Una obra que intenté ver representada en Madrid las pasadas navidades pero que resultó imposible por encontrarse las localidades agotadas, cosa que ocurrió en El Puerto de Santa María el día de la función pero al haber sido previsor compré las entradas el día que salieron a la venta. Y es que «Rojo» era una propuesta cuanto menos interesante «a prori», pues llega avalada por sus seis premios Tony (incluido el de mejor obra) en 2009 y la firma de John Logan, que si bien como dramaturgo este es su mayor éxito, como guionista tiene tres nominaciones al Oscar (dos con Scorsese en «El aviador» y «La invención de Hugo» y «Gladiator») y trabajos en televisión como la interesante «Penny Dreadful».

Además la temática es apasionante pues nos narra el dilema ético de Mark Rothko al pintar una serie de murales «excepcionalmente bien pagados» para un elitista restaurante neoyorkino. Junto a su joven ayudante veremos su cénit y decadencia, a lo que hay que sumar una personalidad irascible y tormentosa sólo comparable a su genialidad.

Una de esas historias de dos personajes conocidos (en este caso uno) que llevó al culmen Jean Claude Brisville con el «Encuentro entre Descartes y el joven Pascal», de la que tiene bastantes puntos en común en su dramaturgia, pues recordamos que en la inolvidable adaptación de Josep María Flotats, el viejo y cansado Descartes se mostraba como un racional y sensato personaje en comparación con el inexperto Pascal, todo furia y poco control. Aquí tenemos a un Rothko culto y lleno de genialidad pero de una misantropía y falta de empatía con la humanidad en contraposición con su ayudante, un chico que admira al pintor y soporta con estoicismo los frecuentes cambios de humor del maestro. Pero como sucede con la idea de «la muerte de Dios» de Nietszche (al cual se menciona en más de un pasaje) en el tramo final el hijo acaba con el padre, perdiendo el temor reverencial y optando por nuevas corrientes artísticas en clara analogía con lo que sucedió con los expresionistas abstractos que acabaron con los cubistas para sucumbir ante el «pop art». De hecho, siempre  ha sorprendido ver en algunos museos en las mismas instalaciones cuadros de Pollock, de Rothko o de De Kooning junto a Warhol, Lichtenstein o Basquiat, como recuerdo de una exposición en el Guggenheim de Bilbao el año de su inauguración. De hecho, en los noventa descubrí ese movimiento artístico y como algunos de los jóvenes universitarios con inquietudes acabé impresionado ante un estilo que parecía transgresor, como otras vanguardias tipo Kandinsky, Mondrian o los expresionistas alemanes, algo considerado perverso tanto por comunistas y nacional- socialistas, como bien cuenta la última película de Florian Henckell Von Donnersmarck «La sombra del pasado» (https://rockthebestmusic.com/2019/04/la-sombra-del-pasado-florian-henckel-von-donnersmarck.html). Fueron múltiples exposiciones, museos por toda Europa, una relación amorosa fallida y muchas noches de tertulia las que unieron mi vida con la de Rothko, por lo tanto un personaje con el que estoy familiarizado, por lo menos con su pintura. La obra une bien ese prejuicio, ese lugar común, donde el artista debe ser un ser dominado por sus pasiones y con un arisco carácter. Era el caso de Rothko como ocurrió con Pollock. Tipos que su fama como creadores era directamente proporcional a su odio a sus semejantes, casi con tintes de locura. En «Rojo» se habla de filosofía o de vanguardias en pintura pero también de la imposibilidad de ser feliz si se quiere pasar a la historia; vivir para trabajar, no trabajar para vivir.

Y Juan Echanove como director acierta en su puesta en escena. Sencilla, en un único escenario donde los cuadros de Rothko son el punto de fuga donde el espectador clava sus ojos y donde los dos protagonistas se mueven a voluntad, con lo que el escenario parece más grande y bien interpretada por el propio Echanove y Ricardo Gómez, que disertan durante hora y media sin descanso y cinco actos que, sin embargo, no aburren en ningún momento. Por lo menos para mí, pues preguntamos a otras personas del público y dijeron que les había resultado «pesada» aunque indagando no sabían que iban a ver, quien es Rothko, Nietzsche o el expresionismo abstracto. El único motivo era ver en vivo a Juan Echanove, lo cual es interesante pues se consigue un todo vendido con una obra no destinada a todo el mundo, como sucedía con «La delgada línea roja» que llenó salas en todo el mundo gracias a su reparto sin reparar nadie, salvo los cinéfilos, en que era un largometraje de Terrence Malick y su particular universo narrativo. No es el caso pero se aproxima. No es la primera vez que sucede… ni será la última.

ROJO de John Logan – El Puerto de Santa María. Teatro Municipal

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Prisoner (Serie de tv)

Prisoner (Serie de tv)

Interesante drama carcelario el que nos propone esta serie danesa, un país que se está convirtiendo por méritos propios en uno de los punteros en Europa, como llevan siéndolo en la pantalla grande desde hace décadas (y no es necesario remontarse a Dreyer pues hace...

Machos Alfa (2ª temporada)

Machos Alfa (2ª temporada)

Alberto y Laura Caballero son nombres fundamentales en la comedia televisiva española contemporánea merced a los sucesivos éxitos de “Aquí no hay quien viva” y “La que se avecina”. Dos series que aunaban talento a raudales por sus estupendos guiones ubicados en un...

Abigail

Abigail

La pareja de cineastas formada por Matt Bettinelli- Olpin y Tyler Gillet se han convertido por méritos propios en especialistas en cine de terror moderno, tras ofrecernos su segmento en la coral “V-H-S”, su debut en “El heredero del diablo”, su confirmación con el...

La mesita del comedor

La mesita del comedor

Escuchábamos no hace mucho a su director Caye Casas, hablar en la sección “El 7º centinela” del podcast “El centinela del misterio”, con José Manuel Serrano Cueto (uno de los divulgadores más interesantes del panorama cinematográfico patrio) y sus opiniones revelaban...

Furiosa: De la saga Mad Max (Furiosa: A Mad Max Saga)

Furiosa: De la saga Mad Max (Furiosa: A Mad Max Saga)

 Casi 10 años después nos llega la precuela de Mad Max: Fury Road, la mejore película de acción de lo que llevamos de siglo. George Miller sigue siendo un maestro en las escenas de acción, suya es la franquicia de Mad Max. A sus 80 años sigue en plena forma aunque...

Pin It on Pinterest