Crónica de THE BABOON SHOW en A Coruña, Sala Mardi Grass, 05/03/2018

Publicado el 06/03/2018 | por Bernardo De Andres | Conciertos

35 segundos fueron suficientes. 35 escasos segundos bastaron. Un corto periodo de tiempo que va desde que la batería de Niclas Svensson, con su eterno gorro de oficial ruso, empezó con su primer redoble ; Hakan Sorle, un cruce entre el Che y Pâblo Escobar en su aspecto, iniciaba el riff de No Afterglow, Frida Stahl , con mechas azules en el pelo, aporreaba con inicial virulencia las cuerdas de su bajo, hasta que Cecilia Bostrom enfundada en pantalón de cuero negro entra desbocada a saltos agarrando el micro y haciéndolo volar hacia el público. 35 segundos y el público esta comiendo de su mano, lo que a otras bandas les lleva media vida a The Baboon Show , 35 segundos. Literalmente se comen al público, lo devoran, lo trituran , lo enloquecen . Un espectador pasa de ser eso a ser la banda y la banda pasa a ser parte del público. Bendita comunión y para ello sólo precisan 35 segundos, madre de Dios . Más o menos 20 temas después , tras casi 2 horas se funden en escenario público y banda para poner fin a un incendio que sólo preciso de 35 segundos para prender.

Sin lugar a dudas Cecilia es la mayor bestia escénica que he tenido la oportunidad de presenciar, salvaje e imparable , no limits debe ser su lema . Ascensos por las alturas de la sala, equilibrios sobre la batería , brincos, saltos sin tregua, acrobacias con el micro y sobre todo se come al público , literalmente lo devora ya que sin dudar se abalanza sobre él, se lanza al mismo para que se elevada y cual trono paseada por el recinto, ruge con él , se lo traga de un bocado , lo regurgita y lo vuelve a engullir . No veo a nadie capaz de sostener un ritmo tan bestial encima del escenario en estos momentos.

A mayor inri disponen de un set endiablado que con la aparición de canciones pertenecientes a su nuevo trabajo Radio Rebelde gana en espectacularidad con esa nueva colección de singles punk e himnos rock aptos para el desenfreno. Corear y vibrar con Radio Rebelde, You Get What You Get, All Of Me o Holiday , sin necesidad de llegar a los bises ni tan siquiera a medio concierto lo dice todo de la fortaleza de los temas , y la seguridad de la banda con ellos para su rápida implicación con el público ., No necesitaron esconder nada ni guardarse nada en la manga , como se dice entraron a matar y a saco y a buena fe que dieron en la diana. El punk rock rugiente de Queen Of The Digger, Hit The FloorThe Shame, o ese My Myself and I levantaron atronadora respuesta . Dig On Y Again con Hakan a la voz cantante fueron excelentes contrapunto a la performance de Cecilia y momentos de lucimiento del resto de la banda que se muestra como un apisonadora de cráneos y oídos . Quieren más barbaridades pues tengan la oportunidad de ser machacados por Tonight, You Got a Problem Without Knowing It, It’s a sin, o Again. Final de muerte con esa traca de Hurray, Playing with Fire, Punk Rock Harbour o ese himno Heidi Heidi Ho Ho con Cecilia empapada en agua tras baile y ducha a lo salvaje punk Flashdance sobre el escenario.

Los primeros 35 segundos marcaron huella y los restantes minutos levantaron pasiones. Una barbaridad de show . Una perfomance única y pocas veces vista Baboon Show son unas criaturas salvajes que te van a zampar, arrasar , tragar y aniquilar hasta que pasas a formar parte de ellos para siempre… Impresionante despliegue .

Sobre el autor

Mi lema: una Buena Canción se encuentra donde menos te lo esperas, por lo que nunca rechaces nada de antemano. Nací con el White Album de los Beatles, y espero morir escuchando "God Only Knows" de los BB. Mis trastornos mentales suelen manifestarse en el blog Mi Tocadiscos Dual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.