SOEs mas que imposible inventar algo nuevo en el siglo XXI en esto de  la música. siempre es posible sacar un parecido, una similitud , un origen, un algo ya escuchado por eso cuando se aparece un producto que cuesta trabajo ubicar entonces nos encontramos ante una rara avis , una especie a conservar.

Aaron Livingston, aka Son Little, ha lanzado su disco debut y desde luego es complicado de ubicar, ergo es más que digno de tener en cuenta a estas altura de la historia. Para unos les sonara a soul pero desde luego no suena a Otis Redding, otros mantendrán que tiene raíces gospel pero tampoco es como los Staple Singers, raíces hip hop podría decirse pero no es The Roots; electro y sin embargo no es Suicide; o blues pero tampoco es The Black Keys. Son todos ellos y  ninguno esa es la fortuna de  Son Little.

En tiempos de sobreexposición de sonidos negros que tienden a copiar lo inmejorable como son los clásicos de la Stax,( Memphis, Tennesee ) que aparezca algo que impacta y de claro sabor personal debe ser significado, Son Little  ha facturado el disco de alma negra del SXXI es una perfecta sucesión de ese gospel, soul, blues, folk y rock con color  del carbón sólo que en un lenguaje propio

A  años luz de cualquiera de los revivalistas, esto es un soplo de aire, un camino a seguir y la demostración de que es posible la existencia de un soul moderno . Para mi gusto personal uno de los mejores discos del año Un 9’5.  Por fin un negro dispuesto a demostrar a los multiples blanquitos que todavía hay clases

Un lp de múltiples aristas de muchas sorpresas un  lp que promete ser eterno

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.