Los soles solan y los mares maran, los farmacéuticos especifican, dictan bellas recetas para el pasmo… Así comienza uno de los poemas de Juan Gelman; a él le tocaba gelmanear. Lo que me hace pensar, que todos los trabajadores que ahora mismo están arriesgando su vida para salvar a los demás no son héroes, sino que están personeando. Las personas personean.

Con la pandemia ha salido todo a la luz, las actitudes están al descubierto, pero no dejo de pensar, en que todas esas personas a las que ahora aplaudimos todos los días, incluidos los que aplaudean, llevan haciendo desde hace mucho tiempo su función en el más absoluto de los silencios, como gotas que caen sin sonido en la soledad, que diría el poeta.

Por eso es lícito decir que las personas personean. Ayudar a alguien es principalmente personear. Infundir ánimos en un amigo triste es personear, ceder el asiento a una persona mayor en el autobús es personear, escuchar a alguien que tiene problemas si eludir sus palabras es personear, saludar en el paso de cebra porque el conductor ha parado amablemente, también es personear. Así hasta una infinidad de acciones que se estaban perdiendo con el paso del tiempo.

Personear no es algo con lo que se nazca, es un aprendizaje. La misma vida, que vidéa, te hace personear con el paso del tiempo. Personear es algo que se asume desde dentro, como un voto. Pero que nadie se confunda. Personear no significa tener siempre la sonrisa puesta y mirar como si estuviésemos constantemente en navidad que dirían los The Cure. Amados sean los que odian, vista la malbaraja del amor estos días, los mazos de catástrofes, las deudas. Personear es un ejercicio que desarrolla el músculo de lo humano, hasta que comprendemos que es la mejor actitud a la hora de tomar decisiones.

Una actitud que suele ser muy extendida entre los poetas y los músicos. Testarudos y firmes hasta la maldición con sus propias convicciones, lo dan todo por nosotros. Ahí tenemos una buena fuente de lo que supone personear a pesar de las circunstancias adversas.

Por todo ello, cuando este infierno acabe y volvamos a esa supuesta normalidad comprendiendo que todos somos necesarios sigamos, sigamos personeando les digo, a conocer a los más bellos, los que vencieron con su gran derrota.

 

 

by: Angel

by: Angel

Melómano desde antes de nacer, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y bebo de casi todos estilos musicales, pero con el buen rock alternativo me derrito.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

Te puede interesar

la no vida

la no vida

la no vida "El veneno fue la cura". Megadeth   Empecé a pasarlo mal demasiado pronto, vivía sin vivir, sufriendo con todo el cuerpo; sin espacio para la expresión del dolor, —como hacen los artistas. Las respuestas han llegado tarde, —ha sido necesario mirar...

el oficio

el oficio

A veces, son más las ganas que la propia escritura. Si me adelanto no consigo nada bello. Sin embargo cuando inesperadamente brota una idea, incluso sin ganas, escribo y me sorprendo a mí mismo navegando entre ese mágico espacio intermedio entre lo que es y lo que no....

es posible

es posible

Es posible que los miembros de una familia se sienten a la mesa y no se encuentren nunca. Hay ingenieros trabajando en esto. Es fácil y probable, que al pasar los años, se desconozcan cada vez más. Solo en ocasiones, llegarán a coincidir en el presente. Cada uno con...

belleza

belleza

Era tan guapa que no llamaba la atención; como le pasa a todo lo que es inalcanzable.  

esta paz

esta paz

Esta paz blanca, esta quietud sin significado que me envuelve, se quiebra por el canto de un pájaro; extensión de la alegría incontenible de Dios.  

Pin It on Pinterest