La cita de esta tarde en la ciudad condal no es otra que los currantes del Rock, los británicos The Quireboys, acompañados de los gallegos Pölysong, en la pequeña pero resultona sala Upload, dentro del precioso pueblo español, entre guiris que se apuntaron a la fiesta y los patrios que ya casi somos los habituales.

Con media entrada la descarga comienza con la joven banda Pölysong, que ofrecen en unos cuarenta minutos, un buen repertorio de 11 temas de Rock muy bien defendido, que agradó a los asistentes, sin florituras ni poses, solo música y buen hacer, sobrios y centrados en lo que estaban haciendo, arrancaron los primeros aplausos del respetable, con un sonido muy acertado y muy agradecidos con su primer contacto con el publico barcelonés, recomendados y a tener en cuenta.

Con puntualidad británica, a las 21:30 salen al escenario los “chicos” de The Quireboys para hacer lo que mejor saben, ROCK ‘N’ Roll, y para demostrarlo empiezan fuerte con I Love This Dirty Town y Misled, así, sin anestesia.

Formados en Londres en el 84, bajo el nombre de THE CHOORBOYS (los chicos del coro) y luego THE QUEERBOYS (chicos raros pero con connotaciones gay)adaptaron el nombre a THE LONDON QUIREBOYS o THE QUIREBOYS como se les conoce entre los incondicionales, grupo soporte de GUNS ‘N ROSES con tan solo dos singles en el mercado Mayfair y There She Goes Again para estallar a finales del 89 con 7 O’Clock que entro en el Top 40 del Reino Unido, y de mano de Sharon Osbourne ficharon par EMI en el 90 para grabar el celebrado primer álbum A BIT OF WHAT YOU FANCY, salen de gira por EEUU con bandas como LA GUNS, SOUNDGARDEN, o IGGY POP, continuaron gira británica y soporte de ROLLING STONES en St Jame’s Park y como no, MONSTER OF ROCK con bandas de la talla de WHITESNAKE, AEROSMITH, POISON y THUNDER,  acabando esta gira tocando en Tokio para 50000 personas.

La mencionada There She Goes Again suena estupenda y nos traslada del 87 al 2019 con el primero de los dos cortes que suenan de su nuevo trabajo aun no editado AMAZING DISGRACE, Seven Deadly Sins que  no desentona ni un ápice entre los clásicos.

La favorita de Spike Mona Lisa Smiled hace estragos entre la ya abarrotada sala para enlazar con Hello y la enérgica y remozada versión de Whipping Boy que nos sorprende con su intensidad lograda en el escenario.

A estas alturas parece que el tiempo no pasa para Spike y sus compinches y nos revientan con un enérgico This Is Rock ‘N’ Roll y Hey You y el tema nuevo The Original Black Eyed Son, y es que no se puede ser mejor frontman que Spike, mientras sus compañeros van a lo suyo, como si no estuvieran ahí, el baila, se desgañita, jalea al público, bromea, y no para quieto ni un instante y lo mejor, sonríe sin parar, disfruta y nos transmite su pasión.

Las emotivas y celebradísimas I Don’t Love You Anymore y Sweet Mary Ann nos llevan al final del espectáculo, casi sin darnos cuenta y es que como dice Spike “siempre es sábado noche con THE QUIREBOYS”

Nos pregunta qué hora es y ya sabemos que toca fin de fiesta con 7 O’Clock armónica en mano y echando los restos, que hace vibrar a la sala hasta los cimientos, y tras abandonar brevemente el escenario, la incombustible Sex Party en medio de un ambiente de entrega de banda y publico realmente increíble, y quedamos un poco desolados porque ya se acabó, así que, a la espera de una nueva visita de esta gran banda.

 

TEXTO Y FOTOS:  Metalmaniac.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.