Es llamativo como un premio importante, o la muerte de algún artista famoso, despierta una curiosidad algo ingenua y/o morbosa. En este caso es el premio Nobel de literatura otorgado a Bob Dylan el que ha despertado en muchos neófitos de su obra un interés que jamás se hubiese desvelado si no fuera por el alboroto mediático que causo dicho premio otorgado a un músico. Pero, gracias a ello, y al valor de editoriales como Malpaso que sigue apostando fuerte por lanzar al mercado libros de gran interés en tiempos difíciles para la lectura, podemos disfrutar de Tarántula, la opera prima sobre papel del bardo de Duluth.

Un libro que cuando salió al mercado en 1971 vio como algunas copias piratas mal traducidas al castellano circulaban entre el público más progre, y que con el tiempo acabó publicándose, aunque con cierto retraso ya que tenía que haber sido editado en 1966, pero el accidente que Dylan tuvo con su  motocicleta Triumph Tiger 100 lo postergó, pero sí que unos primeros 50 ejemplares fueron impresos por Albion Press, una imprenta underground en San Francisco, a mediados de 1965, y se han convertido en piezas muy codiciadas por los coleccionistas.

Para muchos es un libro raro, ininteligible, de prosa espiral, donde pierdes el equilibrio, y en el que donde sus versos y prosa son capaces de arrinconar  a más de uno, mientras que para otros es la biblia de una época dorada que ya no volverá brillar; las claves en forma de libro para discernir y/o descifrar los discos grabados en ese mismo periodo, “Bringing It All Back Home”, “Highway 61 Revisited” y “Blonde on Blonde”. Sin duda,una puerta para penetrar en la mente del bardo más admirado del mundo y poder deambular junto a él.

Tarántula se asemeja más a un disco de Free Jazz que a un disco de Folk, y es que si tu mente no te sigue, no podrás con él. Lo mejor es leerlo en cualquier orden, un poco al estilo de “Rayuela” de Cortazar. En todo caso es una lectura obligatoria para cualquier amante de Dylan y el perfecto complemento para sus “Crónicas” que también edita Malpaso, y que son de una lectura más amena, además de un apasionante documento completamente dispar a Tarántula, pero de misma importancia.

by: Laurent Berger

by: Laurent Berger

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

mirar con empatía

mirar con empatía

Lo objetivo sería el ojo, y lo subjetivo la mirada, que es un órgano mucho más complejo porque implica procesos del corazón, no solo del intelecto. Mirar es ver con empatía y reconocer, reconociéndote, en la otra persona. Mirarnos es comprender que cambiamos cada día...

eternidad

eternidad

Existe, existe la eternidad, me conectaron a ella; no fue agradable. Como tocar un cable de alta tensión. Una mano firme agarrada a la tuya apretando nerviosa, decidida, alzándote en volandas para meterte en una corriente que fluye siempre. La vida vibrante entrando a...

seis de corazones

seis de corazones

Es duro perder el trabajo personal de una vida; que te revienten el corazón al salir del mar; que te quiten el intelecto con el que guiaste todas esas afrentas. Pero si lo piensas con ese amor que sigue latiendo cuando el corazón deja de latir, significa que morir...

Pin It on Pinterest