Roberto Piazza más conocido por su nombre artístico Little Bob debido a su estatura es toda una institución en el país vecino. Es un músico autentico de pies a cabeza, un rebelde como ya pocos existen, un tipo que lleva el rock en las venas y ha vivido hasta el día de hoy por ello. Prueba de lo que afirmo es que acaba de sacar un nuevo trabajo junto a su grupo The Blues Bastards.  Una obra rockera que discurre entre la melancolía y la revuelta muy acorde para los tiempos que vivimos.

Este cantante que podría ser perfectamente el Southside Johnny o el Bruce francés nació en Italia, hijo de un anarquista italiano y jamás olvida de reivindicar su compromiso antifascista; emigró de niño a Francia, su familia se trasladó a la ciudad de Le Havre en 1958, cuando tenía trece años. En 1974 formó su banda Little Bob Story influenciada por el rock de los años 50, The MC5 y The Flamin Groovies y por ese Pub Rock que empezaba a dar de hablar en el Reino Unido de la mano de Graham Parker, y Dr Feelgood. Little Bob Story tocó en el Mont de Marsan Punk Festival en 1976 junto a The Pink Fairies y Eddie & The Hot Rods, desde ese instante su notoriedad comenzó a extenderse y todo fan de rock que se respete admiraba el compromiso de Little Bob con el Rock.  Hasta el punto que también empezó a tocar en el circuito de Pub Rock en Londres, llegando a telonear a Motorhead por petición del propio Lemmy. Roberto se convirtió en una verdadera bestia parda de los escenarios, ofreciendo siempre autentico rock and roll sin florituras innecesarias con influencias de rhythm and blues y pop de los sesenta. Su figura diminuta, corpulenta, ataviado con su chaqueta de cuero rojo se hizo popular entre los verdaderos rockeros demostrando que el rock ‘n’ roll francés era algo más profundo y autentico que Johnny Halliday.

Su segundo álbum, “Off The Rails” se lanzóo en el sello Chiswick Records , junto a Stiff, uno de los primeros sellos independientes del Reino Unido y a día de hoy sigue siendo un artista que graba disco y ofrece actuaciones cuando le dejan. Hace poco una radio francesa le dedicó 24 horas de programación para festejar el lanzamiento de su nuevo trabajo.

También es de obligatorio visionado la película “Le Havre” de Aki Kaurismaki  donde tiene un papel en el que hace de el mismo, un rebelde que no acepta ser la típica oveja de la manada. A semejanza del director de la película que rehusó recibir un premio por la película en Turín, porque se lo iba a entregar Penélope Cruz, embajadora de L’Oréal, una forma de mostrar su oposición a todas las grandes empresas que explotan el mundo.

Ahora, en 2021 lanza un nuevo trabajo con el perfecto titulo de “We Need Hope” , donde no ha perdido nada de su mordisco. Y no olvida de reivindicar su compromiso antifascista, al amor y a la tristeza, ya que el hombre perdió a Mimie, el amor de su vida que siempre estuvo a su lado. Una ristra de nuevas composiciones a la revuelta, al amor, a la lucha, a la amistad, a que espabilemos y dejemos de aceptar que nos tomen el pelo. Y Little Bob junto a sus Bastardos en medio de una crisis sanitaria nos llama a que no perdamos la esperanza tras nuestras máscaras, a base de blues y rock and roll y nadie mejor que el para volver a revindicar y darle brillo al tema “partisano” por excelencia; “Bellaciao”, en una versión Blues, honesta y sentida y no esa mierdas de versiones que han mancillado el origen de este himno.

Tenemos que luchar por la libertad y no se refiere a la de llevar mascarilla, no esa libertad absurda de los negacionistas, la verdadera libertad de poder volver hacer música, de dejar que nos roben impunemente, de dejar de tener inútiles al mando de ciudades o países. Si Little Bon con su pandilla quiere que lo intentemos y que no perdamos la esperanza tras 45 años de carrera, mas de 25 discos y miles de conciertos, es lo que debemos hacer.

Little Bob Blues Bastards – We Need Hope

by: Laurent Berger

by: Laurent Berger

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest