El pasado viernes 15 de Febrero, un gran número de seguidores del Southern Metal, o Metal Sureño Estadounidense, nos reunimos frente a las puertas de la Sala Nazca para disfrutar del “The Zombie Killer Redneck Night”, evento que reunía a tres bandas referentes de dicho estilo en nuestro país, como son los madrileños Grapeshot y Hell’s Fire junto con los ciudadrealeños Evil Impulse, para hacernos disfrutar de una noche fantástica.

Con la sala presentando un aspecto envidiable para muchos eventos que suelen estar casi vacíos cuando toca el primer grupo de la noche, los Grapeshot salieron al escenario frente a una multitud que les recibió con aplausos desde el inicio, ya que en los casi diez años que llevan dándonos caña, se han ganada un buen número de seguidores que va creciendo cada vez que alguno les da una oportunidad para escucharlos. El grupo formado por el baterista Marcos de la Calle, el bajista Borja Cabello, los guitarristas José A. Poveda y Javier Pina y el cantante Esteban Muñoz, se encuentran todavía inmersos en la presentación de su segundo Lp “All About To End” editado en Febrero del 2017 y se centraron principalmente en él para elegir el set list de la noche aunque guardándose una sorpresa. Comenzaron de manera rabiosa con el tema “Hamster Wheel” que fue seguido de “Naked Emperor” dándonos muestras de una gran contundencia en cuanto al sonido, aunque la voz estaba un poco baja a mi gusto, y muchas tablas sobre el escenario. Tras tocar el tema que da título a su último disco “All About To End” y como muestra de su desparpajo repartieron entre un público voluntarioso una ronda de chupitos del licor americano Southern Comfort mientras ellos continuaron con “New Kind Of Pain” antes de presentarnos el tema “Cold Hunter” que formara parte de un futuro disco. Ya afrontando la recta final le llegó el turno a “Parasites” y “Johnny” dejando para el cierre “All In” contando con la participación para los coros. En resumen, una magnifica actuación de esta peña que abrió la noche de una manera soberbia.

Un rápido cambio y le llegó el turno a los Evil Impulse, venidos desde Ciudad Real. Liderados por el cantante Antonio Ramírez junto con los guitarristas Víctor G. Nieto y Alejandro Ferron, el bajista Pedro T. Nieto y el baterista Rodrigo De Lucas, salieron para darlo todo desde el primer momento. Estos si repartieron el set list entre sus dos Lp que tienen a la venta comenzando con “Ancient Paradox” perteneciente a “Who’s Gonna Kill Who?” del 2015 para continuar con “Judge And Hangman” de su último disco “The Unbroken Ritual” del 2017. Con un sonido entre el metal sureño y el death metal, provocaron múltiples pogos en la pista durante toda su actuación. Siguiendo con la alternancia en sus discos, le llegó el turno a “Evilized”,”Inside The Hole”, “Valley Of Silence”, “Who’s Gonna Kill Who?”, “The Great Dunghill” y “Lobotomizer” antes de tocar la primera cover que sonó durante la noche siendo el tema elegido “Blood And Thunder” de Mastodon y cerrando su concierto con “When The Killers”. Otro grupo que dejo el listón muy alto en sus casi 50 minutos de actuación.

Con unos minutos de retraso sobre el horario fijado, pero algo lógico cuando están tan milimétricamente puestos, el grupo estrella de la noche, los Hell’s Fire fueron ocupando sus puestos para arrancar con la intro “Call Of The Swamp”. El quinteto formado por el batería Oscar Martin, el bajista Jaime Díaz, los guitarristas Mario Sánchez y David Suarez y el carismático cantante Big Mario hicieron saltar al público desde los primeros compases de “HellBilly Booze Brigade” seguido inmediatamente de “Stone Cold Grave”. Aguijoneados por la sala que les agobiaba con el tiempo, siguieron con “Maniac” y “The Mirror” sonando soberbiamente llegando alguno de los asistentes a felicitar al técnico de sonido por ello, cosa que deberían aprender otras salas de reciente recuerdo por un pésimo sonido. Siguió el espectáculo con “God Will Not Come”, “On The Road”, su ya conocido “Cletus” y la otra versión que sonó esa noche, correspondiendo el honor a un clásica de Black Sabbath, “Neon Knights coreada por todos en homenaje al desaparecido y muy querido Dio. Cuando llegábamos a la hora que se había fijado como finalización del concierto, las 23:30 se pusieron a tocar “Nightstalker” y tuvieron intención de despedirse con “March Of The Witch” pero fue terminar el anterior tema y la sala puso música de fondo dando por finalizado el concierto cuando solo se había sobrepasado 7 minutos el tiempo fijado. Una falta de respeto que no gusto nada ni a la banda ni al público asistente que protesto aunque fue abandonando el lugar respetuosamente para que el local abriese más tarde como discoteca rentabilizando mucho más la noche. Dejando de lado ese detalle, la banda lo hizo genial a pesar de los agobios en el tiempo que sufrieron.

Tres magnificas bandas que un seguidor de Pantera, Hogjaw o Black Label Society podría escuchar para descubrir el buen nivel que tenemos aquí en este país.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.