La Piazza della Signoria es uno de los epicentros de Florencia, con su imponente Palazzo Vecchio coronando la plaza, su fuente y reproducciones de esculturas clásicas, como la del David de Miguel Ángel que en su día flanqueaba la entrada del palacio de los Medici. Un pedazo de la historia, donde se quemaban a los herejes o al propio Savonarola. Por supuesto, uno de los lugares más visitados en la ciudad Toscana. Pasear junto a sus calles es retroceder al pasado y es normal sentir un “síndrome de Stendhal”, esos vértigos y mareos ante tamaña belleza por cansancio, deshidratación, hambre y calor, como el que sufría el turista en el inicio de la obra maestra de Paolo Sorrentino “La gran belleza”.

Para evitar desvanecimientos y fatiga se recomienda beber agua y comer. Para esta última cosa recomendamos un restaurante cercano, en el 37 de la Via Condotta, como es el Gustavino Piazza della Signoria (pues tienen otro cerca del impresionante Duomo). Un local amplio, con decoración propia de la zona y mesas con cubertería y mantel. Especialidades toscanas, donde destaca la Bistecca a la Fiorentina entre las muchas carnes pero donde también recomiendan todas sus pastas, cosa que es lo que decidimos probar.

 

 

Y no podemos decir nada malo de ninguna. Aunque como entrante se nos antojó un souffle de espinaca con queso gorgonzola. Un plato perfecto para empezar y donde el lácteo se derretía con la verdura de forma similar a las espinacas a la crema pero con un punto más de dureza, ya que la verdura estaba perfecta de punto. Uno de esos platos que nos demostraban que seguro que todo iba a estar bueno, como así fue. El servicio esmerado y atento y los tiempos entre plato y plato fueron los correctos, aunque es cierto que todavía no se había llenado la sala.

 

 

Para acompañar decidimos optar por un Chianti Clasicco de nombre Ruffino, perfecto para acompañar las distintas pastas, gracias a ese “puntito” de acidez de la uva Sangiovese.

 

 

El primero de los platos fueron unos gnocchi hechos a mano con una salsa de gorgonzola, donde a pesar del tremendo sabor el queso se fundía de forma perfecta con las bolas de pasta y patata. Además la ración era más que generosa.

 

 

Lo mismo sucedía con los strozzapreti del Gustavino. Magistrales. Un plato de fuerte contraste con ricota, tomate fresco, ajo y peperoncino, lo que le otorgaba un leve toque picante que nos gustó mucho, coronado con unas lascas de grana padano. Para finalizar, no nos podíamos ir del Gustavino sin probar alguno de sus platos con trufa. Con las pastas aparecía como especialidad, los raviolis rellenos de carne con salsa trufada. Una delicia al paladar, donde la pasta (por supuesto a mano) se bañaba en un cremoso y espectacular aderezo, que nos complacía en cada bocado. Además con el rico pan que nos pusieron, no se podía obviar mojar. Tal era la sensación de placer con este “crescendo” de pastas que nos costó  pedir el postre.

 

 

Pero no nos pudimos resistir a un tiramisú, presentado de forma distinta. En una tarrina, donde la crema es mucho más amarilla de lo normal, por lo que entendemos que utilizan más la yema que la clara en el huevo, con el mascarpone bien batido aunque no notamos ningún sabor alcohólico. Para rematar con el cacao y el café sirven unas filigranas de chocolate. Un remate perfecto a un restaurante recomendable en pleno centro de una de las ciudades más bonitas del mundo

 

 

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

Te puede interesar

Bodegón Andalucía. San Fernando (Cádiz)

Bodegón Andalucía. San Fernando (Cádiz)

Triunfar con un producto tan regional como es el cachopo no es sencillo. Es normal que cuando se celebra el concurso de este empanado ganen restaurantes asturianos frente a otras propuestas de distintos lugares de España. Por eso, tiene tanto mérito lo del Bodegón...

Taberna del Alabardero (Sevilla)

Taberna del Alabardero (Sevilla)

En lo que respecta al mundo de la gastronomía, una visita obligada en Sevilla en la Taberna del Alabardero. Por sus fogones han pasado la gran mayoría de los chefs más influyentes de la capital hispalense pues en sus cocinas se encuentran los estudiantes de la Escuela...

Taberna Coloniales (Sevilla)

Taberna Coloniales (Sevilla)

Una de las cosas, a nivel gastronómico, que han caracterizado a Sevilla desde siempre ha sido comer de tapas. Reuniones informales entre amigos que comparten diferentes platos de reducido tamaño. El problema es cuando la cantidad de alimento es mínimo o los platos no...

Restaurante Los Galayos (Madrid)

Restaurante Los Galayos (Madrid)

El Restaurante Los Galayos es un pedazo de la historia de Madrid. Una taberna centenaria, fundada en 1894 y situada en pleno centro de la capital de España, en la calle Botoneras esquina con la Plaza Mayor. Local inmenso con dos plantas y salones privados de todo...

Taberna La Bola

Taberna La Bola

Más de siglo y medio contemplan a este clásico de la cocina madrileña como es la Taberna La Bola, una de las centenarias que quedan en la capital de España. Carta existe y seguro que todo está buenísimo pero en  las ocasiones que he visitado el local (y no han sido...

Pin It on Pinterest