Es imposible que Declan Patrick Mac Manis ofrezca un mal concierto. Con un repertorio como el suyo, unas tablas que a más de uno le gustaría tener y un buen gusto indudablemente exquisito para saber remodelar sus temas y ofrecer a sus fieles siempre una nueva perspectiva de sus clásicos. De esta manera se presentó en el Botánico, con el gran Steve Nieve como escudero, un bajista y batería eficaces y dos coristas de infarto.

Un set list que cambió sobre la marcha ya que se dejó la impresionante «Shippbuilding» en el tintero y un par más. Recorrió muchas de sus etapas y sus éxitos, discos junto a Toussaint y Bacharan. Había para todos los gustos menos para los que únicamente vienen a conciertos a emborracharse y darle al palique con conversaciones estúpidas escupidas con un vociferio digno de seres de la era de piedra. Señores hay un amplio espacio en el recinto para eso… fuera de donde la gente viene realmente a apreciar el espectáculo. Es el eterno dilema de la falta de civismo de una gran parte del público.

Elvis Costello estuvo pletórico como siempre, es verdad que más comedido,  y en algún momento su voz no tuvo esa energía que le caracteriza pero nada relevante, y es que Costello lleva ya muchas millas a sus espaldas y muchos les gustarían ofrecer espectáculos del nivel que da. Cayeron temazos como «Watching Detective», más reggae que nunca, un «Pump it up» antologico, «Alison», junto a las dos bellezas de ébano que le acompañaban, un pequeño paréntesis muy crooner junto a su viejo compinche Steve Nieve, etc… De todo y de calidad marca Costello.

Es verdad que he tenido el privilegio de ver a Elvis muchas veces y con diferentes formaciones y hasta un show case junto a Nieve para 100 personas. Esta vez fue para mi seguramente la vez que menos satisfecho he quedado, pero vuelvo a repetir que estos eventos algo verbeneros donde se entremezclan fans y curiosos en un ambiente de verano donde lo importante es lucir palmito es muchas veces poco idóneo para realmente apreciar a un artista en su justa valor.

by: Laurent Berger

by: Laurent Berger

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Crónica de la tercera jornada del Z Live (Zamora 15-06-2024)

Crónica de la tercera jornada del Z Live (Zamora 15-06-2024)

Ya el cuerpo se empieza a resentir por lo que se antoja fundamental quedar con los amigos a comer en alguno de los restaurantes de Zamora y alrededores. Eso sí, si uno quiere llegar al principio hay que pensar en el horario europeo más que en el español. Pero merce la...

Crónica de la segunda jornada del Z Live (Zamora, 14-06-24)

Crónica de la segunda jornada del Z Live (Zamora, 14-06-24)

Comenzábamos esta segunda jornada visitando algunos de los monumentos esenciales del románico zamorano y, como es natural, probando algunas de sus exquisiteces gastronómicas como la grandiosa tortilla de callos para entrar con el estómago lleno ante una segunda...

Crónica de la primera jornada del Z Live (Zamora. 13-06-24)

Crónica de la primera jornada del Z Live (Zamora. 13-06-24)

El Z Live se está convirtiendo por méritos propios en uno de los festivales más al alza en el panorama nacional, ya que a unos carteles magníficos se suma lo acogedor que resulta su situación en la ciudad de Zamora, joya del románico castellano- leonés, prácticamente...

Pin It on Pinterest