esos “vibratos”, coloraturas , agudos y giros carnavalescos y circenses imposibles. Cuatro minutos donde se demuestra el nivel vocal de uno de los mejores cantantes desde hace décadas y lo bien que suena este ejercicio de metal de altos vuelos. Dígase con influencias de nu metal, de progresivo o de “groove”. Una carta de presentación magnífica.

“Your mom” comienza como uno de esos medios tiempos que bordan pera que sabemos que pronto subirá el nivel a esos fraseos a toda velocidad, mezclados con la parte lírica de Tankian. Guitarras acertadas, toques étnicos de percusión , letra comprometida. Puro sonido System of a Down.

“How many times?” mantiene una relajada estructura a piano en toda su parte inicial, al que se le van sumando las afiladas guitarras a partir del primer minuto, llegando a un estribillo hímnico en notas altísimas. Como se puede comprender algo a la altura de muy pocas voces, difícil de comparar con la capacidad vocal de Serj Tankian, quién sigue sabiendo aunar el lirismo con la alternancia de melodías relajadas y extremas.

“Rumi” es un homenaje a su hijo y a un poeta armenio de igual nombre que empieza con notas a piano en forma casi de balada pero antes del minuto ha cambiado, subiendo a una parte metálica acelerada, variando ese concepto de relajación en las estrofas elevándose en el nostálgico estribillo, en el corte más largo del Ep llegando a os cinco minutos y medio.

“Elasticity” finaliza con “Electric Yerevan”, defendiendo la tierra de sus ancestros. Una Armenia de la que no ha cesado de reivindicar el genocidio turco de principios del XX, como en cine lo ha hecho el impresionante director canadiense Atom Egoyan en obras como “Ararat”. Todo en un movido tema de influencias electrónicas.

Un anticipo de lo que podría haber sido otra joya de S.O.A.D. pero que mantiene un altísimo nivel bajo esa portada bajo fondo vegetal, con dos bustos, no sabemos si pintados con esos estridentes colores o, lo que se viene llamando en estos tiempos posmodernos, “vandalizados”. Una pena, pues los menos de veinticinco minutos se nos quedan cortos.

Serj Tankian – Elasticity

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

JM Conejo – La eterna juventud

JM Conejo – La eterna juventud

Hay gente que resulta inspiradora. Su mera presencia, estén a tres metros o a mil kilómetros, resulta un acicate, una motivación para mejorar, para afinar, en mi caso, las letritas que junto. Josemari es una de esas personas. Anda en plena cresta de la ola con Zoo!,...

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Pin It on Pinterest