Desde hace años cuando visitamos Sevilla, uno de los grandes seguros en cuanto comida se refiere suelen ser los locales del grupo Ovejas Negras, unos restauradores que han sabido combinar el respeto por el producto, la innovación culinaria y el precio ajustado. Tres factores que hacen que nos decantemos por comer en sus restaurantes y más, como es el caso, cuando han conseguido aparecer en la Guía Michelín como BIB Gourmand, categoría para propuestas interesantes por menos de 35 euros.

Torres y García lo encontramos en la calle Harinas, en el centro de la capital hispalense cerca del ayuntamiento. Local grande, sin terraza, decorado con gusto y con distancia suficiente en las mesas. Servicio atento y esmerado, camareros jóvenes y una perfecta sincronización entre platos. Fuimos a cenar y nos gustó tanto que acabamos reservando para comer al día siguiente. Elaboran lo que ellos denominan nueva cocina rústica, con un horno de leña tradicional y ligeros toques de vanguardia. Un concepto diferente en buena parte de Andalucía el de mezclar lo clásico y lo moderno, que refleja a la perfección el decorado semi industrial del Torres y García.

Nuestro ágape comenzó con un mini negroni de aperitivo. Bastante rico, y más si tenemos en cuenta que este cóctel de campari, vermut y ginebra a partir iguales se ideó en Florencia, lugar donde estuvimos de viaje este mismo año.

 

 

Una vez, disfrutando de las bebidas pedimos la comanda, maridada por vinos, más o menos, locales. Como entrante pedimos la cecina de buey con tomate y pan de pizza recién hecho, una generosa ración, plena de sabor, presentada en un plato que simula un tronco de árbol, que nos recordó a la misma que ofrecían con el jamón ibérico en el extinto local que poseía el fallecido Nico Jiménez en el centro de Mérida.

 

 

Un extraordinario inició y más con el acompañamiento de un vino de Cádiz llamado DeRaiz, plurivarietal de Petit Verdot, Syrah y Merlot.

 

 

Seguimos con una inteligente ensalada de calabacines, pasados por la mandolina con su piel y un aderezo de pesto, papaya y vinagreta thai. Una delicia bien conjuntada que se acompañó con un recomendación especial, pues el vino era un ecológico sevillano, de nombre Mirlo de Bodegas Tierra Savia y monovarietal de Viognier, uva desconocida pero que resultó una sorpresa, con una crianza sobre lías que nos agradó.

 

 

Con él también continuamos con una de las especialidades de la casa como es la col asada con espuma de ajo negro y vinagreta de cominos y anacardos. Media col hecha en su antes mencionado horno de leña y que nos satisfizo del todo. Uno de esos platos que te devuelven la fe en el ser humano.

 

 

Para los postres, probamos un cream llamado Sanzimarin con dos de sus propuestas dulces; las fresas en papillote, crema de limón y romero y helado mascarpone del que solo podemos decir cosas buenas, con su original presentación con las fresas estofadas dentro de una bolsa y la crema de mandarina con frutos rojos y granizado de lima y albahaca. Refrescante y que sirvió de prefacio a la invitación de unos chupitos, de vino dulce presentados en unas divertidas probetas.

 

 

La comida del día siguiente fue más ligera pues llegábamos de tapear por el centro histórico, así que no teníamos demasiada hambre, empezando por unas correctas empanadillas criollas de carne y tomate rallado con rocoto, nada grasientas y con ese toque tan de moda de la cocina peruana, seguido del arroz cremoso con queso viejo, apionabo y trufa. Un arroz verde, gracias al vegetal que nos conquistó acompañado de un Albariño de nombre Albamar que sirvió de colofón, pues ese día no podíamos con el postre.

 

 

De esa forma, Torres y Garcia se convierte en uno de los restaurantes a tener en cuenta cuando se visite la preciosa ciudad de Sevilla. Háganos caso. Nos lo agradecerá.

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Un millón de gracias a vosotros por compartir mi pasión. Seguiremos con las antenas parabólicas bien sintonizadas! Abrazo fortísimo, David.

  2. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Bodegón Andalucía. San Fernando (Cádiz)

Bodegón Andalucía. San Fernando (Cádiz)

Triunfar con un producto tan regional como es el cachopo no es sencillo. Es normal que cuando se celebra el concurso de este empanado ganen restaurantes asturianos frente a otras propuestas de distintos lugares de España. Por eso, tiene tanto mérito lo del Bodegón...

Taberna del Alabardero (Sevilla)

Taberna del Alabardero (Sevilla)

En lo que respecta al mundo de la gastronomía, una visita obligada en Sevilla en la Taberna del Alabardero. Por sus fogones han pasado la gran mayoría de los chefs más influyentes de la capital hispalense pues en sus cocinas se encuentran los estudiantes de la Escuela...

Taberna Coloniales (Sevilla)

Taberna Coloniales (Sevilla)

Una de las cosas, a nivel gastronómico, que han caracterizado a Sevilla desde siempre ha sido comer de tapas. Reuniones informales entre amigos que comparten diferentes platos de reducido tamaño. El problema es cuando la cantidad de alimento es mínimo o los platos no...

Restaurante Los Galayos (Madrid)

Restaurante Los Galayos (Madrid)

El Restaurante Los Galayos es un pedazo de la historia de Madrid. Una taberna centenaria, fundada en 1894 y situada en pleno centro de la capital de España, en la calle Botoneras esquina con la Plaza Mayor. Local inmenso con dos plantas y salones privados de todo...

Taberna La Bola

Taberna La Bola

Más de siglo y medio contemplan a este clásico de la cocina madrileña como es la Taberna La Bola, una de las centenarias que quedan en la capital de España. Carta existe y seguro que todo está buenísimo pero en  las ocasiones que he visitado el local (y no han sido...

Pin It on Pinterest